2016 · 01 · 15 • Fuente: Isra Saleh el-Namey, The Electronic Intifada / Traducción: Palestinalibre.org

Los niños de Gaza crecen traumatizados

El Programa Comunitario de Salud Mental de Gaza (GCMHP) en Gaza ha observado un fuerte aumento en el número de niños y adultos con trastorno de estrés postraumático desde el ataque de 2014. En los seis meses posteriores de la guerra, el 51 por ciento de los niños que recibieron servicios de GCMHP fueron diagnosticados con trastorno de estrés postraumático.

Un niño palestino camina entre las ruinas de las casas destruidas por los ataques aéreos israelíes en la ciudad de Gaza, el 17 de agosto de 2014. Foto: Mohammed Asad / APA

Le ha tomado mucho tiempo a la madre de Mansour aprender a lidiar con el cambio de la personalidad de su hijo de 12 años.

Mansour, alguna vez un buen estudiante, se ha vuelto agresivo y desobediente. Sus calificaciones han bajado, dice su madre, y él sufre de pánicos durante la noche.

Según la madre de Mansour, estos cambios comenzaron durante las incursiones israelíes en Gaza en el año 2014.

"Él era un buen estudiante antes de esa fecha. Solía ser un muchacho alegre ", recordó.

Durante el asalto, la familia tuvo que evacuar su casa y mudarse a un refugio de la ONU, una escuela que también bombardeada. Desde entonces, dijo la madre de Mansour a The Electronic Intifada, él ahora prefiere estar solo en la escuela o en casa. También ha comenzado a orinarse en la cama.

"Él se atemoriza fácilmente por los sonidos fuertes como los truenos", según su madre, quien, al igual que otras familias entrevistadas para esta historia, no quiso ser identificada, a fin de proteger su privacidad.

Estos son los signos clásicos del trastorno de estrés postraumático o TEPT, aunque como nunca se cansan de señalar los profesionales de la salud del Programa Comunitario de Salud Mental de Gaza (GCMHP), en Gaza nunca existe el "post".

GCMHP, más conocido en Gaza como el proveedor de la atención de la salud mental fundada en 1990, ha observado un fuerte aumento en el número de niños y adultos con TEPT desde el ataque de 2014.

Primeros auxilios psicológicos

En los seis meses posteriores de la guerra, el 51 por ciento de los niños que recibieron servicios de GCMHP fueron diagnosticados con trastorno de estrés postraumático, según el director de la organización, el Dr. Yasser Abu Jamei.

"Desde la guerra, la gente ha estado tan absorta con la forma de manejar sus vidas que descuidan su bienestar psicológico", señalo Zahia al-Qarra, un profesional con GCMHP de la salud mental a The Electronic Intifada.

El enorme estrés sufrido durante los 51 días de bombardeos, así como durante los dos anteriores ataques israelíes a gran escala durante los últimos ocho años, y los nueve años de bloqueo israelí que sigue impidiendo la mayoría de la reconstrucción, ha afectado a toda la población, indicó al- Qarra.

Estudios anteriores al ataque del año 2014 ya habían demostrado los altos niveles de estrés postraumático en la población en Gaza como resultado de la exposición a las guerras anteriores y al trauma.

En esta situación, los profesionales de la salud están luchando por mantenerse a flote.

"Nuestro trabajo es intervenir para proporcionar los primeros auxilios psicológicos para las comunidades afectadas", dice al-Qarra.

GCMHP ha prestado especial atención a los niños. Se han registrado un aumento alarmante en el número de niños que presentan uno o más síntomas de trastorno de estrés postraumático, trastornos de déficit de atención, cambios en el sueño, pérdida de memoria, pesadillas y otros trastornos de ansiedad.

Ha transcurrido casi un año y medio desde la guerra y Mansour aún teme que se está muriendo. Se preocupa de que insectos venenosos entren en su habitación por la noche y lo muerden. "Siento que camino con un cuchillo en mi corazón", dijo.

El origen de su miedo no es un misterio. Su hogar todavía tiene las cicatrices de los intensos bombardeos en el barrio de Beit Hanoun al norte de Gaza, que sufrió durante el ataque de 2014.

No hay ni dinero ni materiales para reparar los agujeros en las paredes.

El tipo de visualización del miedo que atormenta Mansour es muy común entre los niños, según al-Qarra.

GCMHP trabaja con niños como Mansour para que puedan expresar sus temores de otras maneras.

"Vemos las cicatrices de la guerra en forma explícita en producciones infantiles como narraciones o dibujos", dijo al-Qarra. "Lo que ellos tienden a dibujar son edificios pulverizados y cuerpos mutilados tirados en el suelo".

Prioridades

GCMHP dice que ha movilizado a 28 profesionales de salud mental en nueve equipos en clínicas móviles en un esfuerzo para hacer frente a las crecientes necesidades.

Según al-Qarra, tales clínicas han llegado a casi 21.500 niños y adultos que de otro modo nunca hubieran podido recibir tratamiento y que ciertamente no podían permitírselo.

Clínicas como éstas son las que llegar a niños como Mansour, o Salim.

Con tan sólo 9 años, Salim ha sido diagnosticado con trastorno obsesivo-compulsivo. Desde el ataque de 2014, él siempre está tocando superficies, mesas y paredes. Ha comenzado a quitarse trozos de su propio cabello.

La madre de Salim se contactó con el GCMHP porque ella no tenía ningún otro lugar a donde ir. "Perdió gran parte de su cabello debido a este hábito. No puede parar", dijo a The Electronic Intifada.

Ella ha tenido que ir a la escuela de Salim para explicar su situación a sus maestros y amigos.

"Yo no quiero que nadie hable con él acerca de su cabello. Los comentarios negativos de otras personas podrían obstaculizar el tratamiento ", dijo la madre de Salim.

El tratamiento en un lugar donde existen tantas experiencias traumáticas es un desafío casi insuperable. Sin embargo, debido a la gran demanda, GCMHP prioriza la atención a las familias de los muertos, heridos o aquellos cuyas casas fueron parcial o completamente destruidas.

Las sesiones de grupo son prácticas con esos números, pero los psiquiatras, psicólogos y enfermeras que trabajan con GCMHP intentan utilizar una mezcla de enfoques incluyendo terapia individual y de grupo y la terapia del juego para los niños.

El apoyo comunitario

Pero las intervenciones clínicas no pueden tener éxito sin un amplio apoyo social.

Un enfoque basado en la comunidad es una parte integral de nuestro tratamiento. La familia, la escuela y todas las demás instituciones culturales y religiosas juegan un papel primordial en el apoyo a las personas con problemas de salud mental ", dijo al-Qarra.

"Tratamos de tranquilizar a los niños, hacerlos sentir tan seguros como sea posible", añadió al-Qarra. "Los recuerdos de la guerra están profundamente arraigados en sus mentes."

Pero en Gaza nadie se siente seguro. Los sucesivos ataques israelíes han causado grandes daños a un territorio empobrecido que está indefenso contra ellos.

Garantías de que las cosas mejorarán, el amable mensaje que los adultos dan a los niños, es una falsa esperanza cuando las casas no son reconstruidas, cuando no hay trabajo y no hay esperanza para el futuro.

No hay ninguna certeza de que los horrores que los palestinos en Gaza han experimentado serán los últimos. "En cada aniversario de la guerra, se empieza a escuchar las especulaciones de la gente que otro conflicto se avecina ", explicó al-Qarra.

Las promesas de ayuda internacional en octubre de 2014 por una cantidad sin precedentes de dinero para reconstruir Gaza dieron un raro momento de optimismo.

Gran parte de ese dinero no se ha materializado y el bloqueo israelí sobre los suministros que entran y salen de Gaza se ha mantenido en su lugar. Como resultado, la desesperación volvió con aún mayor intensidad, indicó al-Qarra.

Perder la esperanza

Ayman, de 8 años, es de Rafah la ciudad más austral de Gaza, específicamente el área que Israel bombardeo intensamente, cuando se implementó la operación dirigida por la Directiva Hannibal el 1 de agosto de 2014, tras haber recibido informes de que la resistencia palestina había capturado a uno de sus soldados.

El feroz bombardeo de Israel sobre las viviendas mató a decenas de civiles en ataques indiscriminados, Amnistía Internacional concluyó que fueron motivados a menudo por un deseo de venganza.

En ese momento, la familia de Ayman huyó por el temor. Su casa fue parcialmente destruida, aunque fueron capaces de volver y ahora viven allí.

Desde entonces, Ayman huye de la compañía y es propenso a destellos de humor.

"Se separa terriblemente del resto de la familia", dijo su madre.

Se irrita con facilidad y evita las conversaciones sobre la guerra.

Ayman ha sido diagnosticado con un trastorno de pánico y ahora asiste regularmente a las sesiones de terapia en una clínica afiliada con el GCMHP.

Pero su madre aún detecta el miedo y la alienación.

"Él perdió la esperanza de volver a tener una vida fácil. Él está seguro de que va a fallar".

Acerca del autor: Isra Saleh el-Namey es un periodista de Gaza.

Fuente: Gaza’s children grow up with trauma

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org.

Fuente: Isra Saleh el-Namey, The Electronic Intifada / Traducción: Palestinalibre.org