2018 · 05 · 17 • Fuente: Primera Edición - Argentina

Tras la matanza del lunes, Israel volvió a bombardear Gaza

La aviación israelí lanzó varios ataques contra objetivos en la Franja de Gaza, justificados como respuesta a disparos de ametralladoras efectuados contra la localidad israelí de Sderot.

Explosiones causadas por los bombardeos del régimen israelí en la asediada Franja de Gaza, 16 de mayo de 2018.

El Ejército israelí informó este jueves en Twitter que los ataques fueron dirigidos contra instalaciones del movimiento Hamas, y entre los objetivos había varios edificios, la infraestructura de un complejo militar y un taller para la fabricación de armas.

Por su parte, el Ministerio palestino de Salud en Gaza dijo, citado por DPA, que una persona resultó herida por los bombardeos de la aviación israelí.

El lunes, soldados israelíes mataron a 60 palestinos que se manifestaban junto a la valla de seguridad que separa a Israel de la Franja de Gaza, en protesta contra el traslado de la embajada de Estados Unidos de Tel Aviv a Jerusalén y contra el bloqueo impuesto por Israel y Egipto al enclave costero palestino.

Qué pasó el lunes

De un lado de la valla que separa Israel de la Franja de Gaza, miles de manifestantes palestinos. Del otro, las fuerzas armadas de Israel. Y entre los efectivos desplegados, cientos de francotiradores.

Las protestas a lo largo de la frontera derivaron este lunes en el mayor baño de sangre en Gaza en un solo día desde la guerra de 2014. Más de 58 palestinos murieron a manos del ejército israelí y 1.350 resultaron heridos de bala, según las autoridades palestinas.

A escasos 40 kilómetros, en Jerusalén, miembros del Gobierno israelí, entre ellos el primer ministro, Benjamín Netanyahu, y representantes de Estados Unidos asistían a la inauguración de la nueva embajada estadounidense. Este acto, motivo de celebración para Israel, fue uno de los desencadenantes de la protesta palestina.

Benjamín Netanyahu dijo que su país actuó "en defensa propia" y que cada nación tenía el derecho a defender sus fronteras.

Pero la tensión en la zona había ido en aumento desde que hace seis semanas comenzó la llamada Gran Marcha del Retorno, que concluyó el martes 15 de mayo, fecha en la que los israelíes celebran el nacimiento de su Estado y los palestinos conmemoran el día de la Nakba, el "desastre".

Los incidentes, en los que según las autoridades palestinas murieron menores de edad, son parte de una protesta de seis semanas conocida como la "Gran Marcha del Retorno" en la que los palestinos piden la devolución de los territorios ocupados por Israel.

Qué es la Nakba

Para unos es una jornada de júbilo, para otros es el "día de la catástrofe": todo depende del punto de la frontera de Gaza desde el que se mire. En Israel, el 14 de mayo es la "fiesta patria", la fecha de la fundación de su estado en 1948, el momento culminante de su forja como nación. Para los palestinos, en cambio, es el momento en que comenzó su tragedia.

Lo celebran un día después y lo consideran la fecha más triste de su calendario: el 15 de mayo es Nakba, la "catástrofe", el momento en que recuerdan cuando fueron desplazados de sus tierras.

Es desde hace dos décadas una jornada tradicional de manifestaciones y lamentos en la Franja de Gaza y este año no fue diferente.

El concepto de la Nakba o "día de la catástrofe" lo introdujo en 1998 el entonces presidente Yasser Arafat, para conmemorar el desplazamiento de cientos de miles de palestinos durante el conflicto que provocó la creación de Israel el 14 de mayo de 1948.

En su libro"El nacimiento del problema de los refugiados palestinos revisado", el historiador Benny Morris explica que un día después, más de 750.000 palestinos huyeron o fueron expulsados de sus tierras ante el avance de las tropas israelíes. Muchos lo abandonaron todo y huyeron con las llaves de sus casas, que con los años devinieron en símbolo de las celebraciones por este día.

Israel, por su parte, asegura que los palestinos huyeron para escapar de la invasión de Egipto, Jordania, Siria e Irak, que intentaban contener la victoria judía, y como consecuencia de las reiteradas demandas de líderes árabes a que los palestinos abandonaran esos territorios para no sufrir las consecuencias de la guerra.

A la conclusión del conflicto, Israel negó a los palestinos que habían huido la posibilidad de regresar a sus hogares y consideró que tenía derecho a confiscar las propiedades que habían dejado, ya que sus dueños se encontraban "ausentes".

La ONU creó entonces decenas de campamentos de refugiados en los países limítrofes e incluso en Jerusalén Oriental, pero las tensiones y enfrentamientos entre ambas partes son crecientes desde entonces. Para los palestinos, comenzó así la Nakba, aunque el término en sí mismo es motivo de confrontación entre los dos países.

Israel niega la existencia de tal "catástrofe" y considera que el término "socava la legitimidad" de su Estado. Sin embargo, cada año, el 15 de mayo los palestinos protestan por los distintos incidentes que han marcado su tensa relación con Israel. Y es que, a su criterio, la Nakba no terminó ese día y consideran que se refleja en los múltiples conflictos posteriores.

Fuente: Primera Edición - Argentina