2014 · 01 · 31 • Agencia Prensa Latina

Palestinos asesinados y sin hogar, nuevo saldo de agresividad israelí

Al menos tres palestinos fueron asesinados, 60 resultaron heridos y 182 perdieron sus viviendas en los territorios ocupados de Cisjordania y la Franja de Gaza por las agresiones israelíes de los días recientes, informó hoy Naciones Unidas.

Según el reporte semanal sobre Protección de Civiles de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), un joven de 19 años fue ultimado por soldados ocupantes en las inmediaciones de la cerca perimetral levantada en Gaza, localidad sometida a un férreo bloqueo desde 2006.

Diversos testimonios reflejan que los militares no realizaron ninguna advertencia verbal o con disparos a esa persona, quien se encontraba junto a otros civiles en la zona norte de Beit Lahiya, precisó.

A propósito de ese fatal incidente, la OCHA advirtió que el fuego contra palestinos no vinculados a grupos armados en la Franja sigue siendo frecuente, tanto en el entorno de la cerca como en zonas de pesca.

Otras dos personas perdieron la vida en un ataque aéreo de Tel Aviv en Beit Hanoun, una de ellas supuestamente enrolada en la resistencia a la ocupación, la cual data de 1967.

De acuerdo con el reporte de la Oficina de la ONU, en Cisjordania, 53 palestinos, incluyendo 10 niños, sufrieron lesiones cuando soldados israelíes dispararon balas cubiertas con goma y gases lacrimógenos contra protestas, algunas protagonizadas por estudiantes universitarios.

La mayor cantidad de heridos (23) se produjo en Qalqiliya durante demostraciones en rechazo al prolongado cierre por militares de un paso hacia la vecina Qedumim.

En la Franja de Gaza siete civiles recibieron el impacto de municiones reales o cubiertas con goma, mientras lanzaban piedras a las fuerzas ocupantes.

Respecto a los desplazados, la OCHA señaló que la demolición de unas 36 estructuras palestinas dejó a 182 personas afectadas en Jerusalén Oriental y el Área C de Cisjordania.

También en ese territorio continuaron los ataques de colonos, quienes con sus acciones causan heridos y dañan propiedades palestinas, agregó.

Diversos países han denunciado en lo que va de año ante el Consejo de Seguridad la hostilidad de Tel Aviv y su decisión de mantener la construcción de asentamientos calificados de ilegales por Naciones Unidas.

La mayoría de los gobiernos considera que esa postura daña el proceso de paz reiniciado en julio pasado, del cual la comunidad internacional espera la tan ansiada solución de los dos Estados conviviendo en paz, bajo las fronteras anteriores a la ocupación israelí de 1967.

 

Agencia Prensa Latina