2019 · 09 · 17

El plan de anexión de Netanyahu es un sueño liberal sionista

Los partidarios liberales sionistas de la “solución de dos estados” se han movilizado, tuiteando sobre cómo “condenan” y están “preocupados” por Benjamin Netanyahu y su plan de anexar hasta un tercio de la Cisjordania ocupada.

Las fuerzas israelíes demolieron un restaurante que pertenecía a palestinos en Cisjordania, el 26 de agosto de 2019 [Wisam Hashlamoun / Agencia Anadolu]

Los partidarios liberales sionistas de la “solución de dos estados” se han movilizado, tuiteando sobre cómo “condenan” y están “preocupados” por Benjamin Netanyahu y su plan de anexar hasta un tercio de la Cisjordania ocupada. Con las últimas elecciones generales de Israel la próxima semana, el martes Netanyahu detalló su plan histórico para declarar formalmente una gran parte del territorio palestino ocupado como parte del actual estado de Israel, en caso de que los votantes le dieran el poder.

Netanyahu ha hablado antes sobre la posibilidad de anexar grandes partes de Cisjordania, pero éste es su plan más detallado hasta la fecha. El mapa que dio a conocer en una conferencia de prensa el martes mostró todo el Valle del Jordán anexado a Israel. La franja azul es una declaración de intenciones, aniquilando la posibilidad de un estado palestino en menos del 22 por ciento de la Palestina histórica que Cisjordania ya representa.

El Valle del Jordán es la frontera simbólica de Cisjordania con el estado de Jordania. Cortarlo así significa que cualquier “Estado palestino” en Cisjordania estará completamente rodeado por Israel. Eso no sería un estado, sino un bantustán, como los pequeños estados de títeres negros que el régimen de apartheid sudafricano sostenía como un pretexto de “democracia” y autogobierno negro.

En verdad, la situación en Cisjordania ha sido durante décadas un bantustán. El propósito completo de los Acuerdos de Oslo era emplear a un subcontratista palestino para la ocupación de Israel; ofrecer la Autoridad Palestina.

Los puestos fronterizos de tránsito en el Valle del Jordán han sido controlados completamente por Israel desde 1967, y lo siguen siendo hasta hoy. Este nuevo plan de anexión representa un reconocimiento formal por la ley israelí de esa realidad. También representa la etapa más nueva en la colonización de tierras palestinas durante décadas en Israel.

De una manera típicamente racista, Netanyahu se jactó de que “ni un solo palestino” sería anexado a Israel como parte de su plan. El objetivo principal de colonización del movimiento sionista siempre ha sido “la cantidad máxima de tierra palestina, el número mínimo de palestinos”.

Israeli Prime Minister Benjamin Netanyahu in the West Bank town of Hebron, on 4 September 2019 [Kobi Gideon/GPO/Anadolu Agency]

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, en la ciudad cisjordana de Hebrón, el 4 de septiembre de 2019 [Kobi Gideon / GPO / Agencia Anadolu]

Sin embargo, cualquier análisis del mapa de Netanyahu, comparándolo con cifras demográficas creíbles en la tierra palestina afectada por su plan, muestra que su reclamo es una total mentira en cualquier caso. Un análisis conservador israelí del mapa concluyó que 6.000 palestinos en aldeas aisladas en el Valle del Jordán se verán afectados. Se desconoce su destino, pero la anexión los hará aún más vulnerables a la expulsión y al desplazamiento por parte de Israel de lo que ya son. Sin embargo, un análisis del grupo israelí Peace Now muestra que el plan dejará a más de 44.000 palestinos del Valle del Jordán viviendo en áreas aisladas, efectivamente viviendo dentro de “Israel”, pero permanentemente privados de ciudadanía o derechos de voto.

El análisis conservador, realizado por The Times of Israel, excluye a la gran población de Jericó, una ciudad histórica palestina que se mostró en el mapa de Netanyahu como una isla naranja rodeada por un mar de anexión azul israelí. La Oficina Central de Estadística de Palestina calcula que la población de toda la región de la autoridad local de Jericó (incluida la ciudad) es de más de 51.000 palestinos.

La comparación del mapa con uno preparado por la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU en Jerusalén (página 13) muestra que la zona de anexión del Valle del Jordán propuesta por Netanyahu atraviesa regiones de Cisjordania donde viven hasta 50.000 palestinos en el Área C (áreas no urbanas designadas bajo los Acuerdos de Oslo). Es difícil decir exactamente cuántas de estas personas se verán afectadas por el plan de anexión, ya que el mapa no reconoce las regiones del gobierno local de la Autoridad Palestina.

Además, casi nadie en Israel está hablando de la posibilidad de otorgar a los palestinos derechos humanos o políticos básicos, especialmente el derecho al voto. El alarde de Netanyahu de que supuestamente su plan no anexiona a un solo palestino es una declaración de intenciones de continuar negándoles los mismos derechos democráticos que los colonos judíos ya disfrutan.

Durante años, todas las cifras de población creíbles han señalado el hecho de que los judíos israelíes ya no son una mayoría demográfica en la Palestina histórica, y bien podrían ser una minoría limitada. La mayoría judía siempre fue artificial en cualquier caso, violentamente manipulada desde 1947 en adelante expulsando a la mayoría de los pueblos indígenas del país, y negando su derecho internacionalmente reconocido de regresar a sus hogares desde entonces. Como tal, una verdadera democracia que implemente un sistema de ‘una persona, un voto’ significaría que una futura mayoría palestina simplemente votaría por el regreso de Palestina y el regreso de sus familiares del exilio impuesto violentamente.

El grupo palestino de derechos humanos Al-Haq ha pedido sanciones internacionales contra Israel en respuesta a las últimas amenazas de anexión de Netanyahu. Advirtió “que el hecho de que la comunidad internacional no haya obligado a Israel a rendir cuentas por actos ilegales de anexión previos en Jerusalén y el Golán sirio ocupado, le ha otorgado a Israel una carta blanca para continuar su ocupación beligerante y su expansión anexionista colonialista, sin restricciones”.

Las potencias europeas aparentan expresar “inquietudes” ineficaces sobre tales planes israelíes, pero de todos modos continúan apoyándolos tácitamente al no tomar ninguna medida coercitiva. Las organizaciones sionistas supuestamente de izquierda en Gran Bretaña también se están aferrando al plan. El movimiento obrero judío (JLM, por sus siglas en inglés), por ejemplo, tuiteó que “condena inequívocamente” el plan. Esto es pura sofistería, y ​​un movimiento de relaciones públicas diseñado para amortiguar la recepción cada vez más crítica que tiene el JLM dentro de las bases del Partido Laborista.

El plan de Netanyahu es, de hecho, una versión más moderada del infame Plan Allon de 1967, que habría anexado una franja de tierra aún más grande a lo largo del Valle del Jordán, así como toda la región central de Cisjordania, dividiéndose por la mitad. Este plan fue defendido por Yigal Allon, un ex general (líder de las operaciones de limpieza étnica de la Nakba a partir de 1947) y luego ministro en el gobierno israelí liderado por el partido del movimiento “Laborista Sionista” en ese momento, el Alineamiento Laborista. Que el JLM esté condenando el plan de su propio predecesor ideológico es una señal de que el movimiento de Netanyahu en realidad tiene su origen en los sueños y las prácticas del movimiento “Laborista Sionista”. Es, en resumen, en realidad un sueño liberal sionista.

Fuente: Asa Winstanley, Middle East Monitor en Español