2017 · 11 · 08 • Fuente: Agencia EFE

Policía de la ANP dice que no habrá seguridad en Gaza si siguen las milicias

El director de la Policía palestina, comandante general Hazim Atalah, aseguró hoy que no se puede controlar la seguridad en Gaza manteniendo las milicias armadas, condicionando así la reconciliación política a su desaparición.

"Es imposible. ¿Cómo puedo imponer la seguridad cuando hay todos esos cohetes, todas esas armas y lo que sea?. ¿Es posible?. No, no funciona", señaló en un encuentro con periodistas de la Asociación de Prensa Extranjera, al que asistió Efe.

Preguntado sobre cómo se va a resolver la cuestión para que la y la devolución del control a la Autoridad Nacional Palestina (ANP) pueda retomar el control total del territorio, aseguró: "No me importa si los quitan, los entierran ... No es mi problema".

Eludió así detallar qué se hará con las milicias, sobre todo las Brigadas Azedim al Kasam, brazo armado del movimiento islamista Hamás, que ha controlado durante una década el enclave, y las Brigadas Al Quds, de la Yihad Islámica.

Atalah reconoció que la transferencia de la seguridad es "el elemento más difícil" de la reconciliación palestina, iniciada el pasado octubre y que continuará con una reunión en El Cairo el próximo 21, en la que representantes de Hamás y de Al Fafah (que controla la ANP) tratarán detalles para avanzar en la unidad.

"La principal cuestión es cómo ser capaces de mantener la ley y el orden como fuerza policial en Gaza. Si no controlo todo, no puedo decir que tengo el control, que soy el jefe de la Policía", dijo, no dejando resquicio al mantenimiento de milicias armadas.

La ANP aseguró, debe ser el único que mantenga "las armas, el control legal y autorizado de la seguridad".

Atalah explicó que existe un plan para retomar el control y que su cuerpo está preparado para ello, pero que aún falta que se de la orden desde arriba para ejecutarlo.

También confirmó que la ANP ha retomado la coordinación de seguridad con Israel, suspendida en julio tras la crisis en torno a la Explanada de las Mezquitas, tras el deterioro de la imagen que causó al presidente Mahmud Abás.

"Tenemos una buena relación con nuestra contraparte en el lado israelí. No estamos avergonzados de esta relación, es cien por cien correcta y lo hacemos en interés de nuestro pueblo", declaró.

Aun así, lamentó las dificultades que sufre su cuerpo por estar bajo ocupación israelí y puso dos ejemplos: la retención por parte de Israel de 50 motos destinadas a la Policía desde hace cuatro meses y el hecho de que no puedan utilizar el laboratorio de ADN porque Israel impide la entrada de productos necesarios.

Atalah avanzó que en Gaza se destacarán entre 8.000 y 9.000 agentes, elegidos y formados entre los que estaban destinados allí antes de 2007, descartando así que la seguridad de Hamás vaya a tener un lugar en las filas de la nueva Policía.

Hamás controla aún la seguridad, aunque Atalah indicó que hay 120 agentes de la ANP en los cruces fronterizos, que Hamás entregó la pasada semana tras diez años de control absoluto.

Indicó además que se hará lo posible para que el cruce con Egipto de Rafah -único de la franja que no es con Israel- "se mantenga siempre abierto", ya que, dado el bloqueo israelí, este es "un cruce esencial".

Fuente: Agencia EFE