2007 · 10 · 30 • Milenio.com

Plan estadunidense prevé despliegue de nueva fuerza palestina

El plan, cuyo objetivo es apoyar al presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abbas, requiere de la aprobación de Israel si se van a transferir armas y equipo a la nueva fuerza, dijeron al diario fuentes políticas en Jerusalén. Un nuevo plan del coordinador estadunidense de seguridad para Israel y los territorios palestinos, general Keith Dayton, prevé el despliegue de cinco nuevos batallones palestinos en Cisjordania, publicó hoy el diario israelí Haaretz.

El plan, cuyo objetivo es apoyar al presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abbas, requiere de la aprobación de Israel si se van a transferir armas y equipo a la nueva fuerza, dijeron al diario fuentes políticas en Jerusalén.

Un nuevo plan del coordinador estadunidense de seguridad para Israel y los territorios palestinos, general Keith Dayton, prevé el despliegue de cinco nuevos batallones palestinos en Cisjordania, publicó hoy el diario israelí Haaretz.

El plan, cuyo objetivo es apoyar al presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abbas, requiere de la aprobación de Israel si se van a transferir armas y equipo a la nueva fuerza, dijeron al diario fuentes políticas en Jerusalén.

Se espera que el plan, que aún está en sus primeras etapas de desarrollo, estipule la creación gradual de la fuerza, con unidades relativamente pequeñas recibiendo el entrenamiento necesario, apuntó Haaretz.

La semana pasada, el Congreso de Estados Unidos autorizó por primera vez la transferencia de 80 millones de dólares a la delegación de seguridad encabezada por Dayton, que serán usados para apuntalar a las fuerzas de seguridad de Abbas.

Nunca antes se había transferido dinero a Dayton, y los fondos le permitirán ahora llevar a cabo sus planes.

En tanto, el primer ministro israelí Ehud Olmert dijo que le gustaría lograr con Abbas un acuerdo de principios de una sola página. El acuerdo ofrecería un horizonte político a los palestinos moderados, y al mismo tiempo evitaría detalles que podrían causar una crisis política que descarrilaría el proceso diplomático.

Esta semana, Olmert se reunió con una delegación visitante de congresistas estadunidenses encabezada por el demócrata Gary Ackerman, y los puso al tanto de sus reuniones con Abbas.

“La cuestión es si podremos llevar a cabo algunos de los entendimientos a los que lleguemos. Creo que queremos y podemos tomar decisiones, pero los palestinos tienen diversos grupos, no tienen una democracia estable, y existe incertidumbre respecto al gobierno y sus instituciones”, dijo Olmert.

“Espero que podamos llegar a entendimientos sobre temas básicos, pero la aplicación se realizará sobre la base del mapa de ruta”, añadió el primer ministro, aludiendo al plan internacional de paz para israelíes y palestinos.

Olmert dijo que los entendimientos serán “de largo alcance, de tal forma que Abbas no pierda a los moderados, pero lo suficientemente cautos para que no estallen minas (temas delicados). Propondré puntos de vista razonables y positivos que Abbas podrá aceptar, y que serán aceptados por la opinión pública palestina e israelí”.

“No lo empujaremos a hacer declaraciones que sean buenas a mediodía y provoquen que perdamos todo al anochecher”, agregó.

Según Olmert, el principal objetivo de la cumbre internacional programada para efectuarse en Washington en noviembre es incluir a Arabia Saudita y a Emiratos Arabes Unidos en el proceso diplomático, en un esfuerzo por ampliar el respaldo del mundo árabe hacia Abbas.

“No necesito viajar a Washington para reunirme con Abbas. Nos reunimos aquí. El foco del esfuerzo en la cumbre internacional será incluir elementos que hasta ahora no han sido parte del proceso”, dijo el primer ministro a los congresistas estadunidenses.

Durante su reunión con los legisladores, la canciller israelí Tzipi Livni presentó las “líneas rojas” en las que Israel no está dispuesto a ceder, entre las que destacan la demanda de que los refugiados palestinos se establezcan en territorio dentro de Israel, algo a lo que el Estado hebreo se opone, y asegurar que el Estado palestino no se convertirá en una entidad terrorista.

Milenio.com