2019 · 07 · 03

Tribunal Supremo Israelí desecha solicitud para que los niños palestinos puedan llamar desde prisión a sus padres

La Tribunal Supremo de Israel se niega a escuchar los argumentos en un caso sobre si a los menores palestinos encarcelados por Israel se les debería permitir hablar por teléfono con sus familiares.

Foto ilustrativa de soldados israelíes que detienen a un niño palestino con los ojos vendados. (Wagdi Ashtiyeh / Flash90)

Los menores palestinos clasificados por Israel como "prisioneros de seguridad" están sujetos a restricciones idénticas a las impuestas a los prisioneros adultos, incluida la negación del contacto telefónico con sus padres. El servicio de prisiones presuntamente se niega a tratar a los menores clasificados como "prisioneros de seguridad" de acuerdo con las leyes y normas israelíes que regulan el tratamiento de los niños.

Según HaMoked: Centro para la Defensa de la Persona, indicó al tribunal que el Servicio de Prisiones de Israel impone estas restricciones a todos los menores de edad, sin considerar la gravedad de las denuncias ni la duración de la pena de prisión.

Según los jueces, el caso debería haberse llevado primero a un tribunal inferior en nombre específico de uno o más prisioneros. En su petición, HaMoked decidió redactar los nombres de los menores palestinos cuyos testimonios incluía, y decidió no presentar el caso en nombre de un menor palestino en específico.

Además, al justificar su desestimación de la petición, los jueces señalaron un programa piloto hasta ahora no implementado por el Servicio de Prisiones de Israel para permitir que los menores palestinos en una de cada cuatro instalaciones en las que están recluidos llamen a sus padres por teléfono.

La petición sostiene que es crucial que a los menores palestinos se les permita tener contacto telefónico regular con sus padres, detallando el daño psicológico que pueden enfrentar en ausencia de esas llamadas telefónicas. Un niño palestino de 15 años, cuyo nombre completo no aparecía en la petición, le contó a HaMoked que aún no se había comunicado con sus padres dos meses después de haber sido arrestado en mitad de la noche.

La audiencia del lunes duró menos cinco minutos, durante los cuales la abogada de HaMoked, Nadia Dakah, apenas logró iniciar su discurso de apertura antes de que el juez Noam Solberg la interrumpiera, exigiendo saber por qué el Tribunal Supremo debería pronunciarse sobre una petición que no incluye los nombres de ninguno de los menores palestinos en cuestión.

El fiscal estatal Udi Eitan afirmó que incluso si el estado quisiera tratar los casos específicos de aquellos cuyos testimonios se presentan en la petición, no podría hacerlo ya que los testimonios son todos anónimos y no incluyen los nombres de los menores.

Dakah explicó que la petición de HaMoked se presentó ante el tribunal correcto, describiendo la casi imposibilidad de convencer a un menor aterrorizado para que se inscriba en dicha petición. “Les cuesta mucho conocer sus derechos durante su detención, que generalmente dura hasta el final de los procedimientos legales. Todo lo que les interesa es el proceso en su contra, en donde se encuentran en una muy débil posición. Las condiciones de la prisión no son exactamente su principal prioridad", explicó.

Solberg argumentó además que "se está haciendo un trabajo" sobre el tema, muy probablemente en respuesta a la afirmación del estado de que comenzaría a establecer un programa piloto para permitir el acceso telefónico a los presos, sujeto a ciertas restricciones de seguridad no especificadas.

Si bien el estado mencionó el programa en su respuesta a la petición de HaMoked, no dio detalles sobre cuándo entraría en vigencia el programa o qué menores palestinos incluiría. Además, el estado no amplió la naturaleza de las restricciones de seguridad que evitarían la participación de ciertos menores.

Dakah les recordó a los jueces que el estado anunció la existencia del piloto solo después de que se hubiera presentado la petición de HaMoked, y después de tres años y medio durante los cuales el fiscal del estado ignoró los intentos de HaMoked de llamar la atención sobre el tema.

En su petición, HaMoked explicó que había exigido en repetidas ocasiones que el Servicio de Prisiones de Israel (IPS) permitiera a los menores palestinos hacer llamadas telefónicas a sus familiares, pero recurrió al Tribunal Supremo después de que el IPS envió una carta en junio de 2016 en la que afirmaba que “no hay distinción "entre la naturaleza y el tipo de delito de que se sospecha, acusa o condena a un adulto recluso y la naturaleza y el tipo de delito de que se sospecha, acusa o condena a un menor".

Cuando se trató de usar el teléfono, el IPS declaró que "el uso del contacto telefónico no se considera un derecho de la población reclusa".

Ver: ¿Podrán los niños palestinos llamar a sus padres desde la prisión?, el Tribunal Israelí decidirá

Fuente Original: Top court throws out case demanding Palestinian kids be allowed to call parents from prison

Fuente: Edo Konrad, +972 Magazine / Traducción: Palestinalibre.org

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org