2018 · 11 · 07 • Fuente: Maram Alkayed, Global Voices

Jordania reclama tierras 'arrendadas a los israelíes' según tratado de paz de 1994

Por mucho tiempo, los jordanos se han referido a las tierras de of Baqoura (Naharayim en hebreo) y Ghumar como “tierras jordanas arrendadas a los israelíes” según el tratado de paz israelí-jordano de 1994.

Monumento actual en Baqoura/Naharayim. Foto de Yoavd vía dominio público. Fuente: Wikipedia.

La decisión del rey jordano Abdullah II de interrumpir secciones del Tratado de Paz de Wadi Araba que restableció para Jordania varias zonas de tierras arrendadas a Israel fue bien recibida por los jordanos, que calificaron la medida de “victora histórica”.

Por mucho tiempo, los jordanos se han referido a las tierras de of Baqoura (Naharayim en hebreo) y Ghumar como “tierras jordanas arrendadas a los israelíes” según el tratado de paz israelí-jordano de 1994. En una entrevista televisiva de marzo con el primer ministro y jefe de las negociaciones de paz, Abdel Salam Majali, se reveló que las tierras eran “terrenos de propiedad privada israelí bajo soberanía jordana”, lo que dejó impactados a israelíes y jordanos.

Ciudadanos, partidos políticos y parlamentarios jordanos revisaron los términos del tratado de paz y confirmaron que los anexos referidos a las dos zonas no mencionan el término “arrendamiento” a pesar de la percepción del público.

El tratado de paz pone a las tierras de Baqoura y Ghumar bajo un “régimen especial” entre los dos países por un periodo de 25 años, que termina en octubre de 2019. El acuerdo implicaba que las zonas no estaban sujetas a legislación aduanera ni migratoria. También concedía derechos ilimitados de viaje y de propiedad a los israelíes.

En caso que alguno de los países no quiera renovar los términos del acuerdo está obligado a dar un aviso con un año de anticipación o los términos se renuevan automáticamente.

La revelación de marzo enfureció al público, que pensó que el uso continuo del término “arrendamiento” al referirse al asunto en años anteriores era un “intento deliberado de engañar al público”. El presidente del Consejo de Asociaciones Profesionales, Ibraheem Tarawneh, lo reiteró en una conferencia de prensa:

"Estuvimos engañados pensando que era un arrendamiento que terminaría después de 25 años, pero ahora sabemos que no hay arrendamiento y que todo este tiempo hemos estado bajo lo que se califica como ocupación y explotación israelí".

Los jordanos pasaron los siete meses siguientes exigiendo un pronunciamiento claro del Gobierno con respecto al vencimiento del anuncio que Jordania debe hacer si quieres poner fin a los anexos.

El Gobierno se negó a comentar al respecto y el 19 de octubre de 2018, cuatro dias antes del plazo para la renovación de los términos, activistas jordanos tomaron las calles para expresar una fuerte posición contra la renovación, que llamaron una “mancha de vergüenza que ha acosado mucho tiempo al pueblo jordano”.

Dos días después de las protestas, el anuncio del rey del deseo de Jordania de dar por terminados los anexos de Baquoura y Ghumar en el tratado se hizo a través de Twitter, y logró reacciones positivas de jordanos que estaban ansiosos por el silencio del Gobierno en el asunto.

Baqoura y Ghumar encabezan nuestras prioridades. Nuestra decisión es poner fin a los anexos de Baquoura y Ghamar del tratado de paz Jordania-Israel de 1994 por nuestra determinación de tomar decisiones que sirvan a Jordania y los jordanos.

El Gobierno no ha dado a conocer los siguientes pasos en términos de reclamación de tierras, pero los analistas políticos prevén que en el caso de las tierras de Baqoura —propiedad privada de israelíes— el Gobierno deberá adquirirlas de sus legítimos propietarios.

En cuanto a Ghumar, el “régimen especial” quedará anulado junto con el tratado, se restituirán las tierras a la soberanía jordana y se restablecerán las regulaciones como legislación aduanera y migratoria, dejadas sin efecto en el tratado.

Luego del anuncio del rey, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, tuiteó ese día:

Iniciaremos negociaciones con Jordania sobre la posibilidad de extender el acuerdo existente. Pero sin duda, el tratado es un activo importante y valioso para ambos países.

No hubo más discusión de ningún lado después del tuit de Netanyahu, aunque empezaron a circular rumores de que Israel iba a recortar el suministro de agua a Jordania. Esto fue negado inmediatamente por el Gobierno jordano.

Traducido por Gabriela Garcia Calderon Orbe

Fuente: Maram Alkayed, Global Voices