2017 · 05 · 19 • Fuente: Hamza Abu Eltarabesh, The Electronic Intifada / Traducción: Palestinalibre.org

10 años de bloque: Peligrosa fuga de la desesperación de Gaza

Muchos jóvenes de Gaza arriesgan su vida al cruzar frontera con Israel, en un acto desesperado de lograr un mejor futuro para su familia, después de 10 años de bloqueo israelí.

En Gaza, donde la tasa de desempleo se encuentra entre las más altas del mundo, algunos jóvenes están arriesgando sus vidas en busca de trabajo en Israel. Abed Rahim Khatib imágenes APA

La frontera entre la Franja de Gaza e Israel es claramente peligrosa.

En marzo, Yousif Abu Athra, 15, fue asesinado por fuego de la artillería israelí cerca del límite sur de Gaza con Israel.

Otros dos jóvenes palestinos, ambos de 19 años, fueron casi asesinados ese mismo mes cuando se extraviaron cerca de la frontera y fueron disparados por el ejército israelí.

Sin embargo, a pesar de las lesiones y muertes, y la política de disparar a matar que los soldados israelíes operan en las zonas fronterizas de Gaza, algunos jóvenes siguen sin inmutarse.

Muhammad Ukasha, 24, es uno.

Ukasha está decidido a cruzar la frontera para encontrar trabajo. Y su actitud no es inhabitual en la Franja de Gaza, donde después de cinco décadas de ocupación militar israelí, de 10 años de bloqueo económico y repetidas ofensivas militares, el desempleo ha alcanzado el 42 por ciento - 58 por ciento entre los jóvenes - y casi el 80 por ciento de la población recibe ayuda humanitaria.

No hay aeropuerto, sin puertos, y con la frontera de Gaza con Egipto cerrada desde Octubre de 2014 y abierta con raras excepciones, los jóvenes en el territorio tienen pocas alternativas para esta situación sombría.

Según Israel, hubo un aumento de 25 por ciento en el número de palestinos detenidos cada mes intentando cruzar desde Gaza en los meses después de la más reciente ofensiva militar en el verano de 2014. En total, 170 personas fueron capturadas en intentos similares durante el año. La mayoría de esos incidentes ocurrieron entre septiembre y diciembre.

Una fuente de seguridad interna palestina con sede en Gaza, que habló bajo condición de anonimato, señaló a The Electronic Intifada esos números se ha incrementado. La fuente señaló que las autoridades de Gaza contaron 280 intentos,- en su mayoría por aquellos bajo la edad de 30 años, para cruzar la frontera en los últimos tres meses de 2016. El setenta por ciento de los que tratan de cruzar, según la fuente, fueron detenidos en el lado palestino por las fuerzas de seguridad palestinas.

El cálculo para Ukasha es más simple: sus necesidades para superar las dudas que pueda tener acerca de arriesgar su vida. Él vive en el campamento de refugiados de Jabaliya, en una casa con techo de zinc, de dos habitaciones con nueve familiares. La familia vive en extrema pobreza, con su padre diabético incapacitados para trabajar. Sobreviven con la caridad de los vecinos y ocasionales de paquetes de alimentos distribuidos por instituciones de socorro.

Muerte lenta de Gaza

Ukasha confía en que va a encontrar una manera de llegar a Israel; lo hizo una vez antes. Fue detenido entonces, hace casi tres años, y encarcelado durante nueve meses. Sin embargo, considera que fue un éxito, ya que no fue clasificado como un prisionero de seguridad y trabajó como pintor dentro de la prisión, lo que le ayudó para ahorrar algo de dinero.

"Estoy totalmente agotado y no veo ninguna esperanza real en Gaza. Aquí sólo hay guerra y asedio. Sólo quiero mejorar mi situación económica para ayudar a mi familia. Se están muriendo lentamente. Y a nadie le importa. Así que voy a seguir tratando de entrar en Israel, aunque me cueste la vida".

Él ya está ensayando la ruta en su mente. Es peligroso, dijo, contando los obstáculos en voz alta: cerca eléctrica; camino de tierra que es inspeccionada regularmente por huellas; enormes vallas de alambre de púas y a continuación puestos militares, a menudo ocultos.

Confía en que va a encontrar un trabajo si se las arregla para cruzar, aunque sólo sea en la cárcel. "De cualquier manera, estoy feliz. ¿Y si me matan?". El joven sonrió. "Morir en estas circunstancias es mejor que la muerte lenta de la vida en Gaza.

En los últimos meses, según el mismo funcionario de seguridad interna, ha habido una permanente disposición de los jóvenes a arriesgar sus vidas al intentar cruzar la frontera. De acuerdo a la seguridad interna, 41 jóvenes fueron detenidos por las fuerzas palestinas que intentaban infiltrarse en las últimas semanas de marzo.

Samir Zaqout, un investigador de campo con Al Mezan, un grupo de derechos humanos en Gaza, señaló que su investigación sugiere que los números están aumentando, con su organización documenta decenas de casos de niños menores de 18 años tratando de llegar al otro lado.

El aumento, explicó, "proviene debido al asedio, la pobreza, el desempleo. A veces es por razones personales".

Por tierra o por mar

Hacia Israel no sólo se pueden ir por tierra.

Ahmad Mousa trató de nadar a través del límite. A los 22 años, fue descubierto por soldados en un puesto militar cerca de una base naval israelí a 800 metros de la frontera. Le dispararon en ambas piernas.

Fue trasladado a un hospital israelí y luego, le dijo a The Electronic Intifada, intensamente interrogado: "¿De dónde eres?, ¿por qué viniste, con quien está trabajando?, ¿cuál es su partido [política] partido?, ¿dónde están sus armas, cuál es su misión?".

Las preguntas continuaban, recuerda Mousa, pero al final, ya convencidos de que él vino sólo a buscar trabajo, lo encarcelaron durante dos meses antes de enviarlo de regreso a Gaza.

Mousa afirmó que hay docenas de otros jóvenes como  él. Principalmente, indicó, fueron capturados cuando trataban de cruzar y enviados de vuelta. A veces fueron aprehendidos en las ciudades y aldeas dentro de unos 20 o 25 kilómetros de Gaza, donde muchos de ellos buscan trabajo.

Y a veces, tuvieron éxito, al menos por un tiempo.

Ghassan Abed, 32, propio de contrabando a través de la frontera justo después de la ofensiva militar de 2008-2009 en Gaza. Eludió la captura durante un largo tiempo, trabajando primero en la construcción en Tel Aviv durante tres años y luego como un pescador en Jaffa para una familia palestina durante otros 15 meses.

Sólo fue detenido después de que alguien informara sobre él. Después de una temporada en la cárcel, fue enviado de vuelta a Gaza a finales de 2013.

No se arrepiente. Con el dinero que ahorró, logró construir una vida digna en Gaza. Ahora está casado y tiene dos hijos.

"Si no lo hubiera hecho, quizá nunca hubiera tenido la oportunidad de construir una familia aquí".

Preocupaciones oficiales

Las autoridades de Gaza están conscientes del fenómeno y dicen que están trabajando para proteger a los jóvenes del peligro de recibir un disparo o ser capturados y obligados a convertirse en espías. Eyad al-Buzom, portavoz del Ministerio del Interior, indicó que el ministerio había observado un aumento en el número de intentos de pasar a través de la frontera.

"El número está aumentando y la mayoría [de los] están intentando cruzar están entre las edades de 17 a 28", dijo. Rechazó, sin embargo, que el asunto se había convertido en una preocupación importante, describiendo a quienes tratan de cruzar como " jóvenes mal educados", con el "sueño de una vida mejor".

El Ministerio ha creado una unidad especial de seguridad para aumentar el control de la zona de frontera y evitar que los jóvenes traten de entrar en Israel. Pero esto no es sólo para su propia seguridad. Además de exponerse a un daño, sus acciones también plantean un problema de seguridad nacional, dijo el vocero.

La tarea de asegurar la frontera no es una tarea fácil, sin embargo. La unidad fronteriza recibe entrenamiento especial, señaló al-Buzom, pero el trabajo a veces hace que sea un objetivo para los soldados israelíes.

"Todo el mundo debe tomar en serio la responsabilidad de evitar que esto suceda, comenzando por la propia persona, su familia, y terminando con el gobierno, que debe ayudar a estas personas a encontrar trabajo y vivir con los estándares razonables".

Ruta Sinaí

La ruta más peligrosa es a través del Sinaí. Esta ruta por lo general sólo se lleva a cabo por personas con experiencia más familiarizados con el desierto del Sinaí. Por lo general, estas personas tienen entre 30 y 40 años de edad, de acuerdo con una contrabandista que habló con The Electronic Intifada bajo condición de anonimato.

Este viaje comienza en los túneles comerciales, algunos todavía funcionan bajo la frontera entre Gaza y Egipto a pesar de la represión egipcia,  y se ejecuta a través del desierto del Sinaí. Allí, en el desierto de arena, los que están suficiente desesperados, entonces cruzar la frontera con Israel y la llegan a un área llamada al-Dhahrieh, una pequeña ciudad en el desierto de Naqab.

Hazem, que no quiso dar su nombre completo, es del norte de la Franja de Gaza. Llevó a cabo este viaje en 2012. Sin embargo, a los 23 años de edad, terminó en una prisión israelí por 16 meses después de que fue localizado por soldados en un jeep del ejército justo antes de llegar al-Dhahrieh.

Hazem caminó durante dos días consecutivos por el desierto con un guía local, que lo abandonó en el tercer día.

"Pagué $ 1.000 a hacer este viaje. Tenía negocios en Israel, pero no se me permitió ingresar a través de Erez", explicó, en referencia al puesto de control en la frontera norte de Gaza.

Hoy en día, sugirió, el viaje es poco común: ambas autoridades israelíes y egipcios han incrementado la seguridad en la zona.

Sobre el autor: Hamza Abu Eltarabesh es un periodista y escritor de Gaza.

Fuente: Dangerous escape from Gaza’s despair

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org.

Fuente: Hamza Abu Eltarabesh, The Electronic Intifada / Traducción: Palestinalibre.org