2015 · 09 · 16 • Fuente: Zeina Azzam, The Electronic Intifada / Traducción: Palestinalibre.org

¿Por qué los asesinos de Sabra y Chatila escaparon de la justicia?

Uno de los más infames crímenes ocurrió hace 33 años. En septiembre de 1982, el ejército israelí rodeó el campamento de refugiados palestinos de Sabra y Chatila, en Beirut, y dio rienda suelta a los falangistas para masacrar a un gran número de civiles palestinos y libaneses que vivían en la zona.

Una mujer palestina lleva un retrato de un ser querido que fue asesinado durante la masacre de Sabra y Chatila durante la conmemoración de 2010. Foto: Sharif Karim / Reuters

Uno de los más infames crímenes ocurrió hace 33 años.

En septiembre de 1982, el ejército israelí rodeó el campamento de refugiados palestinos de Sabra y Chatila, en Beirut.

Israel dio a sus aliados, una milicia de extrema derecha cristiana conocida como la Falange, rienda suelta para masacrar a un gran número de civiles palestinos y libaneses que vivían en la zona. Las tropas israelíes dispararon bengalas, incluso durante la noche para ayudar a los falangistas a encuentran sus objetivos.

Exactamente cuántos civiles fueron asesinados entre el 16 y el 18 de septiembre de 1982 sigue siendo desconocido. Las estimaciones varían entre 800 y 3500; el número real es difícil de determinar porque los cuerpos fueron enterrados rápidamente en fosas comunes o nunca fueron encontrados, y muchos hombres se marcharon del campamento y "desaparecieron".

No se ha publicado información sobre ellos hasta hoy.

Poco antes de la masacre, la Organización para la Liberación de Palestina fue evacuada del Líbano como resultado de un acuerdo alcanzado después de la invasión israelí del país. Eso significaba que los residentes de Sabra y Chatila ya no tenían protección, a pesar de las promesas hechas a ellos por Philip Habib, enviado por el entonces presidente estadounidense Ronald Reagan, que estaría garantizada su seguridad.

Ellen Siegel, una enfermera americana judía, trabajó en Chatila en el momento de las atrocidades. Ella testificó ante la Comisión de investigación israelí Kahan, que en 1983 encontró que Israel era indirectamente responsable de la masacre. Cada año, ella regresa al Líbano, tomando parte de las conmemoraciones.

Ellen Siegel durante la conmemoración del 2012 de la masacre de Sabra y Chatila. Zeina Azzam

Zeina Azzam: ¿Puede decirnos acerca de la conmemoración de la masacre de Sabra y Chatila, que se celebra cada mes de septiembre en Beirut?

Ellen Siegel: Es desgarrador ver a los sobrevivientes, que perdieron a sus hijos, esposos, padres y otros miembros de la familia durante la masacre. Vienen a la conmemoración año tras año, con marcos viejos con fotos de sus seres queridos que murieron durante la masacre hace 33 años.

En su memoria, sus hijos permanecen en sus corazones y mentes como si no hubiera pasado el tiempo.

Es tan importante para los sobrevivientes saber que la gente todavía los recuerda y se preocupan por ellos, que vienen y expresan su solidaridad con ellos. Quieren que el mundo no olvide la masacre.

Visité a una mujer que aún vive en el campamento; era una niña durante la masacre. Ella estaba en una fila durante una redada al campo por los falangistas en 1982.

A ella los milicianos le permitieron salir y escaparse. Me dijo que nunca había hablado de esos días en 32 años. Ella comenzó a llorar.

Debido a que la mayoría de las personas en los campamentos ha experimentado el mismo drama, no hablan ni comparten historias. Les parece que esto sería casi auto-indulgente.

Todavía hay quienes no saben qué pasó con sus seres queridos; se encuentran entre los "desaparecidos".

ZA: Cuando las mujeres marchan con las fotos de sus hijos muertos, ¿Qué crees que quieren que el mundo sepa?

ES: Ellas dirían que se acuerden de sus seres queridos como lo que fueron, que no tienen edad, siguen siendo esposos guapo, amados hijos y miembros maravillosos de la familia que, en sus mentes, se han quedado como están en las fotos; continúan y serán por siempre.

ZA: ¿Qué crees que los sobrevivientes de la masacre quieren del gobierno libanés en términos de la rendición de cuentas por la masacre? ¿Qué quieren de Occidente?

ES: Ellos quieren que los libaneses que participaron en esta masacre sean castigados. Quieren saber qué pasó con todos los "desaparecidos" de 1982.

Los falangistas ahora tienen inmunidad judicial por el gobierno, no pueden ser juzgados. Algunos de los que participaron en la masacre están ahora conduciendo taxis en Beirut, vendiendo perfumes, y hacen sus compras en Chatila los sábados porque los productos son baratos.

También les gustaría que Israel rindiera cuentas, no sólo por la responsabilidad indirecta. Había una gran comunicación entre el Líbano, los Estados Unidos e Israel justo antes y durante la masacre.

Los EE.UU. tienen que rendir cuentas, también. Todavía hay documentos no clasificados con respecto a esto.

ZA: ¿Cuál es la experiencia de los refugiados palestinos de Siria en los campamentos?

ES: Como la mayoría de nosotros sabemos, la situación en los campamentos de refugiados en el Líbano se ha convertido en una escenario mucho peor. Los campamentos fueron gravemente superpoblados antes de la crisis de los refugiados de Siria, y ahora uno de cada cuatro personas en el Líbano son sirios, muchos de ellos pobres.

Muchos refugiados de Siria están escondidos en los campamentos. No pueden salir de los campos porque no tienen papeles y temen el arresto y / o ser deportado.

Uno sólo puede imaginar lo mal que la situación se ha convertido en los campos y en las calles. Algunos de ellos registrando la basura en las calles, mujeres con sus bebes, muchos refugiados viven ilegalmente en la entrada del aeropuerto, y hay quienes s que se acercan a los coches en las concurridas calles vendiendo artículos como bolígrafos.

En septiembre pasado, visité a una familia del campamento de Yarmouk, cerca de Damasco. Ellos vivían en un espacio muy pequeño en Chatila, dos habitaciones pequeñas, un pequeño cuarto de baño y cocina, sin muebles, principalmente hay colchones en el suelo.

El padre tenía un buen negocio en Siria; era propietario de varias estaciones de servicio. Aquí, se reduce a alguien que no es capaz de sobrevivir o cuidar de su familia, incluyendo a un niño enfermo.

Le pregunté si él trajo su llave de la casa de Siria con él. Él dijo que sí y que también trajo la llave de su casa en Palestina.

Me temo que no volveré a casa. Es 1948 de nuevo.

ZA: ¿Por qué volver cada año para la conmemoración? ¿Qué significa para usted personalmente?

ES: Para demostrar mi solidaridad, para recordar a las víctimas, para dar esperanza a los sobrevivientes, para hacerles saber que está bien llorar y enfadarse, y sobre todo para decirles que seguiré luchando por la justicia.

Tengo mucho respeto por los sobrevivientes. Quiero rendir homenaje a sus seres queridos y para ellos.

Estoy muy agradecida por su amistad; la cual, me hace sentir que soy una mejor persona por conocerlos y ser parte de su historia. Les doy las gracias por la oportunidad de tenerlos como parte de mi vida.

Fuente: Why have the killers of Sabra and Shatila escaped justice?

Sobre el autor: Zeina Azzam es Directora Ejecutivo del Fondo de Jerusalén.

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org

Fuente: Zeina Azzam, The Electronic Intifada / Traducción: Palestinalibre.org