2010 · 12 · 13 • Begoña Astigarraga, Deia.com

Alejandro Pozo Marín Investigador del Centro de Estudios para la Paz JM Delàs: 'Las armas que exporta Israel tienen el valor añadido de que se prueban en la Franja de Gaza'

El autor del informe 'España-Israel Relaciones en materia militar, armamentista y de seguridad', deja claro en su trabajo que esta cooperación bilateral es muy poco transparente y gana importancia en el campo de la 'seguridad integral' para el control de población y antiterrorismo.

Pese a que España manifiesta su deseo de una solución al conflicto entre israelíes y palestinos, en una zona que es prioritaria para la cooperación española, evita condenar o criticar la política de Israel en los Territorios Ocupados para no perjudicar sus relaciones bilaterales. Alejandro Pozo nos adentra en lo que no se ve de estas relaciones.

¿A qué nivel está la relación armamentística entre España e Israel?

Son relaciones estables y significativas, aunque relativamente de escaso peso teniendo en cuenta que el 95% de las exportaciones que Israel realiza al mundo vienen de EE.UU. Sin embargo, ganan importancia si se incluyen las importaciones de España desde Israel y las relaciones entre empresas en el ámbito de la seguridad interna (Home Security), un sector puntero que está ganando auge y de mucha relevancia en España. Además, existe una amplia colaboración en el campo de la investigación universitaria. Solo respecto a lo que yo he podido encontrar, podemos hablar de unos 500 millones de euros, mucho más de las cifras que divulga el gobierno español.

¿Cuál es el sector más próspero de estas relaciones de armamento?

Yo diría que en lo que se denomina "seguridad integral", que abarca el control de poblaciones, lucha antiterrorista, control de fronteras, vigilancia de prisiones, escoltas personales, etc. Aquí es donde Israel es puntero y España se quiere beneficiar mucho de esto. De hecho, según el responsable de la Agregaduría de Defensa en la embajada israelí en Madrid, se invierte el mismo volumen en Seguridad "integral" que en Defensa, por lo que hablamos de mucho dinero.

¿Cómo se ajustan las exportaciones de armas de España a Israel en el actual marco legal europeo?

A mi entender, vulneran de forma flagrante al menos cuatro de los ocho criterios del Código de Conducta de la UE para la exportación de armas, pero es imposible probar esto y llevar a juicio al Estado. Si se incumple la esencia de la ley es una vulneración de la misma, pero ante un tribunal, sólo un criterio es de obligado cumplimiento, no exportar a un Estado bajo un embargo de armas, el resto de capítulos dicen "se considerará", "se tendrá en cuenta", y no hay forma de sancionar algo que se recoge como recomendación.

¿Pero es obvio que Israel viola las resoluciones de la ONU, el derecho internacional humanitario, los derechos humanos. ¿No son argumentos demostrables?

El argumento de España, y de otros países de la UE, es decir que no es demostrable que ese armamento es el que se utiliza para atentar contra los derechos humanos o crear inestabilidad en la región. Evidentemente, eso es imposible de demostrar cuando las deliberaciones de los responsables de valorar las exportaciones no se hacen públicas. No deberíamos ser los ciudadanos quienes lo demostremos, sino que el Estado debería darnos garantías de que esas armas no se utilizan con esos fines. Claro que para eso hace falta seguimiento e investigación, pero la práctica es la misma que antes.

¿Es transparente el negocio del armamento en España?

Buena parte de las organizaciones dirán que lo es más que antes, porque ahora los informes que están obligados a emitir y llevar al Parlamento se hacen cada seis meses en vez de anuales, pero se publican un año después o más, cuando ya es demasiado tarde para hacer nada contra las decisiones de exportación. El principal punto para decir que el gobierno no es transparente, es que las actas de la Junta Interministerial que regula el comercio exterior en materia de Defensa y Doble Uso (JIMDDU) son secretas, alegando motivos de "amenaza a la seguridad e integridad del Estado". Esta Junta, compuesta por los ministerios de Industria, Comercio, Economía y Finanzas, emite informes vinculantes sobre las exportaciones de armas. Hay agujeros en la ley por todas partes, porque la JIMDDU puede decidir que no necesita documentos de control para autorizar la exportación de armas. Así, las vende a países con conflictos internos como Colombia, Paquistán, India o Israel, entre otros.

Lo cierto es que poco sabe el ciudadano de esas exportaciones…

Al Gobierno no le interesa, por eso en los medios sólo se publican noticias sobre este tema cuando es España la que vende a Israel, tanques, algún buque, avión o armamento pesado, demostrando que el país hace grandes negocios, pero nunca veremos en los medios que se venden obuses, armas cortas, munición, bombas de racimo (en su día), misiles, etc., porque es material que tiene peor imagen, que se relaciona más con una violencia directa en los ataques de Israel a la población civil.

¿Y en lo que se refiere a la legalidad de estos negocios?

Sólo se puede hablar de legalidad en lo que se refiere a las exportaciones porque existe una ley que, a mi entender no se cumple, pero no hay ninguna legislación sobre importaciones, ni sobre las relaciones entre empresas en materia de seguridad integral. En este campo el tratamiento de las armas es igual al de los lápices, los ordenadores o los coches…

¿Qué tipo de importaciones se realizan de Israel?

Sólo en 2006 se importaron misiles por un valor de 326 millones, portaaviones no tripulados PASI que son los que utiliza España en Afganistán, aviones biplaza Northrop F-5 y de los nuevos tanques resistentes a las minas que ha incorporado España a su Ejército, todas las torretas de tiro son de fabricación israelí.

¿Qué hace de un país tan pequeño como Israel una potencia armamentística?

Israel basa cerca del 80% de su PIB en las exportaciones, y de ahí la mayor parte corresponde a la tecnología militar, y la clave es que aporta a su producción armamentística un valor añadido, porque prueba sobre el terreno todo lo que fabrica. Esto lo ha reconocido el propio Moshe Arens, ingeniero aeronáutico y tres veces ministro de Defensa israelí. De hecho, hasta confesó que tenían un "laboratorio llamado Franja de Gaza". La mayor parte de la población ha pasado por el Ejército, sabe de armas y su manejo, y muchos ingenieros militares y dirigentes políticos se dedican a montar empresas privadas de material de seguridad y armamento. De hecho, en España hay como unas 41 empresas de este tipo. Y es uno de los sectores comerciales que más margen de beneficio y corrupción genera.

El último acuerdo militar entre España e Israel se ha firmado después de la masacre de Gaza de 2009, condenada por la ONU. ¿Qué recoge?

Es muy difícil acceder a los contenidos de estos acuerdos, y lo llamativo cuando lees este tipo de documentos es que no se trata de mecanismos de frenado sino todo lo contrario, se impulsa el negocio y la promoción. No hay que olvidar que tanto el Ejército español como la Guardia Civil, se han entrenado con el Ejército israelí en Gaza, pero es difícil probarlo. Las agencias de seguridad israelí colaboran con el Ejército de Tierra también en España, con la Junta de Castilla-León, en la seguridad de prisiones, estuvieron presentes en la seguridad de los JJ.OO., etc.

En su informe menciona casos de colaboración de empresas vascas con Israel en el marco de la UE…

Desde marzo de 2008 está en marcha el proyecto EUSECOM de colaboración entre la EHU/UPV, la Universidad Hebrea de Tel Aviv y la empresa Ingeniería de Sistemas para la Defensa de España S.A. (ISDEFE), ubicada en Madrid, en materia de investigación de seguridad, terrorismo y crimen organizado. También está el proyecto VULCAN entre la Fundación Innasmet de Donostia, la empresa Sener Ingeniería y Sistemas -de Getxo- y la Israel Aircraft Industries Ltd, la principal industria de armas de Israel. Este proyecto investiga la mejora de las estructuras en aviones ante actos terroristas u otros incidentes. Pero hay mucha más cooperación que no aparece en el informe.

¿Considera ética esa colaboración?

Decir si esta colaboración es ética o beneficiosa es algo muy subjetivo, según cómo se interprete, porque puede consistir en mejorar un mecanismo para hacer más efectivo el daño que produce un avión o puede mejorar la seguridad en aviación.

Begoña Astigarraga, Deia.com