2019 · 05 · 15

La ONU es portavoz de la propaganda israelí, no una amenaza para el estado colonial

Solo unos pocos días antes de la conmemoración palestina de la Nakba de 1948, en la que los indígenas de Palestina fueron masacrados, desplazados y limpiados étnicamente para allanar el camino para el proyecto colonial sionista europeo, Alemania emitió una declaración que anunciaba su intención de oponerse a “cualquier tratamiento injusto presuntamente expuesto en la ONU hacia Israel. “

Palestinos protestan por el derecho a regresar a su país de origen, en el 70 aniversario de la Nakba en Gaza el 14 de mayo de 2018 [Mahmoud Khattab / Apaimages]

Solo unos pocos días antes de la conmemoración palestina de la Nakba de 1948, en la que los indígenas de Palestina fueron masacrados, desplazados y limpiados étnicamente para allanar el camino para el proyecto colonial sionista europeo, Alemania emitió una declaración que anunciaba su intención de oponerse a “cualquier tratamiento injusto presuntamente expuesto en la ONU hacia Israel. “La responsabilidad histórica de Alemania por el Estado judío y democrático de Israel y su seguridad es parte de nuestra razón de ser”, declaró el gobierno alemán. “Alemania siempre trabajará, incluso en la ONU, para garantizar que el derecho a existir de Israel nunca se cuestione”.

Alemania eligió deliberadamente emitir su declaración en el 70 aniversario de que Israel se convierta en un estado miembro de la ONU. En este día, a pesar de supuestamente defender los derechos humanos, la ONU renunció a sus responsabilidades para abrazar una nueva potencia colonial y celebrar su propio papel en el proceso de normalización del colonialismo. La ONU también ha pasado por alto, de manera conveniente y sistemática, el hecho de que la membresía de la organización por parte de Israel estaba condicionada a que permitiera a los refugiados palestinos regresar a sus tierras.

En la ONU, Israel no enfrenta amenazas de ningún tipo, su reciente bombardeo en Gaza y las declaraciones oficiales de la comunidad internacional dan testimonio de este hecho. Sin embargo, Alemania se ha subido al carro, alegando que Israel es tratado injustamente en la arena internacional y citando su lealtad al estado colonial de los colonos como una “responsabilidad histórica”. ¿Alemania también extiende el mismo sentimiento y compromiso diplomático a otras minorías asesinadas durante el Holocausto?

Israel fue un proyecto político planificado y discutido a fines del siglo XIX, como lo demuestran claramente los documentos históricos y la investigación. El Holocausto facilitó su implementación pero no creó la demanda de un “Estado judío”. Sin embargo, la responsabilidad histórica y el estado de apartheid colonial de los colonos de Israel son incompatibles. Además, la responsabilidad que tiene Alemania con respecto a todas las minorías asesinadas en la era nazi no anula la responsabilidad histórica colectiva hacia los palestinos, de la que el mundo entero ha escapado.

Mientras tanto, Alemania también ha atribuido su postura a la “firme creencia de que la ONU se encuentra en el centro del orden multilateral, basado en normas” para lograr la paz y la seguridad. Es un hecho que la ONU no se ha destacado en ninguno de los dos, especialmente en lo que respecta a la impunidad con la que Israel puede actuar. El gobierno alemán, por lo tanto, simplemente está afirmando su compromiso con la propagación de las violaciones de derechos humanos en curso que, por supuesto, se ajustan a los intereses de Israel.

En un momento en que lo menos que puede hacer la comunidad internacional es cambiar su atención a la conmemoración de la Nakba, Alemania está decidida a obtener puntos diplomáticos para Israel, que tienen más que ver con la colonización en curso de Palestina que con los horrores nazis durante la Segunda Guerra Mundial.

Los “intereses israelíes” no son más que un compromiso internacional contra la descolonización de Palestina. En su declaración, Alemania está negando la posibilidad de cuestionar el derecho de Israel a existir, en línea con la supuesta narrativa de seguridad y defensa propia de Israel y la justificación de su violencia contra los palestinos.

¿Por qué no dar la vuelta a la narrativa? Seguramente, al igual que Israel exige un apoyo incondicional para su existencia, los palestinos tienen un mayor derecho y legitimidad para preguntarse por qué las personas y sus tierras fueron limpiadas étnicamente. Si realmente existiera la justicia, la ONU y Alemania no dudarían en poner en tela de juicio la creación y la existencia de Israel. Sin embargo, tal como están las cosas, la ONU sigue siendo un portavoz de Israel y sus aliados, mientras que los palestinos son asesinados por la entidad colonial que no duda en beneficiarse de términos como “responsabilidad histórica”.

Fuente: Ramona Wadi, Middle East Monitor en Español