2016 · 02 · 18

Obispos de Tierra Santa denuncian que situación de palestinos es 'inhumana'

A diario, autoridades cristianas denuncian las atrocidades que viven los palestinos, cristianos y musulmanes, bajo opresión, humillación, actos permanentes y sistemáticos de limpieza étnica y ocupación militar israelí.

Jerusalén, La Comisión de Justicia y Paz de la Asamblea Ordinaria de obispos de Tierra Santa cree que la situación de los palestinos es "inhumana" y ha instado a los dirigentes de los dos pueblos a un "cambio" por el "bien de los seres humanos, israelíes y palestinos".

En un comunicado dado a conocer hoy por la Asamblea, organización paraguas que reúne a los obispos católicos en Israel, Palestina, Jordania y Chipre, la comisión destaca que "la situación está estancada y sin vida".

"No hay luz de esperanza, ni para los israelíes que necesitan seguridad y tranquilidad, ni para los palestinos que esperar el fin de la ocupación y un Estado independiente", subrayan los religiosos en un comunicado con sus conclusiones de la reunión ordinaria que celebraron el pasado 3 febrero en Jerusalén.

Su mensaje a las dos partes es que "la situación actual de los palestinos es inhumana", con "colonos que ocupan día tras días la tierra palestina", con un "bloqueo a Gaza desde hace ya años" y "un millón y medio de personas bajo un asedio de la pobreza, la miseria y la humillación".

En una descripción de la situación en Cisjordania y Jerusalén Este, los miembros de la Comisión de Justicia y Paz hablan de las "diversas dificultades políticas, económicas y sociales", la "demolición de casas", "los puestos de control militar" y "el comportamiento arbitrario de soldados israelíes humillando a palestinos".

"Hoy la situación se ha transformado en una nueva Intifada en la que los palestinos se lanzan a la muerte movidos por la desesperación, causada por una vida llena de frustración, humillación e inseguridad", agrega la nota.

Se refieren a la ola de violencia iniciada el pasado 1 de octubre, en la que han muerto 178 palestinos, más de dos tercios al perpetrar ataques o presuntos ataques (la mayoría con arma blanca) contra civiles y militares israelíes.

Estas agresiones han dejado 28 víctimas mortales israelíes y tres de otras nacionalidades.

Por ello, la Asamblea exhorta a "no dejar la situación tal y como está, porque conduce a la muerte", y asegura que "ambos pueblos pueden vivir en paz y tranquilidad" porque hay "suficiente espacio en esta tierra para todos".

 

Fuente:

ElDia.es