2019 · 06 · 08

Palestina víctima del mesianismo político, la irracionalidad, la prepotencia militar y las ilegalidades

Con Trump en el poder y la arremetida de la ultraderecha en el mundo, el mesianismo político, la irracionalidad y las ilegalidades han sepultado y reemplazado todas las instancias legales, civilizadas y de justicia internacional. Palestina que ha apuesto por la legalidad internacional, sería el gran perdedor de este nuevo estilo de política.

El nivel de descaro llegó a niveles groseros con la reciente declaración del señor David Friedman, embajador de Estados Unidos en Israel. Este embajador señaló al diario The New York Times  que “Israel tiene el derecho de anexar partes de Cisjordania”.

Lo increíble, es la pasividad con que el mundo permite las grotescas declaraciones y actuaciones de los funcionarios de Trump, que violan el derecho internacional y pisotean los esfuerzos de todos los países del planeta de establecer una paz justa, basada en el derecho y la legalidad, en esta región tan convulsionada y sensible para la paz mundial.

Cisjordania, que el embajador de Trump quiere anexar, es parte de los territorios palestinos ocupados, estatus que toda la comunidad internacional reconoce y todas las resoluciones de la ONU, del Consejo de Seguridad y las demás instancias legales del mundo, así lo definen.

Solo a modo de ejemplo, La resolución 2334 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, adoptada el 23 de diciembre de 2016, -y no vetada por Estados Unidos-, se refiere a la situación de los asentamientos israelíes en los territorios palestinos ocupados desde 1967, incluyendo Jerusalén Este. La resolución, de obligado cumplimiento para todos los países miembros de la ONU al ser vinculante, afirma que dichos asentamientos “no tienen validez legal” y los califica como una “flagrante violación” del derecho internacional, demandando a Israel detener tales actividades y cumplir escrupulosamente las obligaciones y responsabilidades jurídicas que le incumben como "poder ocupante" en virtud del Cuarto Convenio de Ginebra relativo a la Protección debida a las Personas Civiles en Tiempo de Guerra, del 12 de agosto de 1949.

El embajador Friedman, y para agradar a la ultraderecha israelí, simplemente pisotea la legalidad y se da el lujo de hablar cualquier tipo de barbaridades sin reproche alguno por parte de los países occidentales, que se autocalifican “democráticos, libres y respetuosos del derecho y la justicia”.

Estos personajes, Trump, su yerno Kushner, su embajador Friedman, etc., ciegamente proisraelíes y contrarios al derecho internacional, se dan el lujo de proponer “planes de paz” para la región que violan flagrantemente la legalidad internacional, y lo peor, esperan que los palestinos acepten sus arrebatos y las destructivas soluciones y propuestas para Palestina y su gente.

Jared Kushner, yerno de Trump, un conocido ultra sionista, benefactor y financista de los asentamientos ilegales en territorios palestinos ocupados, es el artífice y promovedor del plan de "paz" de Trump para el Medio Oriente más conocido como el 'Acuerdo del Siglo'.

En declaraciones recientes del mismo embajador Friedman, señaló que: “Primero, la relación entre los dos países (EE. UU. e Israel) crecen cada vez más fuerte, más y más fuerte". "Y la segunda es que Israel tiene un arma secreta que no tienen muchos países", agregó Friedman. "Israel está del lado de Dios, y no subestimamos eso".

Los palestinos no solo tenemos que lidiar y resistir una horrenda y criminal ocupación militar sino además tenemos que soportar declaraciones y actuaciones de personajes mesiánicos como el caso de Trump, Kushner y este embajador.

 

Corresponsal de PalestinaLibre.org en Jerusalén Ocupada