2019 · 10 · 18

Creciente población de mascotas de Gaza tensa escasos recursos veterinarios

Los palestinos en Gaza se están apoyando cada vez más en sus mascotas para apoyo emocional en medio de las duras realidades del enclave, pero la creciente población de animales está exigiendo mucho a instalaciones veterinarias mal equipadas.

Un gato dentro de la casa de un hombre palestino, Saeed el-Aer, que cuida gatos abandonados, en la zona central de la Franja de Gaza. 10 de octubre de 2019. REUTERS/Mohammed Salem.

Unos 130 veterinarios trabajan en Gaza, pero la falta de hospitales para animales implica que la mayoría debe acudir a instalaciones médicas normales e incluso a Israel para buscar cuidado para sus mascotas enfermas.

La clínica veterinaria de Imad Morad tiene estantes que están llenos de comida para animales y medicina, e incluso cuenta con una máquina de ultrasonido. Pero para otros cuidados, depende de instalaciones médicas para humanos.

“Enviamos muestras de sangre y orina a laboratorios para humanos para que las examinen. No fue hasta hace dos años que comenzaron a aceptar nuestras solicitudes. También los usamos para rayos X”, dijo Morad.

En algunos casos raros, los gatos han sido enviados a recibir tratamiento en Israel, que tiene estrictas restricciones en su frontera con el territorio gobernado por Hamas.

A diferencia de los gatos, los perros son considerados sucios en el Islam y suelen vivir fuera de los hogares, aunque no hay una prohibición contra ellos.

El número de personas dueñas de perros está aumentando y la disponibilidad de comida para mascotas está aumentando en las tiendas. Ver a gente paseando a sus perros es algo común en Gaza actualmente.

“Cuando alguien cría una mascota siente que tiene un nuevo amigo en su vida, un amigo que se preocupa por él o ella más que los amigos humanos suelen hacerlo”, dijo Saeed el-Aer, un funcionario público jubilado que recorre las calles con una bolsa llena de comida y medicina, buscando a gatos y perros abandonados.

En una tienda para mascotas de Gaza, su dueño Baha Ghaben dijo que abrir el negocio había sido un riesgo. “Nos sorprendió la gran cantidad de personas que cría mascotas en casa. Vendo entre 10 a 20 animales al mes”, sostuvo.

Fuente: Agencia Reuters