2017 · 04 · 20 • Fuente: Ramona Wadi, Middle East Monitor / Traducción: Palestinalibre.org

El aislamiento de menores palestinos refleja la difícil situación de los adultos en las cárceles israelíes

Como el confinamiento solitario de los prisioneros palestinos vuelve a ser titular en el contexto de la huelga de hambre masiva de "Libertad y Dignidad", la Defensa de los Niños Internacional - Palestina (DCIP) publicó el miércoles un informe que reveló que las fuerzas israelíes en 2016 aumentaron los períodos de aislamiento para los niños palestinos bajo interrogatorio.

Las fuerzas israelíes arrestan a jóvenes palestinos el 23 de octubre de 2012 [Najeh Hashlamoun / Apa/images]

De un total de 161 declaraciones juradas recabadas por la organización de menores palestinos detenidos, 25 atestiguaron haber estado recluidos en régimen de aislamiento durante 16 días en promedio, mientras que el período más largo fue de 29 días. Los menores detenidos también fueron privados al acceso de un abogado y de un familiar presente antes del interrogatorio. DCIP también encontró que el 62.7% fueron sometidos a violencia física mientras que el 52.8% fueron amenazados e intimidados verbalmente.

En lugar de utilizar el confinamiento solitario como medida práctica para la seguridad de los niños o para hacer cumplir la disciplina, Israel ha institucionalizado la práctica, justificándola a través de la retórica de las preocupaciones perpetuas de seguridad. Por lo tanto, las fuerzas israelíes pueden incorporar este método de tortura para extraer confesiones durante las sesiones de interrogatorio, lo que indica que los niños palestinos están sujetos a tácticas similares utilizadas contra los detenidos palestinos adultos.

Según el director del Programa de Responsabilidad de DCIP, Ayed Abu Eqtaish, "las autoridades israelíes aparentemente usan el aislamiento para crear una situación psicológicamente convincente para el niño detenido, y entonces la vulnerabilidad aumenta cuando se le niega el acceso a un abogado".

Someter a los menores a violaciones similares experimentadas por adultos detenidos evidencia que Israel no ha respetado las normas internacionales detalladas en la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño. Además, la falta intencional de distinguir entre un menor y un adulto está dando lugar a un sistema en el que Israel se exime de responsabilidad, de acuerdo con la violencia que apuntala a la entidad colonial.

Varios informes y recomendaciones se han publicado a lo largo de los años. Sin embargo, el resultado ha sido idéntico cada vez; una inicial indignación mundial contrarrestada por la habitual retórica condescendiente de Israel, mientras que los menores palestinos siguen olvidados y privados de sus derechos, hasta que llegue el próximo informe internacional.

El hecho de que estos informes rara vez se tomen en cuenta revela una discrepancia importante en lo que respecta a la protección de los derechos. La necesidad de concienciación se ha saturado ya, dada la creciente tortura y las prácticas de privación, así como la disponibilidad de organizaciones para llevar a cabo una investigación tan valiosa. El fracaso en hacer cumplir las prácticas normalizadas con las que Israel debe acatar ha creado un vacío en el que la legislación relativa a los derechos humanos descansa en su propio pedestal pero no logra nada más que una referencia pasiva.

Para cuando estos menores palestinos lleguen a la edad adulta, habrán vivido un preludio que marcará posibles futuros encarcelamientos de Israel. El momento de este informe debería inducir una mayor reflexión sobre la huelga masiva de hambre y cómo el sistema brutal de encarcelamiento de Israel es una herramienta a través de la cual se impone la subyugación palestina dentro de todas las generaciones.

Dado que la movilización genera huelgas de hambre solidaria fuera de los muros de las cárceles, es importante que también a los menores palestinos se les den el protagonismo en este contexto y resaltar su difícil situación. Después de todo, si no hay otra justificación para el uso de Israel del aislamiento para los menores palestinos que no sea la coerción, entonces ha insertado descaradamente tal coerción como un pilar sobre el cual Israel sobrevive.

Fuente: Solitary confinement of Palestinian minors reflects plight of adults in Israeli jails

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org.

Fuente: Ramona Wadi, Middle East Monitor / Traducción: Palestinalibre.org