2017 · 09 · 07 • Fuente: Ahmed el-Komi, Al Monitor / Traducción: Palestinalibre.org

Un artista palestino da voz a los pueblos palestinos no reconocidos

Mohamed Badarne ha enfocado su lente fotográfico sobre los niños palestinos de las aldeas no reconocidas en el Negev.

El fotógrafo palestino Mohamed Badarne capta la tristeza y la alegría de los niños beduinos en el Negev en su serie fotográfica "Juegos No reconocidos", Negev.

Seis niños sentados entre las ramas deshojadas de un árbol en un paisaje árido, un pequeño cobertizo de apariencia abandonado en la distancia. La imagen, una fotografía de  Mohamed Badarne, forma parte de "Juegos no reconocidos", una serie de retratos con niños de las  45 aldeas no reconocidas en el desierto de Negev, donde viven más de 75.000 beduinos. Badarne explicó a Al-Monitor que quería plantear una pregunta clave a través de su trabajo sobre los beduinos: "¿Por qué Israel destruye las aldeas del Negev?". Contestando a su propia pregunta, respondió: "Israel quiere eliminar la presencia palestina de antes de los territorios pre-1948".

El término "aldea no reconocida" se deriva a la negativa de Israel a reconocer la propiedad beduina de la tierra en la que se han establecido en el Negev, donde han tenido una presencia desde el siglo VII, mucho antes del establecimiento de Israel. Dado que los beduinos carecen de escrituras o documentos de propiedad, Israel se niega a proporcionar a sus asentamientos servicios públicos, es decir, agua, electricidad, eliminación de desechos y servicios de educación y salud. Además, las casas de los beduinos están bajo constante amenaza de demolición, porque Israel considera que han sido construidas ilegalmente. Por ejemplo, el 31 de agosto, las autoridades israelíes utilizaron bulldozers para  destruir contenedores utilizados para el almacenamiento, así como los olivos en varias aldeas.

En 2011, el gobierno israelí aprobó el Plan Prawer, cuyo objetivo era trasladar a miles de beduinos, contra su voluntad, de sus aldeas y reasentarlos en las comunidades urbanas. Los beduinos, que viven un estilo de vida semi-nómada, se opusieron al plan, haciendo hincapié en su propiedad histórica de la tierra. Las Naciones Unidas han solicitado a Israel que "reconozca y respete los derechos específicos de sus comunidades beduinas, incluido el reconocimiento de las pretensiones beduinas de propiedad de la tierra".

La vida en el Negev, dada la ausencia de servicios públicos y la destrucción de bienes personales por parte del estado, es insegura y difícil, pero los niños que Badarne ha fotografiado han logrado transformar su entorno en un patio de recreo: se suben a los árboles, juegan con los restos de objetos rotos o desechados; corren por los arenosos territorios y se divierten frente a un televisor roto.

"Los niños hacen juguetes de la nada. Crean su propio cielo entre los escombros ", remarcó Badarne. "Vi a niños jugando encima de generadores de energía, sabiendo para empezar, que no tienen electricidad".

"Los niños hacen juguetes de la nada. Crean su propio cielo entre los escombros ", remarcó Badarne.

Badarne visitó el Negev en numerosas ocasiones entre los años 2013 y 2015 y construyó relaciones con las personas que fotografió. "Las fotos se centran en los niños del Negev y pretenden mostrar la lucha por sobrevivir a pesar de las difíciles condiciones de vida", indicó Badarne. "Estas fotografías son para tratar de crear conciencia local y global sobre la situación en el Negev".

"Juegos no reconocidos" fue exhibida en la Ciudad de Gaza en marzo de 2015, poco después de que Badarne terminara de trabajar en la serie. "La misma mano israelí está destruyendo Gaza y el Negev", es como él describió el objetivo de la exhibición en ese instante. En junio de 2016, el trabajo se montó en Berlín como parte de la apertura de las Jornadas Palestinas, un festival anual organizado por el Comité de Solidaridad con los palestinos. El artista también mostró las fotografías este abril durante la Semana del Apartheid israelí en Doha. La serie viajará a Bélgica para una exposición, a partir del 2 de octubre, organizada por el Comité para la Solidaridad de los Palestinos y la Municipalidad de Bruselas.

Badarne nació en 1978 en el pueblo de Arraba, en Galilea. Se ofreció como voluntario en los campos de refugiados de Cisjordania, donde organizó un movimiento de derechos humanos con los jóvenes palestinos que viven allí. Hasta 2012, se ganó la vida como profesor de escuela secundaria y como coordinador de proyectos para una organización no gubernamental en la región. A continuación, decidió dedicar su tiempo a la fotografía, ofreciendo talleres a los fotógrafos aspirantes, así como auto retratos.

Badarne ha reunido un amplio portafolio de imágenes de los muchos aspectos de la vida palestina, desde los niños que trabajan en las calles hasta la vida cotidiana de los trabajadores de la construcción. Badarne señaló: "Mi objetivo no es sólo tomar fotos, sino crear una narración con ellas y utilizar la fotografía para echar un ojo a lo que no se ve, bajo el lema de "el arte del cambio".

Al mostrar sus fotografías en el extranjero, señaló Badarne, ha ayudado a concientizar sobre la causa palestina, y espera que haya aumentado el apoyo a la causa. "Esto es lo que significa movilizar el arte y usarlo para servir a los intereses nacionales", dijo, añadiendo que tales programas informan a la gente que los palestinos no sólo están concentrados en Cisjordania y la Franja de Gaza, sino que también viven en Israel, incluyendo el Neguev. "Mi objetivo es asegurar que la humanidad, en lugar de la injusticia, domine las tierras palestinas".

Hussam Salem, un fotógrafo palestino de Gaza que ha trabajado con Badarne, elogió su trabajo en "representar la realidad a través de sus fotos y ayudar a Palestina". Señaló a al-Monitor: "Una imagen vale más que mil palabras".

Salem cree que las imágenes de Badarne, como las de otros  fotógrafos palestinos, muestran que la vida vale la pena a pesar de todas sus dificultades. "Una simple foto con un toque humano satisface y refleja las preocupaciones, la felicidad y la tristeza de esa persona olvidada en un pueblo no reconocido. Se les da una voz".

Acerca del autor: Ahmed el-Komi, es un periodista palestino de Gaza, escribe para una serie de periódicos, revistas y medios de comunicación árabes e internacionales. Tiene una licenciatura en periodismo de la Universidad Islámica en Gaza y actualmente está trabajando en una maestría en estudios de Oriente Medio en la Universidad Al-Azhar.

Fuente: Palestinian artist gives voice to unrecognized villages

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org

 

 

Fuente: Ahmed el-Komi, Al Monitor / Traducción: Palestinalibre.org