2019 · 09 · 10

Palestina: El té dulce y las amargas realidades de Masafer Yatta

A medida que se expanden los asentamientos israelíes ilegales, los palestinos están perdiendo sus tierras, medios de subsistencia y sus hogares.

Tuba se encuentra a 2 kilómetros de la ciudad de Yatta.  Los aldeanos no pueden usar la carretera de acceso principal debido a la proximidad de un puesto avanzado israelí; en cambio, usan un camino de desvío.  [Alyona Synenko / CICR]

El paisaje de Masafer Yatta, un área de unos 1.400 habitantes dispersos en aldeas en las colinas de Hebrón Sur de la Cisjordania ocupada, es austero e inhóspito.

Pero su gente, la mayoría de ellos habitantes de cuevas tradicionales, están orgullosos de su hogar. Cuando los visitantes llegan a una casa, se sirve té, luego café, después fruta y yogur de piedra salada local, seguido de otra ronda de té.

"Me gustaba aquí. Es tranquilo. La gente no habla chismes", comenta Huda Awad, una viuda de 58 años. " Ahora el aislamiento está matando nuestra vida".

Huda se mudó al pueblo de Tuba en Masafer Yatta hace casi cuatro décadas como la novia de un hombre local de 20 años. Solo un par de años antes, en 1977, el área fue declarada zona de entrenamiento militar por Israel y se prohibió toda construcción nueva.

Pero la vida continuó: las parejas se casaron, los niños nacieron y la gente necesitaba un lugar para vivir. Como muchos otros, Huda y su esposo construyeron una casa.

A principios de este año, Huda recibió un aviso de la Administración Civil israelí que decía que su casa había sido construida sin el permiso correcto y sería demolida. En marzo, llegaron excavadoras militares y demolieron la casa.

"Todo lo que quiero es poder ver televisión", señala Huda, mirando los escombros de lo que solía ser su casa. Su sistema de paneles solares, la única fuente de energía, fue confiscado, y con él, perdió su televisor, uno de sus últimos placeres en la vida.

Con los años, los aldeanos también han perdido el acceso a grandes partes de sus tierras agrícolas a medida que se expandía un asentamiento israelí cercano.

En 1991, se construyó un nuevo puesto de avanzada israelí a lo largo de la carretera principal que conecta Tuba con la ciudad de Yatta. Desde diciembre de 2000, el ejército israelí ha prohibido a los palestinos viajar en esta carretera debido a su proximidad al asentamiento, citando "razones de seguridad". Esto agravó su sensación de aislamiento e impactó todas las áreas de la vida.

"Mi padre tiene 70 años", explica Hael, un pastor local. "Lo llevo a Yatta para controles médicos usando la carretera de desvío. Constantemente pienso que si hay una emergencia no llegaremos al hospital a tiempo".

Hay una sensación de vivir con tiempo prestado en la comunidad. Algunas órdenes de demolición han estado pendientes durante años a medida que avanzan las batallas judiciales, mientras que otras se ejecutan rápidamente.

Si bien algunas batallas legales han durado más de una década, todas las familias aquí viven con el temor diario de perder su hogar.

Huda de pie frente a su casa demolida.  [Alyona Synenko / CICR]

El área cada vez más aislada carece de muchas necesidades vitales: acceso al agua, educación, atención médica. ALYONA SYNENKO / CICR

Um Mohammed y Abu Mohammed son habitantes tradicionales de las cuevas. "Nunca abrimos un grifo de agua", dice Um Mohammed. "Esto sería un desperdicio. Apreciamos cada gota". Las comunidades Masafer Yatta no están conectadas al sistema de agua y el difícil acceso al área hace que el transporte de camiones en agua sea ineficiente y costoso. ALYONA SYNENKO / CICR

Hael con su hermano Radwan. Cuando su familia perdió el acceso a dos tercios de su tierra de pastoreo, Hael decidió mudarse a Yatta y conseguir un trabajo. "Mi corazón, mi espíritu todavía están aquí", señala. ALYONA SYNENKO / CICR

Los pastores locales perdieron el acceso a grandes partes de sus tierras de pastoreo debido a la expansión de asentamientos ilegales. ALYONA SYNENKO / CICR

Saleh estudia derecho en la Universidad de Hebrón. Para llegar a clase, anda en un burro por una hora por las montañas para llegar al pueblo más cercano, y luego un autobús desde allí. Pasa un promedio de cuatro horas en la carretera todos los días. ALYONA SYNENKO / CICR

El agua es el bien más preciado en Masafer Yatta y es mucho más caro aquí que en otras localidades. ALYONA SYNENKO / CICR

El acceso a la educación es particularmente difícil para las niñas aquí, ya que los padres tienen miedo de dejarlas hacer el largo viaje solas. ALYONA SYNENKO / CICR

A pesar de todas las dificultades, los residentes de Masafer Yatta se enorgullecen de su hospitalidad. ALYONA SYNENKO / CICR

La gente en el pueblo de Helawe explica que se llama así porque su tierra huele dulce. ALYONA SYNENKO / CICR

En 1977, el área fue declarada zona militar restringida por las autoridades israelíes. Toda nueva construcción fue prohibida. ALYONA SYNENKO / CICR

Reem traslada las pertenencias de su familia a una cueva el día que demolieron su casa. Llegó a Halawe hace cuatro años como una novia joven. Tener una casa propia ha sido un sueño inalcanzable. ALYONA SYNENKO / CICR

"Cuando tienes una casa, puedes cerrar la puerta y sentirte seguro adentro", dijo Reem el día que demolieron su casa. ALYONA SYNENKO / CICR

Las cuevas y las casas anteriores a 1977 ya no son suficientes para dar cabida a una población en crecimiento. ALYONA SYNENKO / CICR

Fuente Original: The sweet tea and bitter realities of Masafer Yatta

Fuente: Alyona Synenko, Aljazeera/ Traducción: Palestinalibre.org

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org