2010 · 11 · 18 • Débora de Pina y Lorenzo Vidal-Folch / Diagonalperiodico.net

Entrevista a Shadi Rohana, de la Organización del Foro y del Alternative Infomation Centre: 'No hay educación sin política'

El Foro ha sido organizado por diversas organizaciones civiles. Charlamos con uno de sus integrantes sobre la educación en Palestina. Al organizar el Foro queríamos que la gente involucrada con la educación tuviera la posibilidad de escuchar la experiencia de otros pueblos, de otros maestros.

¿Qué pretendía aportar el Foro a la comunidad educativa palestina?

Al organizar el Foro queríamos que la gente involucrada con la educación tuviera la posibilidad de escuchar la experiencia de otros pueblos, de otros maestros. El tema de la educación es un eje principal de nuestra lucha: cuando luchamos por la identidad palestina, luchamos también por el derecho de mantener la identidad e historia palestina en las escuelas. En Cisjordania, uno de los principales organizadores era un sindicato de profesores con muchos años de experiencia y de lucha. En Israel, las escuelas trabajan bajo las órdenes del ministerio y de la inteligencia israelí, que tienen una larga historia de intervención en las escuelas, en la destitución y en la nominación de maestros y directores.

¿Nos puedes explicar algunas de las experiencias palestinas de educación popular?

Por la inexistencia de un estado palestino hasta la creación de la Autoridad Palestina, en 1994, siempre ha habido formas de auto organización que el pueblo mismo construía. También ha pasado esto en la educación. Se han creado centros de estudios palestinos, un archivo, una multiplicidad de experiencias.

La educación popular llegó a su máxima expresión durante la primera intifada. En este período vivimos una rebelión popular en todos los sentidos del concepto. Una revuelta popular no es sólo participar en manifestaciones o huelgas, sino que es el desarrollo de todas las capacidades latentes de un pueblo. La situación ha cambiado mucho desde los acuerdos de Oslo y la escalada de la opresión israelí. El Foro nos ha dado una oportunidad que no tenemos a menudo: evaluar las experiencias del pasado, pues aquí todas las situaciones cambian demasiado rápidamente.

¿Cuál ha sido la importancia de participar en la Campaña de Boicot Académico contra Instituciones Israelíes (BDS) en el Foro?

Hoy la campaña de lo que llamamos BDS es una parte importante de la lucha palestina en general.

Este Foro lo consideramos un acto político, cultural, relacionado con la lucha de los palestinos. Al ser un Foro sobre educación, el BDS es muy importante, pero en la lucha general toda forma de boicot es importante. Como palestinos, sabemos muy bien que las cosas no son abstractas. No existe ninguna lucha abstracta, ni una idea política abstracta. No podemos hablar de educación sin política.

Dicen que las escuelas palestinas en Cisjordania y Gaza incitan al odio contra Israel y al terrorismo. Usan esta excusa para controlar las escuelas palestinas en los territorios del ‘48, quieren enseñar ahí que Palestina es Cisjordania y Gaza; que el conflicto empezó en 1967 y no en el ‘48, que no hay refugiados. Quieren así crear personas débiles, intentan usar las propias escuelas palestinas para eliminar la identidad e historia palestinas.

¿Cómo se han elegido las temáticas de este Foro?

Los temas principales fueron elegidos por ser universales, para permitir a la gente de otros países contar sus propias experiencias y que podamos aprender de ellas. Fueron elegidos en coordinación entre el comité nacional de Palestina y el comité internacional. Al principio había muchas dificultades: es difícil que la gente de aquí entienda qué es un foro, pues estamos acostumbrados a conferencias tradicionales. Aunque Palestina es un tema presente en todos los FSM que ocurren en el mundo, es la primera vez que tenemos la oportunidad de liderar este proceso.

Débora de Pina y Lorenzo Vidal-Folch / Diagonalperiodico.net