2018 · 06 · 18 • Fuente: Juan Carlos Sanz, El País - España

Israel plantea una 'ley mordaza' contra quienes graben la actuación de sus soldados

El proyecto legal aprobado por el Gobierno de Netanyahu prevé penas de hasta 10 años de cárcel

Un soldado israelí apunta con su arma junto a dos reporteros, el pasado diciembre en Hebrón (Cisjordania). REUTERS

La condena por homicidio a un soldado que remató en 2016 a un atacante palestino malherido en Hebrón (Cisjordania), conmovió a la sociedad de Israel. Un activista de una ONG pacifista documentó inapelablemente los hechos en un vídeo difundido en las redes sociales. Para impedir que esto vuelva a ocurrir, el Gobierno aprobó este domingo un proyecto de ley mordaza que prohíbe tomar imágenes de las actuaciones de las tropas y prevé penas de hasta 10 años de cárcel.

El partido ultranacionalista Israel Nuestro Hogar, dirigido por el ministro de Defensa, Avigdor Lieberman, ha propuesto la nueva legislación para castigar a quienes fotografíen o filmen a los soldados con una pena máxima de cinco años de prisión, si se pretende “desmoralizar a los soldados”, que se elevará hasta 10 años en el caso de que se busque “socavar la seguridad del Estado”. Las mismas sanciones penales recaerán sobre quienes difundan los contenidos audiovisuales, ya sea a través de las redes sociales o de los medios de comunicación.

Todos los partidos que integran la coalición presidida por el primer ministro Benjamín Netanyahu, en el Ejecutivo más derechista de la historia del Estado hebreo, han secundado la iniciativa legal. El fiscal general de Israel, Avichai Mendelblit, advirtió de que la prohibición general de tomar imágenes de las tropas choca con principios constitucionales y de que la nueva norma, si es aprobada por la Kneset (Parlamento) en su actual redacción, será previsiblemente anulada por el Tribunal Supremo. Un miembro de la coalición —que cuenta con mayoría absoluta en la Cámara— aseguró al diario Haaretz que el texto será revisado antes de ser sometido a votación por los diputados.

El preámbulo de la ley mordaza que ha recibido la luz verde del comité ministerial de legislación del Gabinete responsabiliza a ONG israelíes y a organizaciones propalestinas de haber creado el “preocupante fenómeno de tomar imágenes de la actuación de los soldados”. “Grupos como B’Tselem o Breaking the Silence y movimientos que apoyan el BDS (Boicot, Desinversión y Sanciones) pasan días enteros cerca de las tropas a la espera de alguna acción que documentar de forma sesgada para difamar a las Fuerzas Armadas (...) lo que suele interferir en las operaciones militares”, reza la exposición de motivos. El ministro de Defensa aseguró a través de Twitter que la nueva normativa persigue “poner fin a los ataques de grupos que intentan destruir Israel y apoyan el terrorismo para desacreditar, humillar y perjudicar a los soldados”.

“Enmascarar crímenes”

Las imágenes que recopilan desde hace años organizaciones pacifistas israelíes y activistas palestinos se han multiplicado exponencialmente ahora por la expansión del uso de teléfonos con cámara de fotos en Cisjordania, donde la reciente instalación de redes de telefonía móvil 3G, con transmisión de datos, confiere inmediatez a las denuncias de abusos cometidos por las tropas.

“Esta decisión del Gobierno busca enmascarar los crímenes contra nuestro pueblo de los soldados israelíes, que tendrán ahora las manos libres”, dijo a Reuters el viceministro de Información palestino, Fayez Abu Aitta. “Si el Gobierno se avergüenza de la ocupación, debe tomar medidas para que termine pronto”, destacó un portavoz de B’Tselem, “nosotros seguiremos documentando la realidad pese a esta absurda legislación”. “Cuando uno se comporta correctamente no hay ninguna necesidad de ocultar lo hechos”, advirtió desde la oposición laborista la diputada Ksenia Svetlova, citada por France Presse. El centro de estudios Instituto para la Democracia en Israel considera que, ante la vaguedad del texto legal aprobado por el Gobierno, solo el Ejército podrá estar capacitado para tomar imágenes de los soldados para evitar así que sus actuaciones puedan ser denunciadas e investigadas por la justicia penal internacional.

El militar israelí Elor Azaria, un soldado de reemplazo, fue declarado culpable de homicidio por un consejo de guerra y condenado a 18 meses de cárcel por haber rematado de un tiro en 2016 a Abdelfatá al Sharif, de 21 años. El joven palestino yacía malherido después haber apuñalado a un centinela israelí en un puesto de control de Hebrón. Azaria fue excarcelado el pasado mes de mayo tras una reducción de condena.

“¿Quién establece qué constituye un perjuicio para la moral de la tropa?”, se interrogaba Haaretz en el editorial. “Cabe margen para interpretar que es posible castigar a los activistas de derechos humanos, a los periodistas y a cualquiera que tenga un teléfono inteligente. Esta ley viola la libertad de expresión, el derecho de la prensa a informar, impulsa la censura y muestra a Israel, en general, y al Ejército, en particular, como alguien que tiene algo que ocultar”.

Fuente: Juan Carlos Sanz, El País - España