2012 · 03 · 04

Libertad de expresión en Israel: el ejército ataca a los periodistas con el beneplácito del gobierno

Los últimos meses la profesión periodística está sufriendo violaciones continuadas por parte de las Fuerza de Defensas Israelíes (IDF) en sus siglas en inglés. Los ataques contra los periodistas que cubre las manifestaciones contra el muro construido por Israel para garantizar su seguridad, adjudicarse territorio palestino e impedir la movilidad de la población palestina han llevado a varias organizaciones sociales y periodísticas a elevar una demanda a nivel internacional y al gobierno israelí.

Este miércoles, el ejército Israelí entró por la fuerza en Al Watan Televisión, en la ciudad de Ramala, confiscando ordenadores, equipamiento y deteniendo a cuatro periodistas que fueron liberados después de un interrogatorio, según informa Sergio Yahni del Alternative Information Center (AIC).

El pasado viernes, 24 de febrero, se conmemoraba en Hebrón el Día Internacional de la ciudad. Partidos políticos y organizaciones activistas palestinas e israelíes convocaron conjuntamente una manifestación pacífica en conmemoración del 18 aniversario de la Masacre de Hebrón en la que 29 palestinos murieron a manos del colono ultraortodoxo Baruch Goldstein.

A varios periodistas españoles documentados se les impidió el paso a la manifestación y se les obligó a dejar de grabar y tomar fotografías de la entrada a la calle en la que se concentraba el acto. En el mismo lugar, carros de combate del ejército y vehículos de la policía militar esperaban para entrar mientras los gases lacrimógenos se hacían notar ya desde el otro lado. Una vez a la salida del casco antiguo, los soldados israelíes acosaron a un periodista independiente palestino que pretendía tomar algunas imágenes mientras se acercaba a otro grupo de periodistas españoles que sí estaban realizando esta labor junto al grupo de soldados. Tomaron su equipo fotográfico y le borraron todas las imágenes (En 0,28 puede verse cómo los increpan y borran las imágenes)

El pasado 10 de febrero, el cámara de la cadena turcaTRT, el palestino Ahumad Maslah, también fotógrafo delNew York Times, sufrió heridas en la manifestación semanal contra el “muro del apartheid” en la localidad de Nabi Saleh al ser alcanzado por gas lacrimógeno y bolas de goma. Los testigos afirman que dispararon “deliberadamente contra los periodistas”. Kufr Qaddoum, periodista francés y corresponsal de Nablus TV también fue herido.

Otro de los escenarios de los ataques a periodistas se suele dar cada semana en Bil’in, al oeste de Ramallah, frente al mayor asentamiento judío en Cisjordania, Modi’in. El 27 de enero, el reportero gráfico Moheeb Al-Barghouti fue herido en las piernas por el lanzamiento de bolas de goma y Haron Amayreh, de la televisión pública palestina, fue impactado con una granada de gas lacrimógeno que le estalló en una pierna mientras grababa la protesta pacífica. Ambos tuvieron que ser trasladados de urgencia a un hospital.

En Assira, el cámara palestino de Pal Media Ashraf Abu Shaouish, fue deliberadamente tiroteado con granadas de gas lacrimógeno el pasado 31 de diciembre, y días antes, dos periodistas del canal Al-Quds fueron increpados por soldados israelíes durante la liberación de presos de la prisión de Ofer, cerca de Ramallah.

El fotógrafo israelí Mati Milstein denunció el pasado verano al brigada Alexandroni por ser blanco de los disparos del ejército mientras cubría las protestas de Nabi Saleh. El 22 de diciembre, la teniente coronel de las IDF, Avital Leibovich, defendía la actuación militar con esta frase: “A veces los medios de comunicación están atrapados en el ojo de la tormenta”, sin reconocer que los disparos iban dirigidos expresamente a los periodistas, como afirman testigos y el propio denunciante.

Los ataques contra el libre ejercicio del periodismo crecen con el beneplácito del gobierno israelí. Mientras, los permisos de entrada, residencia, trabajo y el acceso a documentación pública son impedidos reiteradamente por las instituciones estatales, haciendo el trabajo de los periodistas, difícil, peligroso e incierto.

. Demanda internacional contra el gobierno israelí.

Javier Díaz Muriana (SPA) / Periodistas en Español