2019 · 09 · 17

Festiclown en Palestina: Niñas con alas

En Palestina, hay niñas que vuelan, agarradas a un sueño de libertad, propulsadas por sonrisas que paran tanques, subidas a hombros de payasos.

Fotografía de  Bernat Almirall.

En Palestina, hay niñas que vuelan, agarradas a un sueño de libertad, propulsadas por sonrisas que paran tanques, subidas a hombros de payasos.

Vuelan y les salen alas, alas que a veces se vuelven banderas y otros gritos de dignidad.

Las niñas palestinas que se me han quedado tatuadas en el alma, tienen nombres de esperanza y futuro.

Sus miradas se conjugan con verbos que caminan sobre utopías y resiliencias.

Escalan mi cuerpo y mi emoción con una fuerza tal, que es fácil entender porqué este sistema global de terror no las ha enterrado ni en el olvido ni en la desesperación.

Algunas quieren viajar, otras ser ministras para ayudar a la gente, otras convertirse en ingenieras y construir parques, otras simplemente que se acabe la ocupación y que vuelvan los presos y las presas a caminar por las calles de su pueblo.

No sé si los sueños cotizan en algún sistema de valores, pero en estos 72 dos años de desastre, bombardeos, genocidio y silencio cómplice de la mayoría de gobiernos, los sueños de las niñas y niños que nacieron en cualquiera de las palestinas existentes, tienen la potencia de mil cabezas nucleares, la consistencia de todos los muros del mundo, la precisión de los satélites israelíes y sobre todo están cargados de justicia y alegría, algo que este parque temático de la muerte, llamado Israel, no tiene.

Podrán seguir levantando muros de cemento vergüenza y mentiras, pero las niñas aladas que nacen en esta tierra sobrevolarán sus alambradas aunque solo sea con la imaginación y el derecho.

Iván prado

Director Festiclown Palestina

Fuente: Pallasos en Rebeldía