2012 · 05 · 03 • Shahd Abusalama, The Electronic Intifada / Rebelión (Traducido del inglés para Rebelión por Beatriz Morales Bastos)

Diario del ex preso político palestino en huelga de hambre, Loai Odeh “El primer día es el más duro”

Loai Odeh se había unido a la campaña de desobediencia, la huelga de hambre masiva de 22 días, emprendida a finales de septiembre de 2011 para protestar por las crueles condiciones de las cárceles

Loai Odeh es un ex preso y mi mejor amigo, y estoy muy orgullosa de haberlo conocido cuando fue puesto en libertad.

Loai se había unido a la campaña de desobediencia, la huelga de hambre masiva de 22 días, emprendida a finales de septiembre de 2011 para protestar por las crueles condiciones de las cárceles y por el aumento de las medidas punitivas contra los presos palestinos. Duró hasta el intercambio de presos entre Israel y Hamás el 18 de octubre.

Fue liberado tras diez años de cárcel y expulsado de Jerusalén, en la ocupada Cisjordania, a Gaza*, donde nos conocimos. Una vez que fue liberado, su principal preocupación ha sido los presos que ha dejado tras de sí. Siempre asiste a los actos en solidaridad con ellos. Él ha sido mi principal fuente de información cada vez que tengo una pregunta o necesito enriquecer mis conocimientos acerca de las condiciones de los presos.

Mientras seguía sus actualizaciones en Facebook, me di cuenta de que había escrito nuevas actualizaciones que adoptaban la forma del diario de un preso en huelga de hambre y recordaban su propia experiencia. Me sorprendió puesto que Loai ha escrito muy poco en Facebook desde que abrió su cuenta. Sus diarios son conmovedores y vívidos, y ofrecen una visión clara del gran reto que afrontan nuestros presos y de su determinación a pesar de la brutal represión de las autoridades de las cárceles israelíes (Israeli Prison Service, IPS).

A continuación ofrezco una traducción de los diarios de Loai, que describen los ocho primeros días de una huelga de hambre:

17 de abril:

Hoy es el primer día de la batalla para defender nuestra dignidad. Los dirigentes de la batalla son los héroes de nuestra patria que están resistiendo con los estómagos vacíos por nuestra dignidad.

El primer día de la huelga de hambre es el más duro. El dejar de comer o de beber tiene un gran impacto en los huelguistas durante los tres primeros días. Pero lo que distingue el primer día son las medidas que las autoridades de la cárcel israelíes toman contra nuestros presos tratando de reprimirlos. Los carceleros confiscan todas sus posesiones, pero son lo suficientemente generosos como para dejarles la ropa que llevan puesta. Además, se llevan todo lo que contienen las celdas de forma muy provocativa, rompiendo muchos artículos valiosos que nuestros presos han ido reuniendo a lo largo de los preciosos años que han pasado en la cárcel para mitigar el dolor de su vida cotidiana. Lo más importante de todo, las autoridades de la cárcel llevan a cabo campañas de desinformación entre las celdas y las cárceles, para que nadie sepa si será separado de su círculo de amigos y del entorno al que se ha adaptado.

El viaje de firmeza y determinación empieza cuando los huelguistas han conseguido controlarse y superar los deseos y necesidades físicas, armados con su desesperado deseo de libertad y de victoria que les traerá unas vidas dignas.

Todos estamos con vosotros, sois nuestra conciencia.

18 de abril:

Hoy es el segundo día del viaje del respeto y el orgullo. Hoy es uno de los más duros de la huelga de hambre puesto que el cuerpo todavía no se ha acostumbrado a no recibir la comida y bebida que necesita, especialmente café. Esto causa persistentes dolores de cabeza. El dolor del hambre está en su momento culminante.

El mayor desafío es para aquellos de nuestros presos que son fumadores. Para ellos dejar de fumar es más difícil que dejar de comer. Les hace perder los nervios. Pero esto se desvanece en cuanto su voluntad les recuerda el objetivo de derrotar a los carceleros. Por lo tanto, durante estos días, no hay lugar para la irritación a pesar del acoso constante que padecen nuestros presos por parte de los carceleros. Nuestros presos prefieren no malgastar energías respondiendo a las provocaciones de las autoridades de la cárcel. Antes de empezar la huelga todos los huelguistas se ponen de acuerdo en que no hay que responder a las provocaciones ni a los hostigamientos a los que se enfrentan y que no deben emplear esfuerzos en ello, para ahorrar energías para los días que tienen ante sí. La batalla es diferente de otros choques que ocurren en días normales entre carceleros y presos. Cuando no hay huelga de hambre, no se permite que ningún preso acepte un insulto, y si es humillado por el carcelero y no reivindica sus derechos inmediatamente, se enfrenta a un castigo del comité nacional dentro de las cárceles.

La fuerte voluntad de nuestros héroes entre rejas convierte todos los sufrimientos en combustible que ilumina su llama de la victoria. La fe que tienen en la causa justa por la que luchan los convierte en rocas sólidas que hacen añicos el fascismo de las autoridades de la cárcel.

19 de abril:

Continúa la batalla de los estómagos vacíos. Es el tercer día de huelga. Aquí acaba la parte más dura ya que el cuerpo empieza a utilizar las reservas de comida de los músculos para producir energía. Deja de enviar señales y dolores de hambre. Ahora los huelguistas sienten que las cosas van mejor, sin darse cuenta de que han estado perdiendo alrededor de un kilo de peso al día. En realidad, a partir de ahora empieza a resultarles más difícil moverse.

Según la ley, los huelguistas tienen derecho a dejar de permanecer en pie en el recuento diario a partir del tercer día ya que el estar de pie les causa mareos y a veces inconsciencia. Aunque, obligada por la ley, la opresiva administración de Israel les exime de estar de pie en los recuentos, someten a nuestros presos a registros y anuncios interminables, que son agotadores.

A pesar de todo, nuestros héroes se hacen más firmes a consecuencia de estos intentos de esclavizarlos. Cuanto más inhumano es el trato de soportan, más fuerza y resistencia demuestran.

Puesto que los mártires vivos son los pricinpales defensores de nuestra dignidad, siempre seremos fieles a su justa causa.

20 de abril:

Hoy es el cuarto día del reto. Hoy empieza a extenderse el silencio por todas. En adelante el huelguista tiende a estar silencioso y deja de hablar. Todas las voces a su alrededor parecen altas. Le resulta imposible unirse a las discusiones. A medida que pasan los días se reduce su capacidad para oír voces, excepto aquellas que levantan el ánimo y fortalecen el cuerpo y el alma. Estas voces son fundamentalmente las que traen noticias del apoyo popular a su lucha. Estas noticias se convierte en fuente de energía, son la motivación principal para permanecer firmes.

Nuestro enemigo lo sabe perfectamente. Los carceleros israelíes tratan a nuestros héroes brutalmente. Ponen altavoces y suben el volumen al máximo, y ponen constantemente música y noticias hebreas que deprimirán sus ánimos. También hacen circular noticias especiales acerca de los presos, como que está disminuyendo la cantidad de los huelguistas y los nombres de quienes la han dejado. También hacen todo lo posible para dar la impresión a los huelguistas de que la vida fuera de la cárcel continúa normalmente y de que a nadie le importa su huelga de hambre.

Sin embargo, todos estos intentos inhumanos fracasan una vez que el preso vuelve de la visita del abogado que le cuenta todos los actos populares celebrados a nivel local e internacional para apoyarlos, a ellos y su justa causa. Así que no subestimen ninguna actividad que hagan, ya que tienen radios pequeñas, de contrabando, con las que siguen las noticias. Incluso las protestas de los niños aumentan su íntima determinación de lograr sus objetivos ya que sienten que sus responsabilidades han aumentado hasta incluir a los niños, la futura generación, que se han unido espiritualmente a la lucha.

¡Tenemos fe en vuestra victoria y estamos con vosotros hasta el final!

21 de abril:

Hoy es el quinto día del desafío. Continúa la batalla de la firmeza. Lo que la hace más poderosa es la fuerza de sus dirigentes, que tiene un fuerte impacto en el ánimo de los huelguistas. Las noticiase que informan a los huelguistas de que los heroicos dirigentes se han unido a la huelga de hambre les llena de una energía inefable e incomparable. [El Secretario General del FPLP] Ahmad Saadat se ha unido valientemente a la batalla, a pesar de su crítico estado de salud, después de haber participado en la anterior huelga de hambre masiva y extenuante que duró 24 días. Recibir estas noticias da apoyo moral a los huelguistas y fortalece aún más su determinación.

Los palestinos pronto nos uniremos mientras vosotros ganáis la batalla.

22 de abril:

Hoy es el sexto día de la lucha, la huelga de hambre por la dignidad y la libertad. Hoy los estómagos de los huelguistas empiezan a acostumbrarse al hambre. Los huelguistas tienen que tomar algo de sal varias veces al día para evitar que se pudran los estómagos. Esto molesta a la tirana administración israelí de la cárcel hasta el punto de que a veces les confiscan hasta la sal que los presos guardan para sobrevivir a su lucha. Sin embargo, nuestros presos esconden pequeñas cantidades de sal en las grietas de los muros o bajo el colchón.

Pero las autoridades de la cárcel son muy generosas con la lluvia de prácticas fascistas que dejan caer sobre nuestros héroes. Echan agua a las paredes y a los colchones para que se disuelva la sal. ¿Cómo iban a aceptar que nuestros héroes acaben la huelga sin ningún daño físico irreversible? A consecuencia de ello, muchos de nuestros presos que han hecho otras huelgas de hambre largas padecen úlceras y gastritis permanentes (inflamación de la pared del estómago).

Pero nuestros presos tienen maneras ingeniosas de esconder la sal, radios pequeñas y todo aquello que les ayuda a sobrevivir y a resistir. Aunque las autoridades de la cárcel les despojen de todo lo que poseen, nunca lograrán quebrar su voluntad. Su espíritu indestructible los llevará a la victoria, ya que están padeciendo hambre por su dignidad.

¡Vuestra firmeza nos honra!

23 de abril:

Hoy es el séptimo día de la huelga de hambre masiva. Los cuerpos de los huelguistas están más acostumbrados al hambre que durante los primeros días de huelga. Sin embargo, empiezan los dolores de articulaciones y les invade una sensación de frío que va aumentando a medida que pasan los días de la huelga. Sus estómagos se acostumbran a la falta de comida y dejan de producir los jugos que se necesitan para la digestión ya que no hay nada que digerir. Esto evita los efectos negativos de tener estos jugos en el estómago y ayuda a que cese la sensación de hambre.

No obstante, los fascistas guardas sionistas siguen con sus acciones atroces para intentar que los huelguistas dejen la huelga. De forma inhumana, llevan equipamiento de cocina delante de las celdas de los huelguistas y empiezan a freír y asar, comida como berenjenas, que hacen que sus estómagos vacíos empiecen a producir fluidos digestivos. A consecuencia de ello, vuelven a empezar los dolores del hambre ya que el no tener nada en los estómagos para estos jugos les provocan unas llagas que les van a acompañar muchos años después de la huelga de hambre.

Estos métodos fascistas hacen que nuestros héroes estén más determinados a derrotar a las autoridades de la cárcel con sus estómagos vacíos.

Nos honráis con esta batalla de estómagos vacíos. Estamos seguros de vuestra capacidad para ganar.

24 de abril:

Hoy es el octavo día de la lucha. En el octavo día de huelga de hambre, los movimientos de los huelguistas empiezan a disminuir notablemente ya que los dolores de articulaciones y los mareos que se producen al moverse les impiden hacerlo. Esto les deja tirados en los colchones sin moverse, soñando con el día en que la huelga de hambre acabe con la victoria.

Durante estos difíciles momentos nuestros presos hacen todo lo posible para no pensar en sus familias, pero todos los intentos fracasan. Sus familias dominan constantemente sus pensamientos, en especial sus madres. Las madres se convierten en la principal preocupación ya que los huelguistas se dan cuenta de que sus madres soportan más dolor que ellos mismos. A pesar de que nuestros héroes piensan en sus madres más que en ellos mismos, siguen esperando el amanecer en que acabe su huelga con una victoria satisfactoria que les beneficie, una victoria de la que estén orgullosos. Todo nuestro respeto por las madres palestinas que dieron a luz y educaron a estos héroes. Las madres palestinas son la fuente y las raíces de la revolución, y nunca se quejan.

Es nuestro deber abrazar con ternura a las madres de nuestros presos con todo el cariño posible hasta que celebremos la victoria y la libertad de sus hijos.

Shahd Abusalama, de 20 años, es una artista palestina, una blogger y estudiante de inglés que vive en la ciudad de Gaza. El ser hija de un ex preso palestino ha sido la fuente de inspiración fundamental para su trabajo luchando por la justicia a través de sus pinturas y de sus escritos. Su blog es Palestine From my Eyes, y se puede contactar con ella en @shahdabusalama.

* Véase “Una madre palestina sigue sin poder ver a su hijo a pesar de haber sido liberado de la cárcel”, http://www.rebelion.org/noticia.php?id=137819 (N. de la T.)

Shahd Abusalama, The Electronic Intifada / Rebelión (Traducido del inglés para Rebelión por Beatriz Morales Bastos)