2007 · 11 · 08 • Agencia Europa Press

Amnistía pide el derribo del muro de Cisjordania con 130.000 firmas en la Embajada de Israel en Madrid

Amnistía Internacional (AI) entregó hoy en la Embajada de Israel en Madrid más de 130.000 firmas recogidas a través de postales y la web, dirigidas al primer ministro israelí, Ehud Olmert, para reclamar el derribo del muro de Cisjordania, incluida Jerusalén Oriental, y reparar los daños ocasionados. Durante el acto de entrega, voluntarios de la organización desplegaron ante la Embajada una pancarta de diez metros que simulaba ser un muro.

Amnistía Internacional (AI) entregó hoy en la Embajada de Israel en Madrid más de 130.000 firmas recogidas a través de postales y la web, dirigidas al primer ministro israelí, Ehud Olmert, para reclamar el derribo del muro de Cisjordania, incluida Jerusalén Oriental, y reparar los daños ocasionados.

Durante el acto de entrega, voluntarios de la organización desplegaron ante la Embajada una pancarta de diez metros que simulaba ser un muro, en el que se inscribían los lemas "Más de 130.000 personas piden a Israel que derribe el muro de la injusticia" y "El muro de Cisjordania es ilegal y viola los Derechos Humanos".

A continuación, se procedió a la entrega de las dos cajas que guardaban las firmas, que no fue recibida por ningún representante, por lo que simplemente las depositaron en consejería.

AI eligió el día de hoy para presentar las firmas ya que mañana se cumplen 18 años de la caída del muro de Berlín, como denuncia de que otro "muro de la vergüenza" sigue aún hoy en pie.

"El muro viola los Derechos Humanos. Separa a familias de palestinos, a los palestinos de sus tierras y sus lugares de trabajo, impide la libre circulación de la población palestina, el acceso a la sanidad y las escuelas. Está negándoles el derecho a una vida digna", declaró la portavoz de AI para Israel y Territorios Ocupados, Clara Cordero.

Amnistía Internacional respeta el derecho de autodefensa a Israel, pero solicita que "este derecho se desarrolle dentro de los territorios de Israel y no en Cisjordania", tal y como dictaminó en 2004 la Corte Internacional de Justicia, porque separa "palestinos de palestinos en vez de palestinos de israelíes".

Según asegura Amnistía, cuando se complete el muro, de 700 kilómetros de largo asentado en un 80% en tierras palestinas, "60.500 palestinos, residentes en 42 localidades de Cisjordania, vivirán entre el muro y la "línea verde" o en zonas cerradas".

Agencia Europa Press