2012 · 01 · 24 • Agencia EFE

Israel destruye un centro social palestino construido con ayuda española

El Ejército israelí demolió hoy una decena de viviendas y estructuras palestinas en la localidad cisjordana de Anata, entre ellas un centro comunitario y una casa construidas por voluntarios españoles con financiación de la Agencia Española de Cooperación y Desarrollo (AECID).

La demolición se efectuó esta madrugada en Anata, al noreste de Jerusalén, confirmaron a Efe fuentes diplomáticas y del Comité Israelí Contra la Demolición de Casas (ICAHD).

Una de las viviendas destruidas era hogar de una familia de 17 miembros, que fue desalojada y dejada a la intemperie en medio de la noche, mientras que la otra es la conocida como Beit Arabiya (Casa Árabe), el "Centro de la Paz" donde ICAHD realiza actividades de defensa de los derechos humanos, dijo a Efe desde Anata Itay Epshtein, codirector de la ONG.

Decenas de voluntarios internacionales acuden en verano a Beit Arabiya para colaborar en la reconstrucción de viviendas palestinas destruida por Israel en territorio palestino ocupado, en un proyecto financiado por la AECID.

"Este acto forma parte de la persecución sistemática que sufren los movimientos de derechos humanos y es una muestra más de que en este país reina la ley de la jungla", declaró a Efe Meir Margalit, co-fundador de la ONG y concejal de Jerusalén por el partido pacifista Meretz.

Beit Arabiya, explicó, "es una casa emblemática que acoge actividades por la paz, conferencias, encuentros entre israelíes y palestinos y a activistas de todo el mundo. Es la quinta vez que la derriban y la volveremos a levantar".

En cuanto a la otra vivienda, relató: "los soldados entraron a media noche, despertaron a los niños, los sacaron de las camas, los echaron al frío invernal y destruyeron su casa frente a sus propios ojos. Es difícil encontrar palabras para describir la crueldad de una acción de esta índole".

Además de las dos casas edificadas con ayuda española, el Ejército israelí también demolió una decena de viviendas y estructuras del poblado beduino adyacente.

Según ICAHD las demoliciones obedecen al "plan sistemático para desplazar a los palestinos del Área C (un 60% de Cisjordania, controlado por Israel) y transferirlos forzosamente al Área A (controlado por la Autoridad Nacional Palestina)".

El portavoz de la Administración Civil israelí (organismo militar que gestiona la ocupación), Guy Inbar, confirmó a Efe que "se han demolido cinco casas construidas sin los permisos necesarios. Habían recibido órdenes para parar la construcción y para demolerlas ellos mismos, pero no lo hicieron".

El militar añadió que los ocupantes "tampoco acudieron a la vista convocada para que demostrasen que tenían los permisos necesarios. Después de todos esos pasos se demolieron las casas".

Preguntado por la casi imposibilidad de los palestinos para obtener permisos de construcción en Área C, respondió que "en el último año se han aprobado algunas peticiones de edificación y, incluso si no reciben permisos, eso no significa que puedan construir en contra de la ley".

Agencia EFE