2014 · 07 · 11 • Fuente: Eugenio García Gascón, Blog Público - España

Morir en Gaza

Desde que Israel inició la operación Margen Defensivo, es decir desde el pasado lunes por la noche y hasta anoche, el número de palestinos muertos en la franja de Gaza se elevaba a 89 y el número de heridos superaba los 600.

La inmensa mayoría de las víctimas son civiles, incluidos ancianos, mujeres y niños. Israel habla a diario de que su artillería y aviación han alcanzado “objetivos terroristas”, pero el hecho de que los muertos y heridos sean normalmente civiles no concuerda con esas manifestaciones.

Según los datos aportados por los hospitales de Gaza, aproximadamente el 85 por ciento de los muertos son civiles, un porcentaje que aun sube más cuando se habla de los heridos. Veintidós son niños, 15 son mujeres y 12 son personas mayores.

No es la primera vez que ocurre, por supuesto, más bien parece responder a un patrón que se repite periódicamente y que se une al bloqueo sistemático y terrible que pesa como una espada de Damocles sobre toda la población de la franja de Gaza, sean del sexo que sean o de la edad que sean.

Recordemos que en la operación Plomo Fundido, en enero de 2009, los bombardeos mataron a más de 400 niños y a muchos cientos más de civiles de otras edades.

Según los datos facilitados por el ministerio de Defensa, el martes, que fue uno de los días en que cayeron más cohetes en Israel, en total 117, ni siquiera hubo un solo herido entre los habitantes del estado judío.

La inmensa mayoría de los cohetes son en realidad un pedazo de hierro embutido con algo de dinamita u otro explosivo, pero se trata de manufacturas tan sencillas y primitivas que difícilmente causan bajas, a no ser que den de lleno en alguna persona, lo que es harto improbable, como demuestran las estadísticas.

Y hay que añadir que estos proyectiles rudimentarios carecen completamente de precisión y se disparan a boleo, de ahí que la mayoría caigan en zonas abiertas, lejos de los nucleos de población.

Por el contrario, los misiles y proyectiles israelíes son de la mayor precisión posible, por lo que el elevado número de civiles muertos y heridos sugiere que no se disparan al azar o por accidente.

Fuente: Eugenio García Gascón, Blog Público - España