2018 · 06 · 11 • Fuente: Agencia EFE

El Gobierno israelí no logra acuerdo para aliviar las restricciones en Gaza

El Gabinete de Seguridad israelí concluyó anoche una reunión para abordar el empeoramiento de la situación humanitaria en Gaza, sin lograr ningún acuerdo concreto para aliviar las restricciones al enclave, informó hoy la emisora estatal Kan.

El jefe del Ejecutivo israelí, Benjamín Netanyahu, propuso a los ministros que planteasen iniciativas e ideas a debatir, pero ninguna de ellas fue llevada a votación.

El jefe del Estado mayor israelí, Gadi Eisenkot, presentó a los ministros propuestas concretas para aliviar las necesidades humanitarias urgentes en Gaza, aunque argumentó que no se pueden tomar medidas a medio o largo plazo hasta que sean devueltos dos civiles que entraron por error en el enclave palestino y los cuerpos de los dos soldados muertos que retiene el movimiento islamista Hamás.

Las autoridades israelíes consideran que el deterioro de la situación socio-económica para la población gazatí puede llevar a una nueva escalada de tensión con Israel, afirma el periódico Maariv.

Durante la reunión del Gabinete de Seguridad, que se prolongó unas cuatro horas, se plantearon varias opciones, entre ellas la del ministro de Energía, Yuval Steinitz, que propuso el establecimiento de un puerto en Chipre bajo supervisión israelí para servir a Gaza, o la del titular de Vivienda, Yoav Galant, que planteó la creación de una zona industrial conjunta para israelíes y gazatíes.

El ministro de Transportes e Inteligencia, Yisrael Katz, devolvió a la mesa el plan para construir frente a la Franja una isla artificial que proporcione electricidad, agua desalinizada y un puerto de carga, plan que chocó con la opinión en contra del titular de Defensa, Avigdor Lieberman.

Lieberman y el ministro de Educación, Naftalí Bennet, expresaron sus reservas sobre la posibilidad de mejorar las condiciones en el enclave costero mientras siga bajo control de Hamás y hasta que no se libere a dos civiles israelíes con problemas mentales que entraron en la Franja por su propio pie y se entreguen los cadáveres de Hadar Goldin y Oron Shau, soldados caídos durante la operación Margen Protector (2014).

El grupo islamista solo quiere entregar los cuerpos y a los civiles en el marco de un intercambio de presos.

Gaza, bajo bloqueo israelí desde 2007 apoyado por Egipto, que tampoco abre su frontera, tiene unos altos niveles de pobreza agravada por el cierre y los efectos de tres conflictos armados entre las milicias armadas palestinas e Israel en la última década.

El índice de desempleo es de los más altos del mundo, según datos del Banco Mundial (un 44 %), de los dos millones de habitantes, casi el 70 % son refugiados, y de estos, cerca de un 80 % depende de la ayuda internacional.

La división interna entre el partido Al Fatah, al frente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) en Cisjordania y Hamás, que controla Gaza desde que expulsó a las fuerzas leales al presidente Mahmud Abás en 2007, es otro de los principales factores en el deterioro de la situación humanitaria.

Fuente: Agencia EFE