2018 · 11 · 16 • Fuente: Middle East Monitor en Español

Un tribunal dictamina que el estado israelí no es responsable de los daños causados a un adolescente en Gaza

Un tribunal israelí ha dictaminado que el estado israelí no es responsable de los daños provocados ​​a un menor palestino de 15 años en Gaza. Esta sentencia sienta un triste precedente, puesto que crímenes cometidos por Israel podrían quedar impunes ante otras acciones legales.

Un palestino herido recibe atención médica después de que las fuerzas israelíes dispararan con fuego real contra los manifestantes palestinos en la 15ª protesta marina en la Franja de Gaza el 5 de noviembre de 2018 [Mohammed Asad / Middle East Monitor]

Un tribunal israelí ha dictaminado que el estado israelí no es responsable de los daños provocados ​​a un menor palestino de 15 años en Gaza. Esta sentencia sienta un triste precedente, puesto que crímenes cometidos por Israel podrían quedar impunes ante otras acciones legales.

Attiya Fathi Al-Nabaheen, de 15 años, fue blanco de los disparos de las fuerzas israelíes el 11 de noviembre de 2014, cuando comenzaba la ofensiva israelí contra Gaza de 2014. Attiya se encontraba en una propiedad de su familia cerca de Al-Bureij, en el centro de la Franja de Gaza y cerca de la línea de separación con Israel, cuando fue recibió un disparo a corta distancia. Ese disparo le dejó tetrapléjico y obligado a desplazarse en silla de ruedas.

El caso de Attiya fue llevado ante la “corte israelí de distrito de Beersheba” por dos Organizaciones No Gubernamentales: el Centro Al Mezan para los Derechos Humanos y el Centro Legal para los Derechos de las Minorías Árabes en Israel (conocido como Adalah), en un intento de conseguir justicia por los disparos y heridas provocadas.

Sin embargo, este tribunal ha fallado en contra de Attiya y su familia, citando el “artículo 5 / B-1 de la enmienda 8 de la ley de errores civiles”, o “ley de la responsabilidad del Estado” de 1952. Según la agencia de noticias Wafa, el artículo en cuestión establece que “la población residente de cualquier territorio declarado por el gobierno israelí como” territorio enemigo ” – Gaza fue declarado como tal en 2007 – no pueden optar a recibir compensaciones de Israel”.

Citando un comunicado de prensa emitido por Adalah, Wafa ha añadido: “al extender la aplicación de una nueva ley promulgada en 2012 a todos la población residente en Gaza, se le impide ahora exigir justicia y reparación en Israel, independientemente de las circunstancias y la gravedad de las lesiones o daños reclamados.”

Adalah explica también que Israel ha usado repetidamente esta ley para desechar cientos de casos similares a los de Attiya, en muchas ocasiones en base a criterios que son imposibles de verificar para la población palestina de Gaza. Estos criterios incluyen declarar a las personas de Gaza que sean heridas durante las operaciones militares israelíes como no aptos para solicitar indemnizaciones, exigir miles de dólares en garantías judiciales, y forzar a la población palestina a otorgar un poder personal a un abogado. Cumplir estos criterios constituye una proeza prácticamente imposible de realizar para la población palestina de Gaza debido el control de Israel sobre su libertad de movimiento y al cierre de todos los pasos terrestres hacia Israel.

En el caso de Attiyah, el primer criterio no pudo ser aplicado por los tribunales israelíes ya que sus heridas no fueron fruto de una operación militar israelí declarada. A partir de ahí, las dos ONG que ayudan a su familia consiguieron superar los otros obstáculos, pero el tribunal ha resuelto que su status de “residente de Gaza” es motivo suficiente para negarle el pago de indemnizaciones por daños.

Israel mata y mutila de forma regular a la población de Gaza con total impunidad. Este pasado fin de semana mató a siete palestinos e hirió a muchos más durante una operación fallida de sus fuerzas especiales cerca de la ciudad de Khan Younis, en el sur de Gaza. La operación conllevó dos noches de intenso bombardeos que provocaron un nivel de destrucción comparable al de la guerra de Gaza de 2014.

A lo largo de este último año miles de otros palestinos han sufrido la violencia y la represión con fuego real israelí cuando participaban desarmados en las protestas de la “Gran Marcha del Retorno”. Con estas manifestaciones pacíficas que se celebran cada viernes desde el 30 de marzo en Gaza y que han sido reprimidas duramente por Israel, miles de habitantes de este enclave ocupado reclaman el derecho al retorno a los territorios ocupados en 1948, derecho garantizado en virtud de la resolución 194 de las Naciones Unidas, y el cese del bloqueo sobre Gaza, que un panel de expertos independientes de la ONU definió en septiembre de 2011 como “una forma injustificable de castigo colectivo” y ha sido rechazado por la Asamblea General de la ONU en numerosas ocasiones.

Según estadísticas de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas (OCHAoPt), hasta el 4 de octubre, en el transcurso de estas manifestaciones pacíficas 205 palestinos han sido asesinados y 21,288 heridos por Israel. A muchos de los heridos se les negó a continuación el permiso para viajar a la Cisjordania ocupada o al extranjero para recibir tratamiento médico.

Fuente: Middle East Monitor en Español