2019 · 04 · 08

Sisi e Israel

El exgeneral israelí Aryeh Eldad, que ha sido diputado en la Keneset con formaciones de la extrema derecha, dijo esta semana en el diario Maariv que Israel trabajó para derrocar al expresidente egipcio de los Hermanos Musulmanes Mohammed Morsi y para poner en su lugar al actual presidente Abdel Fattah al Sisi.

Según Eldad, que lo tiene todo puesto que también es un colono judío que vive en el asentamiento de Kfar Adumim, en la Cisjordania ocupada, los aparatos de seguridad de Israel descubrieron que Morsi quería rescindir el acuerdo de paz con Israel y enviar tropas a la península del Sinaí.

Los israelíes persuadieron a Estados Unidos para que no se opusiera al golpe de estado, continúa el exgeneral Eldad.

La revelación de Eldad no puede sorprender a nadie, máxime después de observar el comportamiento de Sisi con respecto a Israel y con respecto a Oriente Próximo en general.

Sisi ha convertido a Egipto en un satélite de Israel puesto que depende de los israelíes para mantenerse en el poder. Los israelíes, naturalmente, le defienden en Estados Unidos y eso le permite aplicar sus políticas sin ninguna restricción.

Es una situación muy ventajosa para Israel por muchos motivos, especialmente porque Egipto ha dejado de desempeñar un papel central en el mundo árabe. Los egipcios, que deberían ser los lídees naturales del mundo árabe, se han convertido en una pieza de ajedrez con la que juegan los israelíes a su antojo.

Esto es un desastre para todo Oriente Próximo, pero nada indica que vaya a cambiar en un futuro próximo para bien. Al contrario, la inestabilidad regional es la carta que está jugandon Benjamín Netanyahu y para ello cuenta con el apoyo de otro país central en la región, Arabia Saudí, que casualmente también depende del apoyo de Israel para sus relaciones con Estados Unidos.

Fuente: Eugenio García Gascón, Público - España