2017 · 07 · 13 • Fuente: Ali Abunimah, The Electronic Intifada / Traducción: Palestinalibre.org

¿Por qué Mahmoud Abbas está dejando morir a los niños en Gaza?

El impopular líder de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, está ayudando a las autoridades de ocupación israelí a infligir horrendos sufrimientos a la gente en la bloqueada Franja de Gaza, como parte de un cruel y cínico juego político.

Palestinos sostienen pancartas condenando al líder de la Autoridad Palestina Mahmoud Abbas por su complicidad con el bloqueo israelí de Gaza, en una manifestación en la ciudad de Gaza, el 9 de julio. Mohamed Asad APA imágenes 

El impopular líder de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, está ayudando a las autoridades de ocupación israelí a infligir horrendos sufrimientos a la gente en la bloqueada Franja de Gaza, como parte de un cruel y cínico juego político.

Es una campaña que en las últimas semanas ha provocado la muerte de más de una docena de palestinos, a quienes se les niega recibir tratamiento médico fuera de Gaza, la más reciente, una niña llamada Yara Ismail Bakhit.

Israel y Abbas están haciendo esto con la complicidad de la llamada comunidad internacional que permanece en silencio acerca la catástrofe que se está desarrollando.

Aliado estrechamente con Israel, Abbas ha definido desde hace tiempo la colaboración con sus fuerzas de ocupación como un "deber sagrado".

Esta colaboración ha incluido alentar a Israel, desde el principio, a endurecer su bloqueo de Gaza.

El asedio de una década ha llevado a los 2 millones de residentes encerrados en el territorio a quizás su crisis más grave en un período que ha incluido sucesivos ataques militares que han matado a miles de personas.

El jueves, la única central eléctrica de Gaza se cerró después de que se agotaran los suministros de combustible de emergencia.

El territorio depende ahora de sólo 70 megavatios de energía suministrada por Israel, una fracción de los 500 megavatios que se necesitan cada día.

Un gráfico del "Poder de Energía"del periódico Haaretz de Tel Aviv demuestra que la ciudad de Gaza recibió apenas tres horas de electricidad el miércoles, mientras que algunas áreas recibieron cuatro horas.

Pero ahora con el suministro de energía por debajo del mínimo de todos los tiempos que alcanzó a principios de esta semana, la mayoría de los residentes se enfrentan a largos tramos sin ningún tipo de energía en medio del calor sofocante del verano.

Además de la oscuridad y el calor, muchos en Gaza se enfrentan a la interrupción de cualquier contacto con el mundo exterior: la compañía de telecomunicaciones Paltel PA indicó que los servicios de internet y telefónicos a miles de clientes en Gaza han sido cortados por fallas en los generadores.

Advertencias no atendidas

El miércoles, funcionarios de derechos humanos de la ONU subrayaron que los últimos cortes de energía "han profundizado la crisis humanitaria en los hospitales con condiciones precarias, aumentando la escasez de agua y el descargue de aguas residuales sin tratar en el Mediterráneo".

Sus advertencias probablemente no serán atendidas, al igual que tantas en los últimos meses, incluyendo el Comité Internacional de la Cruz Roja que señaló en mayo que Gaza estaba al borde del "colapso sistémico".

Durante meses, los centros de salud de todo el territorio han estado en crisis y el principal hospital de Gaza ha reducido drásticamente cirugías vitales porque no hay suficiente energía para el funcionamiento de los sistemas de soporte vital.

Como las plantas de tratamiento fallan, el territorio está nadando en aguas residuales.

Sin embargo, la Unión Europea, que nunca descansa en anunciar su supuesto compromiso con los "derechos humanos", ha mantenido un silencio determinado que sólo puede interpretarse como un apoyo total a las medidas que infligen tal sufrimiento a Gaza.

En cambio, la embajada de la UE en Tel Aviv, así como un alto funcionario de la ONU, alabó a la autoridad de Abbas por colaborar con Israel en aumentar el suministro de electricidad de Jenin, una ciudad en la ocupada Cisjordania.

El momento del anuncio, junto con una grotesca ceremonia de corte de cinta en la que funcionarios de la Autoridad Palestina aparecieron junto a oficiales militares israelíes, parecía calculado para echar sal en las heridas de las personas en Gaza.

Finalmente, el jueves, después de meses de ignorar a Gaza, la UE, como parte del llamado Cuarteto, emitió una vaga declaración de "preocupación" que no dijo nada acerca de las responsabilidades de Israel.

La responsabilidad de Israel

Los expertos de la ONU enfatizaron que si bien los recortes de energía por parte de Israel fueron implementados nominalmente a petición de la Autoridad Palestina en Ramallah, Israel sigue siendo legalmente responsable.

Anteriormente, altos funcionarios de la ONU han intentado minimizar la responsabilidad de Israel, trasladando la culpa a una disputa interna entre la Autoridad Palestina administrada por Abbas en Ramallah y las autoridades de Hamas que gobiernan Gaza.

En abril, la Autoridad Palestina le dijo a Israel que ya no pagaría la factura completa por la electricidad suministrada por Israel a Gaza, como parte de la campaña de Abbas para expulsar a Hamas infligiendo mayores penurias a la población de Gaza.

Durante el último mes, Israel ha reducido drásticamente la energía que suministra a Gaza, principal fuente de electricidad del territorio.

"Israel, como el ocupante que controla la entrada y salida de bienes y personas, es el principal responsable del deterioro de la situación", expresaron los expertos en derechos humanos de la ONU, según un comunicado de prensa de la ONU.

Grupos de derechos humanos afirmaron anteriormente que es ilegal que Israel, como potencia ocupante, corte la electricidad a Gaza, no importa lo que diga Abbas.

A pesar de la decisión del gabinete israelí de aceptar el "plan cruel de la Autoridad Palestina para reducir aún más el suministro de energía a Gaza", señaló B'Tselem el mes pasado, la situación en Gaza "es el resultado de la labor de Israel, lograda por su puesta en práctica una política brutal durante una larga década".

Matando bebes

Yara Ismail Bakhit, de tres años, quien sufría de una enfermedad cardiaca, murió porque se le negó un traslado médico fuera de Gaza.

El doctor Ashraf al-Qidra, portavoz del ministerio de salud de Gaza, indicó el jueves que la niña de la ciudad sureña de Khan Younis es la decimosexta persona que muere en las últimas semanas debido a que no pudieron lograr una trasferencia para una atención médica.

Los medios palestinos han circulado estas imágenes de Yara:

La muerte de Yara es otro sacrificio de la campaña de Abbas contra la población en Gaza; que surgió debido a los retrasos que su ministerio de salud está imponiendo en las solicitudes de transferencias médicas a las instalaciones de tratamiento en Israel o Cisjordania.

El ministerio de salud de Ramallah debe aprobar tales solicitudes antes de que Israel lo haga porque paga por cualquier tratamiento proporcionado en hospitales israelíes o en Cisjordania.

El Centro Palestino para los Derechos Humanos (PCHR) ha documentado una disminución constante de remisiones médicas desde abril, cuando comenzó la nueva ofensiva de Abbas contra la población en Gaza.

El PCHR indicó el lunes que el Ministerio de Salud de la Autoridad Palestina no había aprobado ni renovado las solicitudes a "cientos de pacientes que padecían enfermedades graves y crónicas sin mostrar las razones de esta decisión".

Según el PCHR, el número de solicitudes disminuyó de casi 2.200 en marzo a alrededor de 1.700 en abril y cayó por debajo de 1.500 en mayo. En junio, la Autoridad Palestina aprobó sólo 500.

A principios de junio, las autoridades médicas de Gaza habían aprobado unos 2.500 pacientes "que padecían enfermedades graves que no tenían tratamiento en Gaza" para recibir tratamiento fuera del territorio. Pero un mes y medio después, las autoridades de Ramallah sólo habían aprobado 400.

PCHR señaló que estaba "consternado" de que los hospitales de Cisjordania han comenzado a negarse a ver a los pacientes de Gaza porque no hay ninguna garantía de pago.

Mientras tanto, el Ministerio de Salud de Abbas también ha reducido el presupuesto de medicamentos para Gaza, llevándola a una grave crisis que está poniendo en grave peligro la vida de cientos de personas, incluidos niños con fibrosis quística y pacientes con cáncer.

PCHR indicó que "negar a los pacientes su derecho a recibir tratamiento médico en el extranjero, en vista de la ausencia de una alternativa adecuada en Gaza, es una clara violación del derecho a la salud garantizado por la Ley Fundamental Palestina".

PCHR pide a los gobiernos mundiales que presionen a Israel "en su calidad de potencia ocupante" para garantizar los derechos de las personas en Gaza bajo el Cuarto Convenio de Ginebra.

Asimismo, "insta a la comunidad internacional para presionar a la Autoridad Palestina para no socavar los derechos básicos de los palestinos residentes en la Franja de Gaza" y a respetar sus obligaciones en virtud del derecho internacional para el pueblo palestino que supuestamente sirve.

El problema es que la Autoridad Palestina y su líder son herramientas en manos de la llamada comunidad internacional contra los palestinos y su causa.

Su papel es ayudar a Israel a ocupar y pacificar a la población palestina, incluso a costa de la vida de los niños en Gaza.

Fuente: Why is Mahmoud Abbas letting children die in Gaza?

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org.

Fuente: Ali Abunimah, The Electronic Intifada / Traducción: Palestinalibre.org