2018 · 07 · 19 • Fuente: Arjuna, Contrainformacion.es

La adolescente palestina Ahed Tamimi cumple su séptimo mes en prisión entre voces que piden para ella la cadena perpetua

En prisión ha sufrido acoso sexual y torturas psicológicas (amenazas contra su familia y amigos) durante los duros interrogatorios que le realizan los machos de los servicios secretos israelíes, la temida Shabak.

La adolescente palestina Ahed Tamimi, de 17 años de edad, cumplió hoy su séptimo mes en prisión entre voces que piden para ella cadena perpetua por “haber humillado” al Estado de Israel con las bofetadas que propinó a un soldado que representaba “el poderío del Ejército hebreo” y “sus victorias militares contra los árabes”.

Ahed Tamimi abofeteó a un soldado israelí e increpó a otro en el patio de su casa el pasado 15 de diciembre -suceso que fue filmado por su madre y difundido internacionalmente- tras conocer que un primo suyo Mohamed, de 14 años, recibió a bocajarro un disparo en la cara que le dejó en estado de coma (y, tras ser operado, una grave deformación craneal).

“Hay una parte de la sociedad israelí que ve el video como una humillación nacional (…) El ministro de Educación, Naftali Benet (entre otros) ha llegado a pedir la cadena perpetua para Ahed Tamimi. La querían entre rejas de por vida”, dijo Gaby Lasky, la abogada judía-mexicana de la chica, en una entrevista con el diario suramericano (on line) Nueva Sión.

Gaby Lasky, de 51 años, agregó que no es nada fácil defender a Ahed Tamimi, al igual que a otros menores palestinos (hay unos 600 detenidos) ya que continuamente es acusada de “traidora” y recibe “amenazas de muerte”, (por teléfono, carta, etc.), contra ella y sus hijos.

Esta mujer, que enfatiza que trabaja en “un despacho de abogadas”, “no de abogados”, ha denunciado que el Tribunal Militar de Ofer (que juzga a los palestinos en la Cisjordania ocupada) “no se propone hacer justicia, sino perpetuar la ocupación”.

Gabi (Gabriela Lasky), quien llegó a Israel desde México cuando tenía 15 años y habla correctamente castellano, escribió recientemente un mensaje de agradecimiento (lo mismo ha hecho con otras personalidades y estrellas) a la actriz judía-estadounidense Natalie Portman, quien se negó a ir a Jerusalén a recoger el Premio Génesis, dotado con dos millones de dólares, en rechazo a los más de 140 palestinos que perdieron la vida en las protestas contra la ocupación que han tenido lugar durante últimos meses.

Ahed Tamimi fue detenida el pasado 19 de diciembre en su aldea de Nabi Saleh (Cisjordania ocupada), es decir, cuatro días después del incidente de las bofetadas, y condenada a ocho meses de cárcel. En prisión ha sufrido acoso sexual y torturas psicológicas (amenazas contra su familia y amigos) durante los duros interrogatorios que le realizan los machos de los servicios secretos israelíes, la temida Shabak.

Gaby Lasky afirma que los sionistas desean vejarla para quebrar su espíritu.

“Fue detenida a las 00:04 de la madrugada por soldados que entraron en su dormitorio, la sacaron de la cama en pijama y la arrastraron como si fuera un trapo. Luego revolvieron todas las habitaciones dejando su casa patas arriba, en vez de requerir su presentación en los tribunales”, enfatiza Lasky.

Gaby Lasky es partidaria de dos pueblos, dos Estados, ya que a su juicio es la única forma de resolver los conflictos entre judíos y palestinos.

Uno de los problemas más graves radica en el estatus de Jerusalén. Israel quiere convertir la ciudad en su capital eterna. No obstante, junto a Lasky hay una corriente de judíos progresistas (minoría) que aceptaría una soberanía compartida de Jerusalén o incluso dividir (sin muros) la ciudad, posibilitando que la zona oriental se convierta en la capital de Palestina.

La cruda realidad es que el gobierno de Benjamín Netanyahu (de extrema derecha) desea borrar del mapa a los palestinos, a los que quiere ahogar en la franja de Gaza para que se vean obligados a buscar el exilio o, desesperados, “provoquen a Israel” para justificar así “una guerra defensiva” y la subsiguiente ocupación total de las tierras sagradas que regaló Yahvé al pueblo elegido.

Esta fase del cautiverio de Ahed Tamimi, en un módulo de castigo, ha coincidido con el mundial de fútbol de Rusia, acontecimiento planetario aprovechado por Israel para meter cuñas publicitarias en televisión en las que salen varias señoritas, alegres y despreocupadas, que invitan al mundo a conocer “las coloridas y divertidas” ciudades de Tel Aviv y Jerusalén.

Contra esa y otras propagandas de Israel (apoyadas por los que realmente ostentan el poder en el mundo) poco pueden hacer los idealistas que, a pesar de los mazazos que reciben, siguen llamando a las puertas del Cielo. Siguen soñando con una patria Palestina donde poder crecer y vivir en paz.

Fuente: Arjuna, Contrainformacion.es