2011 · 04 · 28 • Leandro Albani, Agencia Venezolana de Noticias

Gobierno de Israel ataca acuerdo Hamas-Al Fatah y amenaza a pueblo palestino

Luego del acuerdo entre las máximas organizaciones políticas de Palestina para conformar un gobierno de unidad, el Ejecutivo de Israel atacó esta posibilidad que, desde hace años, es reclamada por el pueblo palestino para consolidar su propio Estado.

El entendimiento se logró ayer entre el Movimiento de Resistencia Islámica Hamás y el partido gobernante en la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Al Fatah, con la mediación de Egipto.

A menos de 24 horas de difundido el acuerdo, el presidente de Israel, Shimon Peres, afirmó que será “un error fatal, que impedirá la constitución de un Estado palestino y que amenaza los esfuerzos de paz y la estabilidad en la región”.

La declaración del mandatario demuestran la tónica sostenida por todo el gobierno de Tel Aviv de negar que las conversaciones de paz entre Israel y la ANP fracasaron por la propia intransigencia judía al no detener su plan de expansión sobre los territorios ocupados.

Peres también se refirió a las elecciones que se llevarán a cabo en menos de un año para elegir a las nuevas autoridades palestinas y manifestó que si triunfa Hamás, “una organización terrorista” gobernará Gaza y Cisjordania.

El presidente israelí también atacó al gobierno de Irán, al que acusó de financiar y apoyar a organizaciones de la resistencia palestina, calificadas por Tel Aviv como terroristas.

La postura de Peres demuestra la preocupación del Estado hebreo sobre un nuevo triunfo electoral de Hamas, como el ocurrido en 2006, que desembocó en más presiones y saboteos contra ese gobierno electo.

Debido a esta situación impulsada por Israel y Estados Unidos, que incluyó bloqueos económicos contra Palestina, y a la disolución de su administración decretada por el actual titular de la ANP, Mammud Abbas, Hamas se trasladó a la Franja de Gaza donde asentó su gobierno.

Conocido el acuerdo entre las organizaciones, el ministro israelí de Exteriores, Avigdor Lieberman, directamente amenazó a la ANP con adoptar “un vasto arsenal de medidas” como forma de represalia.

El canciller, representante del sector de la ultra derecha ortodoxa judía, sostuvo que “con este acuerdo se ha cruzado una línea roja”.

“Tenemos una amplia gama de medidas, como la supresión del estatuto de VIP” para el titular de la ANP y el primer ministro palestino, Salam Fayyad, “que no les permitiría más circular libremente” en Cisjordania.

Lieberman reconoció que el gobierno hebreo también podría “congelar la transferencia de los impuestos recaudados por Israel para la Autoridad Palestina”, medida que fue adoptada en 2006 cuando Hamas ganó los comicios generales.

El ministro israelí coincidió con Peres en su preocupación por un triunfo electoral del Movimiento de Resistencia Islámica, que permitiría la liberación de presos políticos, a los que calificó como “terroristas”.

Otra voz que se sumó contra el acuerdo entre Hamas y Al Fatah, fue la del ministro israelí de Defensa, Ehud Barak, que declaró que “los recientes acontecimientos no hacen sino reforzar la necesidad de confiar únicamente en nosotros mismos”.

Sin dudarlo, el funcionario confirmó que el Ejército y los servicios de seguridad hebreos “utilizarán mano de hierro para hacer frente a cualquier amenaza y desafío”, en referencia directa a Hamas.

Quien manifestó también su preocupación por un triunfo de la resistencia islámica, que goza de un fuerte apoyo popular, fue el líder del partido de oposición israelí Kadima, Haim Ramon, que le solicitó al Ejecutivo que presente de forma urgente un plan de paz con Palestina.

El dirigente explicó que si Tel Aviv no lleva a cabo esto la comunidad internacional podría reconocer una posible victoria de Hamas, algo que señaló como “un desastre para nosotros desde el punto de vista político y de la seguridad”.

Leandro Albani, Agencia Venezolana de Noticias