2018 · 08 · 27 • Fuente: Amira Hass, Haaretz / Traducción: Palestinalibre.org

Activista noruega disparada dos veces en una semana por soldados israelíes en las protestas de Cisjordania

Soldados israelíes hirieron con balas de goma dos veces en una semana a una activista noruega que protestaba contra los soldados en la Cisjordania ocupada.

La activista Kristin Foss es llevada en una ambulancia después de recibir un disparo con una bala de goma en Kafr Qaddum, agosto de 2018. Foto: Matan S. Cohen / Haaretz

Kristin Foss, de 43 años, participaba en las protestas que se celebran en el pueblo de Kfar Qaddum, al norte de Cisjordania, para pedir que se abra una carretera entre el pueblo y la ciudad de Nablús y que se permita a los campesinos del pueblo cultivar sus tierras.

Los soldados israelíes dispararon balas de goma contra la activista norega, hiriéndola, en dos ocasiones,  primero recibió un disparo en el abdomen el 18 de agosto y luego en el tobillo el viernes pasado, una semana después.

El camino y el acceso a sus campos fueron bloqueados hace unos 15 años para permitir la expansión del asentamiento de Kedumim. Durante alrededor de una década, los aldeanos se han estado manifestado todos los viernes, y recientemente se sumaron protestas los sábados y las protestas cuentan con la presencia de activistas del MSI y de activistas israelíes judíos.

Kristin Foss antes de una protesta en Kafr Kaddum, agosto de 2018. Matan S. Cohen / Haaretz

Foss informó que cuando llegó a Kafr Qaddum el 18 de agosto, ya había habido enfrentamientos entre soldados y jóvenes de la aldea. Un grupo de soldados estaba en el balcón de una casa, otro estaba en la calle de abajo. Foss y una segunda activista se mantuvieron a cierta distancia de los soldados y los jóvenes aldeanos, pero a la vista de los soldados. Cuando los enfrentamientos se calmaron, un viejo palestino, cuyo auto los soldados habían confiscado y estaban usando como escudo, se acercó a las dos mujeres.

Les pidió que lo acompañasen cuando solicitara la devolución de su automóvil. Los tres caminaron hacia los soldados, con sus manos en el aire. Foss sostuvo su celular con una mano, filmando el auto y los soldados. El dueño del auto llegó a los soldados antes que Foss y su colega, quienes se detuvieron a unos 20 metros del hombre y los soldados. Uno de los soldados gritó a las dos mujeres en hebreo. Foss gritó que el hombre quería su auto.

Ella señala que el soldado gritó que la situación era peligrosa y ella respondió, otra vez gritando, que el único peligro era que el rifle la estaba apuntando. Oyó un solo disparo, seguido por otro que le golpeó el vientre. Foss fue la única persona que recibió un disparo ese día.

A pesar de que la herida aún no había sanado, Foss regresó a la aldea el viernes pasado. Alrededor de 20 activistas israelíes (de 50 a 70 años) de un grupo llamado Reakha Kamokha "(" tu prójimo como a ti mismo ") ya estaban allí. Nirit Haviv, uno de los activistas israelíes, le indicó a Haaretz que los soldados entraron a la aldea antes del final de las oraciones del viernes en la mezquita y antes de que comenzara la manifestación, y que los jóvenes del pueblo les arrojaron piedras.

Haviv y tres de sus colegas israelíes se acercaron a los soldados para sugerir que se fueran, a fin de prevenir la violencia. Siguió una discusión educada, y Haviv les preguntó a los soldados por qué habían disparado contra una mujer la semana anterior. Ella dice que uno de ellos le dijo: "De qué estás hablando, no dispararíamos a las mujeres a menos que estuvieras junto al principal incitador". Los activistas se alejaron a petición de los soldados, que comenzaron a disparar gas lacrimógeno y granadas, seguidas de balas de goma.

Kristen Foss le dijo a Haaretz que tan pronto como se dispararon las granadas de gas lacrimógeno, los jóvenes se dispersaron. Se levantó y comenzó a caminar, y luego sintió el golpe en el tobillo. Ella fue la primera en recibir el disparo, y la primera en recibir tratamiento en la pequeña clínica del pueblo. Fue seguida por un joven que recibió un disparo en el hombro; un hombre mayor, que sostenía una bandera durante las protestas recibió un disparo en el cuello; y un niño de 8 años que recibió un disparo en la espalda. El niño recibió un disparo mientras estaba de pie junto a su padre, Murad Eshtewi, uno de los organizadores de las protestas. Foss, el niño y otra persona herida fueron trasladados a Nablus en ambulancia, pero a la salida del pueblo se le dijo al conductor que regresara porque a otra persona le habían disparado con balas de plástico en tres lugares diferentes. Nueve personas en total recibieron disparos y heridas el viernes.

El jueves, en respuesta a una consulta de Haaretz sobre el primer incidente, el 18 de agosto, la Oficina del Portavoz de las Fuerzas de Defensa de Israel señaló que "las denuncias sobre la presunta lesión a no combatientes por medios de dispersión de masas serán investigadas".

El sábado, en referencia al segundo tiroteo de Foss, la Oficina del Portavoz de las FDI indicó que los disturbios violentos han ocurrido todos los fines de semana durante mucho tiempo. "Los días 18 y 24 de agosto se produjeron violentos disturbios en el área de la aldea, en el curso de los cuales los palestinos, algunos de ellos enmascarados, arrojaron piedras a los soldados de las FDI y, por primera vez, también quemaron neumáticos. Se investigarán las denuncias sobre la presunta lesión a no combatientes por medios de dispersión de la multitud y se presentará el hallazgo a la Oficina del Abogado General Militar".

Fuente: Norwegian Activist Shot Twice in a Week by Israeli Soldiers in West Bank Protests

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org.

Fuente: Amira Hass, Haaretz / Traducción: Palestinalibre.org