2017 · 04 · 12 • Fuente: Agencia Europa Press

El primer ministro palestino asegura que el recorte salarial a funcionarios de Gaza es 'temporal'

El primer ministro palestino, Rami Hamdalá, ha asegurado este martes que el recorte salarial a los funcionarios de la Franja de Gaza es una medida "temporal", prometiendo reembolsar el dinero.

Hamdalá ha negado que el dinero será entregado a los funcionarios una vez que se ajusten los Presupuestos, achacando lo ocurrido también al control del Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) en la Franja.

Así, ha criticado a los que han acusado al Gobierno palestino de no cumplir con su deber hacia el enclave, acusándoles de "mentir", según ha informado la agencia oficial palestina de noticias, WAFA.

Hamdalá ha recalcado que el Gobierno palestino hace responsable a Israel de los "graves problemas" a los que hace frente Gaza, agregando que, pese a ello, "Hamás también tiene que asumir parte de la culpa".

En este sentido, ha acusado a la formación islamista de "obstruir" proyectos gubernamentales en el enclave, entre ellos una planta de desalinización para hacer frente a los problemas de suministro de agua.

Las palabras de Hamdalá llegan en medio de las tensiones por la decisión de la Autoridad Palestina de recortar los salarios de sus funcionarios en Gaza. Los salarios de los trabajadores de la Autoridad Palestina en Cisjordania no se han visto afectados.

La Autoridad Palestina ha acusado de la situación a Hamás, que por su parte ha condenado los recortes salariales, hablando de "racismo" de la organización hacia los gazacíes.

Aunque el movimiento Hamás controla la Franja de Gaza desde hace diez años, todavía viven en el enclave unos 70.000 funcionarios que han decidido ignorar los llamamientos del Gobierno palestino para que boicoteen a las autoridades islamistas. A ello hay que añadir otros 50.000 funcionarios que trabajan para Hamás y cuyos sueldos la Autoridad Palestina se niega a pagar.

El sábado, miles de funcionarios palestinos salieron a las calles de Gaza para protestar el recorte salarial, reclamando la dimisión de Hamdalá y del ministro de Finanzas, Shukri Bishara.

Los manifestantes adujeron que las consecuencias de su persistencia suelen traducirse en súbitos recortes salariales o, en el peor de los casos, meses sin cobrar.

El Gobierno de la Autoridad Palestina argumenta, por contra, que la bajada de salarios se debe a tres factores principales: una crisis económica exacerbada por el bloqueo que mantiene Israel sobre la Franja, y el tiránico control de Hamás sobre el enclave, por el que el movimiento islamista no redistribuye los impuestos entre la población ni cede una parte correspondiente a la Autoridad Palestina.

Las protestas llevan repitiéndose desde principios de mes en la plaza de Al Saraya y amenazan con desbordar la larga tensión burocrática que se respira desde hace diez años en el enclave, que prácticamente subiste a través del mercado negro y donde la tasa de paro es una de las más elevadas del mundo.

Fuente: Agencia Europa Press