2007 · 06 · 08 • Centro israelí de la Información para Derechos Humanos en los Territorios Ocupados BTSELEM. Traducción: Departamento de Derechos Humanos, Comité Democrático Palestino - Chile

Un joven palestino resultó herido en un tiroteo mientras era utilizado por soldados israelíes como escudo humano, mayo de 2007

Relato de Majd Ghanem, estudiante de 20 años, quien fue utilizado por soldados israelíes como escudo humano.

Soy un estudiante en la universidad de A-Najah y vivo con mi familia en la entrada del campo de refugiados de Jenin. Estudiaba para mis exámenes finales el martes 15 de mayo de 2007 alrededor de 1:30 A.M., cuando oí los vehículos militares entrar en el barrio y estacionarse delante de nuestra casa. Los soldados nos ordenaron mediante sus altavoces salir de la casa.

Uno de los vehículos parados ante nuestra entrada, iluminó la casa - entendí que los soldados pensaron marcharse con nosotros. Entré en el cuarto de mis padres y los encontré despiertos. Fui a la puerta de calle y la abrí, y los soldados ordenaron a cada uno salir de la casa.

Todos salimos y estábamos parados delante de los soldados, me ordenaron a mí y a mi padre sacarnos nuestras ropas. Me saqué la camisa y me bajé mis pantalones y giré según las instrucciones de los soldados. Mi padre hizo lo mismo.

Uno de los soldados nos ordenó a mí y a mi padre que nos acercáramos al jeep estacionado afuera de la casa. Entonces los soldados tomaron nuestros carnet de identidad y uno de los soldados me preguntó si yo escondía algo dentro de la casa. Le dije que no ocultaba nada en la casa. El soldado me gritó llamándome mentiroso y me advirtió que no mintiera. Repitió la pregunta algunas veces y siguió diciendo que yo era un mentiroso. En respuesta le dije al soldado que podía registrar la casa.

El soldado señaló el hogar de nuestro vecino - Ghazi Al-Jamal's - una casa de dos pisos. La planta baja pertenece a su hijo Ahmad quién está en EEUU y la primera planta pertenece al padre de Ghazi que no ha estado en casa recientemente. El soldado me ordenó ir allí, abrir la puerta, y prender las luces. Le expliqué que los propietarios se encontraban en los Estados Unidos. El soldado insistió que había visto luces encendidas y que había alguien en la casa. Fui a la planta baja y golpee la puerta. Nadie abrió. Llamé una y entonces finalmente volví al jeep otra vez.

Algunos soldados estaban parados al lado de la entrada de la planta baja. El soldado me ordenó ir al grupo que estaba parado al lado de la puerta. Me acerqué y vi que habían logrado estropear la puerta. Los soldados me ordenaron entrar, encender las luces, y abrir las puertas de todos los cuartos. Entré a la casa, encendí las luces, y salí. Uno de los soldados que estaba al interior del apartamento de Ahmad también me ordenó ir hasta la primera planta que pertenecía al padre de Ghazi.

Golpeé la puerta exterior y no hubo respuesta. Los soldados tiraron la reja y continuaron en la azotea que estaba cerrada con llave. Regresaron a la primera planta y me ordenaron romper la puerta de madera. Rompí la puerta con la ayuda de uno de ellos y después los soldados me ordenaron volver al jeep.

Volví al jeep que estaba estacionado en medio del camino y le dije al soldado que quería volver a casa. El soldado me lo negó y me ordenó sentarme sobre el suelo entre el jeep y una excavadora. Aproximadamente veinte minutos después de que me senté, comenzaron unos disparos que venían desde el este de donde estaba sentado. Yo estaba afuera sobre el camino mientras los soldados estaban sentados en sus vehículos militares.

Los soldados en la casa y en el jeep comenzaron a disparar a la gente armada. El intercambio de fuego duró entre 10 a 15 minutos y luego sentí que había recibido un tiro en mi parte posterior. Golpee el jeep y señalé a los soldados que había resultado herido mostrándoles mis manos cubiertas de sangre. Los soldados del jeep me ordenaron sentarme. Esperé más diez minutos hasta que otro jeep viniera para proteger a los dos que estaban ya allí. Los soldados abrieron la puerta de atrás de uno de los jeeps y me llevaron a dentro. Uno de los soldados vendó mi herida y me envió a casa. Cuando llegué a casa, todavía sangraba. Entré y aún se encontraban los soldados. Pedí algunos primeros auxilios pero los soldados no hicieron nada, sino que colocar más vendas sobre la herida.

Mi padre pidió el permiso de los soldados para llamar una ambulancia pero ellos lo negaron. Finalmente, ellos llamaron a una ambulancia que llegó aproximadamente media hora después de que yo había regresado. La ambulancia me llevó al hospital del gobierno en Jenin donde fui tratado. Resulta que tenía una herida superficial de una bala que no había penetrado profundamente, y había salido por la parte posterior de mis caderas.

Majd Mufid Abd Ghanem Al--'Aziz, de 20 años, es un estudiante y residente del campamento de refugiados en Jenin. Su testimonio fue dado a 'Atef Abu a-Rub el 19 de mayo de 2007 en la casa del testigo.

Centro israelí de la Información para Derechos Humanos en los Territorios Ocupados BTSELEM. Traducción: Departamento de Derechos Humanos, Comité Democrático Palestino - Chile