2018 · 02 · 23 • Memo

Informe: Israel tortura a niños palestinos

Sobre el uso de la violencia letal, Amnistía Internacional ha señalado que las fuerzas israelíes mataron a 76 palestinos y un ciudadano extranjero en 2017, y ha agregado que 'muchos, incluidos niños, fueron fusilados y asesinados ilegalmente sin representar una amenaza inmediata para la vida'.

Las autoridades y las fuerzas armadas israelíes han llevado a cabo ejecuciones extrajudiciales, torturas a presos palestinos y defensores de los derechos humanos, señala el nuevo informe anual de Amnistía Internacional.

2017 “marcó el 50 aniversario de la ocupación de Israel de los Territorios Palestinos [ocupados]”, señaló Amnistía, “y el décimo aniversario del bloqueo ilegal de la Franja de Gaza”.

Las autoridades israelíes intensificaron la expansión de los asentamientos y la infraestructura conexa en toda Cisjordania, incluida Jerusalén oriental, y han llevado a cabo una gran cantidad de demoliciones de propiedades palestinas, desalojando por la fuerza a más de 660 personas“, declara el informe.

“Muchas de estas demoliciones fueron eran propiedad de beduinos y de comunidades de pastoreo que las autoridades israelíes planearon transferir por la fuerza”.

Amnistía también ha criticado “el bloqueo aéreo, terrestre y marítimo de Israel a la Franja de Gaza”, que declara es “castigar colectivamente a toda la población de Gaza de aproximadamente 2 millones de habitantes”.

Sobre el uso de la violencia letal, Amnistía Internacional ha señalado que las fuerzas israelíes mataron a 76 palestinos y un ciudadano extranjero en 2017, y ha agregado que “muchos, incluidos niños, fueron fusilados y asesinados ilegalmente sin representar una amenaza inmediata para la vida”.

Algunos asesinatos, continua Amnistía, “parecían haber sido ejecuciones extrajudiciales”.

En todos los territorios ocupados, “las fuerzas israelíes, incluidas las unidades encubiertas, utilizaron una fuerza excesiva y en ocasiones letal cuando usaban balas de metal recubiertas de goma y munición real contra los manifestantes palestinos”, matando “al menos a 20 e hiriendo a miles”.

El informe anual de Amnistía señala el asesinato en diciembre del “discapacitado Ibrahim Abu Thurayya“, que “recibió un disparo en la cabeza de un soldado israelí mientras permanecía en su silla de ruedas junto a un grupo de manifestantes, cerca de la valla que separa Gaza de Israel”.

El nuevo informe también comenta el uso de Israel del encarcelamiento masivo como herramienta de represión política, documentando cómo “Israel ha detenido y ha continuado encarcelando a miles de palestinos de los Territorios Palestinos ocupados, principalmente en cárceles en Israel, violando así el derecho internacional”.

Las autoridades israelíes también “continuan sustituyendo la detención administrativa por acciones penales”, afirma Amnistía, “deteniendo a centenares de palestinos, incluidos niños, líderes de la sociedad civil y trabajadores de ONG, sin cargos ni juicio bajo órdenes renovables, según información retenida a los detenidos y sus abogados ”

Además, “los soldados israelíes, la policía y los agentes de la Agencia de Seguridad de Israel [Shin Bet] han sometido a detenidos palestinos, incluidos niños, a torturas y otros malos tratos con impunidad, en particular durante el arresto y el interrogatorio”.

Amnistía Internacional también ha acusado a las autoridades israelíes de utilizar “una serie de medidas, tanto en Israel como en los Territorios Palestinos ocupados, para atacar a los defensores de los derechos humanos que han criticado la continua ocupación de Israel”.

Otros temas que aborda el informe, en relación con las continuas violaciones de derechos de Israel, incluyen la falta de responsabilidad, “más de tres años” después, de “ataques evidentemente ilegales, incluidos crímenes de guerra” cometidos por el ejército israelí en su asalto a Gaza en 2014.

Memo