2008 · 11 · 14 • Agencia EFE

Gaza, privada de ayuda humanitaria por bloqueo israelí y presa de violencia

La distribución de ayuda alimentaria a la población de Gaza cesó el viernes debido al refuerzo del bloqueo israelí a ese territorio palestino controlado por los islamistas de Hamas. "No tenemos más provisiones. Nuestros almacenes están vacíos", declaró a la AFP Chris Gunness, portavoz de la Agencia de la ONU para la Ayuda a los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA). "Esto significa que niños, mujeres y ancianos entre los más vulnerables y desfavorecidos de Oriente Medio no recibirán más asistencia de la ONU", añadió.

La distribución de ayuda alimentaria a la población de Gaza cesó el viernes debido al refuerzo del bloqueo israelí a ese territorio palestino controlado por los islamistas de Hamas.

"No tenemos más provisiones. Nuestros almacenes están vacíos", declaró a la AFP Chris Gunness, portavoz de la Agencia de la ONU para la Ayuda a los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA).

"Esto significa que niños, mujeres y ancianos entre los más vulnerables y desfavorecidos de Oriente Medio no recibirán más asistencia de la ONU", añadió.

La UNRWA distribuye ayuda alimentaria a unas 750.000 personas, o sea, la mitad de los habitantes de la franja de Gaza.

Sin embargo, la agencia de la ONU no recibe provisiones desde hace varios días debido al refuerzo del bloqueo mantenido por Israel sobre ese territorio para intentar acabar con los disparos de cohetes por parte de activistas palestinos.

Desde Bruselas, la comisaria europea de Relaciones Exteriores, Benita Ferrero-Waldner, se declaró "profundamente preocupada por las consecuencias para la población de Gaza del cierre total de todos los puntos de paso" y pidió a Israel que los vuelva a abrir "para los convoyes humanitarios y comerciales".

El bloqueo de Gaza por Israel conllevó en los últimos días penuria de combustibles y cortes de luz, tras el cierre de la única central eléctrica del territorio, que producía el 30% de sus necesidades energéticas. El resto lo suministran las redes israelí y egipcia.

Pese a esta situación, Israel mantenía el viernes el cierre hermético de los puntos de paso con el territorio palestino. Lo justificó por nuevos disparos de cohetes palestinos en las últimas horas.

El portavoz de la policía israelí, Micky Rosenfeld, señaló que cinco cohetes cayeron en territorio israelí, dos de ellos en la ciudad de Sderot, donde una anciana de 80 años resultó levemente herida, y otro en una zona deshabitada de la localidad de Ashkelon.

En Gaza, el movimiento islamista de Hamas, que controla ese territorio desde junio de 2007, reivindicó ocho disparos de cohetes dirigidos a Sderot.

También señaló haber disparado contra Ashkelon "cinco cohetes del tipo Grad", de concepción soviética y ya usados en el pasado por los grupos armados palestinos.

Por su parte, Israel continuó el viernes con sus acciones de represalia en el territorio palestino.

Dos activistas del grupo radical de la Yihad Islámica resultaron heridos en un ataque aéreo israelí en el norte de la franja de Gaza, según los servicios de urgencia palestinos y algunos testigos.

Según un portavoz militar israelí, ese ataque se dirigió contra "un grupo de terroristas que se preparaban para disparar cohetes contra el sur de Israel".

Israel mantiene su bloqueo sobre la franja de Gaza desde que Hamas se hizo con el control del territorio hace casi año y medio tras expulsar a las fuerzas del movimiento moderado Fatah del presidente palestino, Mahmud Abas.

El bloqueo parecía haberse aligerado con una tregua en vigor desde el 19 de junio, acordada por mediación egipcia entre el gobierno de Tel Aviv y Hamas.

Israel incluso había autorizado el paso de mercancías a Gaza.

Sin embargo, el Estado hebreo volvió a cerrar el territorio palestino tras los disparos de cohetes de los últimos días y también reanudó sus operaciones militares, en las que murieron once activistas palestinos desde el 4 de noviembre.

Pese a esta escalada, Israel señaló que la situación no ha degenerado hasta el punto de considerar que se ha roto la tregua.

"Cuando eso suceda, no dudaremos en reaccionar", declaró una fuente de la oficina del jefe del gobierno de transición, Ehud Olmert, citada por la radio pública.

Agencia EFE