2017 · 11 · 13 • Fuente: Silvia Ayuso, El País - España

¿Lobby Sionista?: Azoulay mantendrá abierta la puerta de la Unesco a Estados Unidos e Israel

La exministra de Cultura francesa es confirmada como nueva directora general del organismo de la ONU

La directora general electa de la Unesco, Audrey Azoulay ERIC FEFERBERG AFP

La exministra de Cultura francesa Audrey Azoulay ha sido confirmada este viernes como la nueva directora general de la Organización para la Educación, la Cultura y la Ciencia de Naciones Unidas (Unesco), puesto que dijo que asumirá la semana que viene con una disposición al diálogo tanto para los países que han anunciado su marcha, Estados Unidos e Israel, como para el resto de los miembros de un organismo, afirmó, “irremplazable” y más “pertinente” que nunca.

“Para mí es muy importante que la Unesco mantenga la puerta abierta”, aseguró Azoulay en rueda de prensa tras ser confirmada por la Conferencia General de la Unesco. “La historia nos demuestra que abandonar este tipo de organización, que retirarse de la mesa de la conversación mundial, puede llevar a catástrofes”, agregó la que se convertirá en la segunda mujer al frente del organismo de la ONU con sede en París tras la búlgara Irina Bokova, a la que sustituye en el cargo.

Azoulay (París, 1972) fue confirmada como nueva directora general por 131 votos a favor y 19 en contra. Diez países se abstuvieron y 24 de los votos fueron nulos. En total, 184 de los 195 Estados miembros —es decir, aquellos que están al día en el pago de sus cuotas— tenían derecho a votar para confirmar a la nueva directora general, que fue seleccionada por el Consejo Ejecutivo de la Unesco en octubre tras lograr imponerse al catarí Hamad bin Abdulaziz Al-Kawari, que llegó con Azoulay a la final después de varias rondas de votaciones a puerta cerrada.

La selección de la francesa —cuya candidatura, presentada en el último momento, indignó a algunos países árabes que aspiraban a que el puesto fuera ocupado, por primera vez, por alguien procedente de esta región— se produjo un día después de que Estados Unidos e Israel anunciaran su intención de abandonar la Unesco el año próximo, entre otros por considerar al organismo de tener un sesgo antiisraelí. La decisión no constituyó una gran sorpresa, ya que Washington lleva sin pagar sus cuotas —casi la cuarta parte del presupuesto total del organismo— desde 2011, tras la admisión de Palestina como Estado miembro de pleno derecho. Sí causó un cierto estupor el momento elegido para hacer su anuncio, justo antes de la elección de un nuevo jefe de la Unesco. Azoulay, que fue ministra de Cultura el último año del Gobierno del socialista François Hollande, es judía. Creció entre Francia y Marruecos, de donde son originarios sus padres, descendientes de sefardíes. Su padre, André Azoulay, fue consejero del rey Hassan II y, después, de su hijo, Mohammed VI.

En su primera comparecencia ante los medios, este viernes, la nueva directora general insistió en que estará en todo momento “abierta al diálogo” con EE UU e Israel, pero subrayó que sus prioridades van más allá de intentar volver a atraer a estos países al seno de una organización que debe “convencer, por la pertinencia de las acciones, de lo que aportamos como valor añadido”.

“Creo que la dificultades que tiene la Unesco de hoy son dificultades políticas y financieras, pero no estratégicas”, continuó. “El mandato de la Unesco sigue siendo pertinente y creo que desviarnos de las cuestiones de fondo, que son la educación, las ciencias, la cultura, la defensa de las libertades en un marco multilateral, sería una pérdida para los Estados, y también para la organización”.

Fuente: Silvia Ayuso, El País - España