2019 · 06 · 18

La confusión en Oriente Medio se está organizando para beneficiar a Israel

¿Qué está sucediendo exactamente en la región árabe? Los eventos se chocan entre sí sin un final a la vista.

Vista de un petrolero en un puerto de aprovisionamiento [REUTERS / Stringer / Foto de archivo]

¿Qué está sucediendo exactamente en la región árabe? Los eventos se chocan entre sí sin un final a la vista. Todo está enredado y entrelazado, como si hubiera manos invisibles causando confusión y barajando de nuevo las cartas para crear condiciones que favorezcan sus deseos e intereses. Los que están detrás de todo esto son los únicos que se benefician de todo lo que está sucediendo.

¿Cómo podrían ser atacados esos dos petroleros en el Golfo de Omán, causando una gran explosión e incendio, pero el incidente no puede ser captado por los satélites estadounidenses que nos vigilan a cada minuto todos los días? ¿Cómo puede Estados Unidos, que encontró los pasaportes de los sospechosos del 11 de septiembre entre las ruinas del World Trade Center casi de inmediato, no saber quién llevó a cabo el ataque del petrolero?

Estados Unidos sí lo sabe; tal como sabe quién realizó el ataque anterior en el puerto en los Emiratos Árabes Unidos y en las instalaciones petroleras de Arabia Saudí el mes pasado. Estados Unidos sabe quiénes querían incendiar la región antes de prender fuego a los petroleros y quiénes quieren incendiar la región para provocar una guerra descabellada en el Golfo. Si sucede, no quedará ni se salvará nada allí.

Estados Unidos sabe quién es el autor intelectual, pero no lo revelará. En lugar de eso, lo encubre para obtener más medios infames y coactivos. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo a Fox News que Irán llevó a cabo el ataque en el Golfo de Omán. El día anterior, su secretario de Estado, Mike Pompeo, también acusó a Irán sin proporcionar ninguna prueba; todo estaba muy bien orquestado. Esto me recordó al discurso del ex Secretario de Estado Colin Powell durante la presidencia de George W. Bush, cuando acusó a Iraq en el Consejo de Seguridad de la ONU de poseer armas químicas y armas de destrucción masiva, sin proporcionar ninguna prueba. Fue bajo este pretexto que Estados Unidos invadió y ocupó Iraq en 2003, y todos sabemos qué catástrofe ha provocado.

Es una acusación peligrosa si nos lo tomamos en serio, pero me pregunto cómo se beneficiaría Irán de iniciar una guerra en el Golfo mientras se enfrenta a sanciones económicas, parte de la guerra no declarada en su contra. Además, la fecha de los últimos ataques es sospechoso, ya que ambos objetivos son japoneses y se alcanzaron mientras el primer ministro de Japón, Shinzō Abe, visitaba Irán; de hecho, mientras se encontraba con el Guía Supremo, el ayatolá Khamenei. ¿Qué mensaje querían enviar los responsables de los ataques, dado que Irán firmó acuerdos comerciales con Japón, incluida la venta de petróleo crudo, que viola las sanciones de Estados Unidos?

Irán ha reiterado varias veces que no está buscando una guerra con los Estados Unidos, mientras que Washington ha anunciado muchas veces que no quiere una guerra con Irán y que sus fuerzas están presentes en el área para proteger sus intereses, en caso de que Irán lleve a cabo sus supuestas amenazas y ataques a esos intereses. Recientemente, Trump solicitó un diálogo con Irán y dejó su número de teléfono a los suizos para que se lo pasasen al presidente iraní, pidiéndole que lo llame. También dijo que no quería derrocar al régimen en Teherán, sino que quiere “domesticarlo”. Creo que la visita de Abe se hizo en el contexto de dicho diálogo; que él era un mediador que llevaba un mensaje del presidente de los Estados Unidos.

Entonces, ¿a quién le molesta tanto el diálogo que quieren una guerra en el Golfo y buscarían comenzar una incluso por medios indirectos y directos? La única parte que probablemente se beneficiará de una guerra en el Golfo es Israel. Es por eso que Estados Unidos no ha revelado ni revelará lo que sus satélites recogieron de los ataques de los petroleros en el Golfo de Omán. También es la razón por la que Washington no detuvo los ataques.

Israel teme el programa nuclear de Irán, así como su creciente influencia y fuerza en la región. El primer ministro Benjamin Netanyahu ha amenazado a Irán varias veces, anunciando que ésta es la primera vez en la historia que las relaciones entre Israel y los árabes se encuentran en una buena posición y que estarían formando una alianza árabe-israelí para enfrentar a Teherán.

Esta alianza, por supuesto, es la alianza de Netanyahu con Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos, que comparten sus temores sobre su vecino. Los tres países quieren terminar el programa nuclear de Irán sea como sea, incluso con una guerra a gran escala. Para lograr este objetivo, las conspiraciones en la región continuarán, mientras que los enfrentamientos y las luchas aumentarán.

¿Cuál es la posición de Estados Unidos en todo esto? Washington ha sido el títere maestro desde el principio, aferrándose a las cuerdas y moviéndolas cuando, cómo y dónde quiere. Estados Unidos es consciente de cuándo y cómo debe encender la región y cuándo y cómo deben apagar las llamas cuando se cosechen los beneficios del infierno en el que sólo los países del Golfo serán el combustible. Los líderes del Golfo no entienden o aprenden de la historia; están cometiendo los mismos errores que cometieron durante la época de Saddam en Iraq, apresurándose a Estados Unidos para que protegiera sus frágiles tronos. No ven la mano de Washington apuñalándolos por la espalda, aunque sí ven su otra mano metiéndola en sus bolsillos y llevándose todo mientras lo observan en silencio.

¿Israel avergonzó a los Estados Unidos con esta operación militar? Quizás, pero ésta no es la primera vez que pone a Estados Unidos en una posición incómoda. Israel bombardeó el reactor nuclear iraquí en 1981 sin el conocimiento o la luz verde de Estados Unidos, recuerde, lo que llevó a Washington a votar y condenar a Israel en el Consejo de Seguridad de la ONU. Los aviones y cañoneras israelíes también atacaron el USS Liberty durante la Guerra de los Seis Días de junio de 1967, causando la muerte de 35 personas e hiriendo a más de 180 marineros estadounidenses. A pesar de la abrumadora evidencia de que los israelíes sabían exactamente lo que estaban atacando, los sucesivos gobiernos de los Estados Unidos siempre han rechazado una investigación completa. En resumen, los israelíes no se detendrán ante nada, ni siquiera atacarán a sus aliados, para cumplir sus propios intereses.

Apenas unas horas antes de los ataques del Golfo de Omán, los hutíes de Yemen atacaron el aeropuerto de Abha en el sur de Arabia Saudí con misiles de crucero. Éste es un desarrollo cualitativo peligroso en la guerra absurda entre Arabia Saudí y los hutíes que comenzó hace cuatro años. El pueblo yemení está pagando el precio de esta guerra, mientras un desastre humanitario envuelve su país, dejando sus hogares, granjas y tierras destruidas.

Mientras el arrogante príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammad Bin Salman, continúa su disparatada destrucción de Yemen, los hutíes ahora están respondiendo con drones con capacidad para misiles que ahora pueden desplegar con gran habilidad en el corazón de Arabia Saudí. Diariamente están alcanzando objetivos estratégicos, como aeropuertos y oleoductos.

Todo esto está relacionado de una manera u otra con los eventos en Siria y el próximo seminario de Bahréin sobre la parte económica del “acuerdo del siglo” para los palestinos. El seminario se llama “Prosperidad para la Paz” y contará con la presencia de Egipto, Jordania, Marruecos, Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos. Sin embargo, los palestinos estarán ausentes, ya que han descifrado que los términos del acuerdo son tan proisraelíes que no valen nada para ellos y su causa.

La confusión en Oriente Medio se está organizando para beneficiar a Israel, y sólo a Israel. Sería una tontería ignorar esta realidad tan obvia.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Fuente: Amira Abu El Fetouh, Middle East Monitor en Español