2019 · 01 · 11

Dominique Salomon, francesa de familia judía: 'La política de Israel es racista y fascista'

Desde su creación, Israel es un Estado colonialista, esto es lo que sostiene en esta entrevista la francesa de familia judía, Dominique Salomon. En Barcelona, esta luchadora nata, lo hace contra el sionismo en una asociación que reúne a judíos y palestinos que apoyan la “Campaña Internacional BDS”, de boicot, sanciones y desinversiones en por la ocupación israelí de los territorios de Palestina.

Dominique Salomon, Fotografía: Francesc Sans

Cuando uno se cruza o conoce a Dominique, no se puede imaginar que esté ante una mujer con un largo historial de lucha, contra el franquismo en las épocas duras, y contra la política derechista los gobiernos de Israel y de España. De finos ademanes y aspecto frágil, el tópico que aplicamos a las apariencias nos hace ver en Dominique a una mujer dedicada a otras tareas. Quizás influya en ello sus cabellos y gafas de colores, su vestimenta, y su encantador acento francés, que no ha perdido pese al estudiar castellano desde los 15 años, le dan un aire chic que rompe los estereotipos que se tiene de la mujer combativa y no digamos ya los que tiene la derecha, extrema o no, sobre la mujer luchadora o mujeres en general.

Me permito tutear a Dominique, de hecho nos conocemos desde los primeros tiempos del posfranquismo., donde la represión y los asesinatos de obreros, estudiantes y antifascistas en general, aún eran una realidad. Domonique nació en París el 18 junio de 1945, el año de la victoria aliada y del famoso discurso de Charles de Gaulle en Londres.

La historia de tu familia es la de las víctimas del holocausto. ¿Explícanos resumidamente como afectó a tus familiares?

Soy judía de origen polaco por parte de madre, y francesa desde el siglo XVIII, por parte de mi padre. Soy descendiente de víctimas de la Shoah (literalmente: el desastre). Mi abuelo, abuela y mi tía de 16 años, junto a varios primos, fueron arrestados en 1942 por la policía francesa de París. Detenidos en el campo Drancy fueron entregados a los alemanes que los deportaron al campo de exterminio de Auschwitz, en Polonia, donde desde el año 1940 a 1945, murieron un millón de judíos. ¡Nadie de mi familia volvió!

¿Y en caso de tus padres?

Mis padres tuvieron que dejar su trabajo, ningún judío podía ser funcionario. Mi madre tuvo que pasar a la zona donde todavía no habían llegado los alemanes, con papeles falsos. Luego fue de pueblo en pueblo pidiendo leche para mi hermano que tenía 2 años (hoy ese niño tiene 78 años). Se salvaron porque una campesina los escondió. Mientras tanto, en París, nuestra casa fue requisada y entregada a los colaboracionistas. Mi padre fue un maqui con la resistencia.

Dominique, su hijo y su hermana que vive en París, aparecen en la película documental Mémoires d’asssassinés, que retrata a los familiares de víctimas del holocausto. Actualmente estás en una curiosa plataforma de lucha… ¿Cuéntanos?

Sí, estoy en “JUNTS” (Asociación Catalana de judíos y palestinos). Pensamos que es importante luchar juntos para demostrar a la gente que no es una guerra de religión, sino una guerra colonial, una de las últimas luchas coloniales en el mundo actual. La política de Israel es absolutamente racista y fascista. La situación de los palestinos es desesperada, Gaza es una cárcel al cielo descubierto, sin gas, sin poder salir, sin electricidad, falta de todo e Israel les ataca regularmente produciendo millares de muertos y heridos. En Cisjordania, los israelitas avanzan haciendo asentamientos, destruyendo las casas de los palestinos, quitándoles sus campos de olivos. Creo que examinar la última ley fundamental votada el mes de julio pasado, demuestra hasta qué punto este Estado desarrolla las premisas de su creación como un Estado colonial. Invito a la gente s leerles, resumiendo, la ley afirma la predominancia étnica judía en Israel.

También luchaste contra el franquismo. ¿Explícanos esto?

Somos hijas de las grandes luchas sociales de Mayo del 68, desde joven he luchado por la justicia social, contra el colonialismo y el racismo.

Y claro, al llegar a España lo hiciste en las filas del antifranquismo.

Conocí al que sería luego mi marido a los 15 años estudiando castellano en Madrid. Desde los años setenta luché contra la dictadura en las filas del FRAP. En la actualidad estoy en Podem.

¡Anda! Con esto daremos alas a los que tú ya sabes… (Podemos se nutre de antiguos comunistas radicales y terrorista, dirán).

El grupo municipal de Ciudadanos del ayuntamiento de Barcelona hizo la propuesta, apoyada por el PP, para que se equiparara el apartheid a Palestina con el antisemitismo, propuesta que fue rechazada. Grupos como “Boicot Israel” y “Basta complicidad” consideran el texto de los de Albert Rivera como insultante, ya que los compara con movimientos xenófobos. ¿Qué nos puedes contar de esto?

La moción presentada por Ciudadanos en el pleno del Ayuntamiento de Barcelona responde a una estrategia para criminalizar la campaña BDS, que está obteniendo resultados importantes a nivel mundial.

Es interesante recalcar que en este caso, no hubo ninguna diferencia entre la derecha constitucionalista y la derecha independentista catalana, PdCat y PP votaron a la moción que intenta equiparar la campaña BDS -una campaña ciudadana, no violenta para que el Estado de Israel aplique el derecho internacional- al Antisemitismo, lo que equivale, por lo menos, a desacreditarla o en algunos países, como Francia, a consecuencias penales.

Como sabrás, a la periodista Pilar Rahola el Fondo Nacional Judío, la han premiado por su labor como propagandista de la política de Israel, con la plantación de 5.000 árboles en un bosque realizado ex proceso. ¿Qué opinas?

El Fondo Nacional Judío (en sus siglas en hebreo KKL) es un ente transnacional que desde antes de la creación del Estado, ha sido un instrumento fundamental de la colonización de Palestina, a través de la compra y gestión de tierras conquistadas y confiscadas, y lo sigue siendo actualmente.

Que elija a Pilar Rahola para otorgarle un premio, con la excusa de la plantación de árboles (una estrategia utilizada en Israel para disimular los lugares donde existan pueblos palestinos ahora destruidos) es interesante en tanto en cuanto que ella no es judía, pero sí sionista.

¿Qué piensas del llamado lobby judío?

A menudo se habla coloquialmente de lobby judío, pero es importante hablar de lobbysionista. Mientras el judaísmo es una religión universal, el sionismo es un proyecto nacionalista, colonialista y excluyente que desde el principio está alservicio del imperialismo, primero británico, ahora estadounidense. Por lo cual ser sionista es estar al servicio de dichos interesas.

Israel no representa a los judío del mundo, a pesar de lo que pretende. Y cada vez más crece la oposición a Israel entre las comunidades judías, también religiosas, en particular en EE.UU., donde existe una vida judía independiente del Estado de Israel.

Superando el maniqueísmo, y los vicios de la izquierda que es bastante acrítica con sus iguales, hay que decir que en la guerra entre Hamás y Fatáh (Guerra Civil Palestina) produjo una elevada cifra de víctimas civiles que se achacaron al “enemigo israelí. Por no hablar de la corrupción institucionalizada del Estado Palestino, que desvía las subvenciones para infraestructuras y ayudas sociales a los bolsillos de dirigentes que tienen cuentas en el extranjero, como en su día las tenían algunos dirigentes de la OLP. ¿Qué valoración te merece esto?

Para mi es evidente que los palestinos tienen que solucionar sus problemas políticos internos, ellos mismos y no nos corresponde inmiscuirnos en estos últimos, nuestro papel consiste en ir contra la política de los países occidentales que quieren olvidar la terrible situación del pueblo palestino en favor de su geopolítica en la zona y en cuanto a mí como judía, impedir que se sirvan de mi historia para cometer y justificar crímenes contra otro pueblo en mi nombre.

Sin embargo, podemos decir que el Proceso de Oslo ha sido un error y una estafa de gravísimas consecuencias para la resistencia palestina. Por otra parte, mientras Europa reconoce a la Autoridad Nacional Palestina como interlocutor válido -aunque los salarios de los funcionarios dependan de la buena voluntad israelí- castiga a Hamás y colectivamente a toda la población de Gaza por haber votada este partido.

Es importante decir es que tanto la campaña BDS como las marchas para el derecho al retorno organizadas en Gaza en los últimos meses que han sufrido una tremenda represión provienen de iniciativas de la sociedad civil palestina de Gaza con un gran protagonismo de las mujeres y de los jóvenes que han dado muestras de inmenso coraje y creatividad.

Por último, se está fraguando una coalición entre los diferentes partidos de izquierda palestina que pretende superar el punto muerto político actual.

¿Y cuál es la posición de ERC y el PSC?

Con matices, se puede decir que tanto uno como otro partido han apoyado la solución de los dos estados (Acuerdos de Oslo, 1993), proceso que se puede considerar muerto actualmente.

Es interesante apuntar que las juventudes del PSC (Partido Socialista de Catalunya), han adoptado la campaña BDS. Se puede incluso decir que en las bases del Partido Socialista, existe un sentimiento pro Palestina, pero en cuanto uno se acerca a los círculos del poder, la posición va cambiando hacia un claro apoyo a Israel, a pesar de la retórica empleada (la paz, las partes implicadas en el conflicto, etc.).

En cuanto al PP, es claramente pro israelí, como buena parte de la derecha europea. José María Aznar es presidente de la fundación pro israelí, Friends of Israel Initiative, a pesar de la herencia del nacionalcatolicismo, y propaganda del antiguo régimen para quienes los enemigos de la nación obedecían al complot judeo-masónico.

Más grave aún, es la extrema derecha europea, con el recién llegado Vox, entre otros, caracterizada por su islamofobia, alaba y estrecha vínculos con Israel. Tanto Orbán (Primer Ministro de Hungría, como el presidente polaco (Andrzej Duda) y recientemente el italiano Salvini (Matteo Salvini, vicepresidente y Ministro de Interior) han sido acogidos por el gobierno israelí, lo que demuestra el grado de derechización y racismo que existe entre la clase dirigente del país y su identificación con el autoritarismo y la xenofobia más rancia.

¿Qué has aprendido de estos años de lucha?

Tanto mi hermana como yo hemos sacado de nuestra historia familiar dos lecciones fundamentales: Ningún pueblo tiene que ser perseguido por razones religiosas o raciales, y ningún pueblo vale más que otro.

Dejo a Dominique que vuelve a París a pasar estas fiestas con la familia. Las calles, como aquellas de mayo del 68, están llenas de obreros y estudiantes protagonizando protestas y duros enfrentamientos con los gendarmes.

Gracias Dominique.

Fuente: Javier Coria, Revista Rambla - España