2016 · 07 · 14 •

Santana: no diviertas al apartheid

Llamamiento a Carlos Santana: no diviertas al apartheid, cancela tu concierto en Tel Aviv

“Al igual que durante el apartheid de Sudáfrica dijimos que no estaba bien que los artistas internacionales actuaran en una sociedad fundada sobre leyes discriminatorias y exclusividad racial, estaría mal que la Ópera de Ciudad del Cabo actuara en Israel”. Desmond Tutu (26/10/2010)

Por favor, firma esta petición para que Carlos Santana cancele su próximo concierto en Tel Aviv.

Jerusalén ocupada, 12 de abril de 2016

Querido Carlos Santana:

La Campaña Palestina por el Boicot Académico y Cultural a Israel (PACBI) te pide que canceles tu concierto previsto para el 30 de julio de 2016 en Tel Aviv. Te pedimos que respetes nuestra línea de piquete y te sumes a miles de artistas de todo el mundo que han rehusado actuar en Israel mientras este país continúe negando los derechos humanos al pueblo palestino, en violación del derecho internacional.

La sociedad palestina ha llamado a las y los artistas internacionales a apoyar el boicot cultural a Israel, al igual que rechazaron entretener al apartheid de Sudáfrica, en solidaridad con la lucha de un pueblo oprimido por libertad, justicia e igualdad. A medida que el aislamiento a Israel crece en todo el mundo, cada vez menos artistas desean estar asociados a su régimen de ocupación, colonización y apartheid.

Como figura pública, tú has usado tu influencia para promover causas sociales y derechos civiles, incluyendo los derechos de la niñez. Tus fans en todo el mundo te admiran no sólo como un virtuoso distinguido en el mundo de la música, sino también por tu compromiso con las causas sociales; en particular, tu rol en la creación de la Fundación Milagro en 1998, una organización que "beneficia a niñas y niños vulnerables y desfavorecidos en todo el mundo". ¿Cómo puede este loable compromiso con los derechos humanos conciliarse con actuar en un estado que está continuamente violando esos derechos?

Israel utiliza las actuaciones de artistas internacionales como un sello de aprobación a sus crímenes y para distraer la atención mundial sobre el sufrimiento palestino. Independientemente de tus intenciones, tu actuación en Tel Aviv será usada por la máquina de propaganda de Israel para encubrir sus crímenes contra la población palestina en general y contra las niñas y niños en particular, incluyendo sus derechos fundamentales e inalienables a la educación, la salud, la libertad de movimiento y, con frecuencia, a la vida misma.

La sección palestina de Defensa de los Niños Internacional (DCI) ha documentado el largo historial de crímenes de Israel contra la niñez palestina, incluyendo el maltrato rampante y la tortura a los niños prisioneros.

Sólo en 2014, con el brutal ataque sobre Gaza, las fuerzas militares israelíes mataron a cientos de niñas y niños palestinos, según datos de la ONU. Eso llevó a Leila Zerrougui, la Representante Especial del Secretario General para Niñas y Niños en Conflictos Armados, a recomendar que se incluyera al ejército de Israel en la lista de fuerzas armadas responsables de asesinar y mutilar a niños y niñas.

Los niveles de incitación por parte de gobernantes y colonos ilegales contra la población palestina han alcanzado niveles sin precedentes en la sociedad israelí. Casi diariamente, jóvenes palestinas y palestinos son asesinados en ejecuciones extrajudiciales que han sido condenadas por Amnistía Internacional y otras organizaciones de derechos humanos. Los tribunales militares israelíes mantienen actualmente a 406 niños y niñas en prisión, y a 670 prisioneros en detención administrativa –indefinidamente sin cargo ni juicio- y sujetos a torturas y malos tratos.

Según una encuesta reciente, el 48 por ciento de los israelíes aprueban la expulsión de la población palestina, y el 79 por ciento está de acuerdo en que las personas israelíes merecen tener más derechos que las palestinas. Estas estadísticas no son irrelevantes, pues la población palestina es el primer blanco del creciente fanatismo imperante en Israel, instigado desde los más altos niveles del gobierno.

En tu página de Facebook mencionas que tu concierto será "para cualquiera que quiera asistir". Pero la inmensa mayoría del pueblo palestino son personas refugiadas a quienes hasta el día de hoy se les niega el derecho de regresar a sus hogares. Apenas a minutos del lugar de tu concierto, casi dos millones de personas palestinas están bajo un bloqueo ilegal e inhumano en la Franja de Gaza, sin que se les permita siquiera reconstruir las viviendas que Israel les destruyó durante su última masacre de 2014.

En Cisjordania la población palestina también vive detrás de un Muro que fue declarado ilegal en 2004 por la Corte Internacional de Justicia, y que es utilizado para aislar a sus comunidades entre sí y apropiarse de sus tierras para Israel. Cientos de checkpoints y otros obstáculos les impiden la libertad de movimiento, incluso dentro de Cisjordania. A su vez, las personas palestinas con ciudadanía israelí están sujetas a más de 50 leyes que les discriminan directamente por su origen étnico.

La donación de lo recaudado en tu concierto a Médicos sin Fronteras no lo hace menos cuestionable. Es equivalente a haber actuado en la Sudáfrica del apartheid en los Ochenta (contra la voluntad de la inmensa mayoría de la población allí oprimida) y haber donado lo recaudado a una obra social. Aunque estamos de acuerdo en que se done a esta importante organización, no puede hacerse a expensas de contribuir a encubrir las escandalosas violaciones de Israel a los derechos palestinos.

Apelamos a tus principios y tu solidaridad para pedirte que no socaves nuestra resistencia no violenta a la opresión de Israel. Te exhortamos a colocarte en el lado correcto de la historia, tal como hiciste durante el apartheid en Sudáfrica.

Sinceramente,

PACBI

Publicado el 2 de mayo de 2016 en el sitio oficial de PACBI.
Traducción: ML.
Fuente: Boicotisrael.net