2019 · 11 · 22

Declaración Pública: Sobre la violación a los derechos humanos en Latinoamérica

Como organizaciones Palestinas en Chile, conscientes que el descontento social generalizado y originado principalmente por un sistema colonial, capitalista, extractivista, patriarcal, sexista, racista, blanco, militar y occidentalocentrico, solidarizamos con los pueblos latinoamericanos ante la difícil situación que enfrenta nuestro continente.

Las organizaciones abajo firmantes de manera autónoma declaramos lo siguiente: 
 
Como organizaciones Palestinas en Chile, solidarizamos con los pueblos latinoamericanos ante la difícil situación que enfrenta nuestro continente. Durante las últimas semanas hemos podido ver cómo se ha incrementado, de manera sistemática la violencia de Estado y, las violaciones a los derechos humanos en Haití, Ecuador, Wallmapu, Chile, Bolivia, Colombia, Brasil y entre otros países.
 
Por esta razón, rechazamos rotundamente la violencia del Estado en toda Latinoamérica y el mundo, esa misma violencia que en nuestro continente estrecha lazos comerciales con la industria militar israelí, dejando a su paso miles de [email protected] y [email protected] . El uso de la fuerza no es el camino, los Estados deben establecer vías de diálogo reales. Las demandas de las comunidades y territorios deben ser escuchadas. Son evidentes las brechas de desigualdad que ha dejado el sistema económico y político en nuestro continente, la precariedad de la vida ha ido en aumento, por los múltiples y sistemáticos despojos en beneficio de una acumulación desmedida de capital. El acceso al trabajo, una sana alimentación, la educación, vivienda, salud, naturaleza, cultura y entretenimiento es cada vez más limitado.
 
En necesario que la clase dirigente y política en Chile y Latinoamérica se haga cargo de esta crisis que nos ha traído a este punto de inflexión, para que por primera vez en la historia, no se apropien de las demandas del movimiento social y sea la gente quien realmente decida sobre sus territorios y sus cuerpos, aunque esto incluya ir a un ritmo más lento, que no se ajusta a la “normalidad” productivista a la cual nos han obligado a funcionar como sociedad. Es importante también el reconocimiento a la justicia, por las violaciones sistemáticas contra el pueblo mapuche y todas aquellas personas que han salido a manifestarse y han perdido su vida o sus ojos, también por las que han sido desaparecidas, violadas o agredidas, es importante la justicia por honor a nuestra dignidad, por esto responsabilizamos al presidente Piñera de toda la ola de violencia que se ha generado y que podría seguir atenuando. Consideramos que su permanencia en el poder constituye un conflicto de intereses para que la justicia y los órganos institucionales puedan hacer las investigaciones correspondientes.
 
Así mismo, rechazamos el golpe de estado ciudadano ejecutado en Bolivia por grupos fascistas con complicidad de las fuerzas armadas y policiales, que han atacado de manera sistemática a indígenas, autoridades ancestrales y líderes sociales. No podemos permitir que el colonialismo, racismo, aporofobia, machismo, xenofobia, homofobia y otros males de la humanidad revivan con fuerza. Por eso rotundamente rechazamos tanto el fascismo como estalinismo por sus históricas violaciones a los derechos humanos. Por esto, rechazamos en especial, las líneas políticas que hasta ahora han mantenido los gobiernos de Trump, Bolsonaro, Uribe, Macri y Piñera, que hasta el momento han tenido una postura represiva y de poco diálogo con su pueblo atendiendo las diferentes necesidades de los territorios, que además ha estado marcada con una fuerte alianza militar con Israel profundizando la compra de material de guerra, represión y control social. Por esto, hoy en día es más que necesario impulsar las campañas de embargo militar no solo a Israel sino también a todas las potencias armamentistas que se benefician de nuestro sufrimiento.
 
Expresamos nuestra solidaridad con el pueblo colombiano, pues reconocemos el histórico y alto grado de violencia utilizado por el Estado colombiano, como se pudo evidenciar esta semana con los allanamientos y detenciones ilegales y el alto grado de militarización y represión en las calles. Situación que se ha profundizado en el actual Gobierno de Iván Duque y el Uribismo, que han sido un impedimento constante para avanzar en el acuerdo de paz. Rechazamos rotundamente el asesinato sistemático de autoridades indígenas, étnicas y de líderes/as sociales, como la poca importancia que le ha dado el Estado Colombiano. 
Hacemos un llamado a tomar todas las medidas de auto cuidado y no romantizar la violencia, hoy en día es cada vez más necesario otras formas creativas de protesta como los boicots organizados sirviendo de ejemplo la campaña de Boicot, desinversión y sanciones a Israel.
 
Finalmente, somos conscientes que el descontento social es generalizado por un sistema mundo moderno, colonial, capitalista, extractivista, patriarcal, sexista, racista, blanco, militar y occidentalocentrico. Un mundo que necesita hoy más que nunca un cambio, pues no podemos seguir replicando los errores del pasado. Por esto es necesario hacer cambios en la concentración del poder, debemos aprender de la experiencia de Bolivia, y descentralizar aún más los Gobiernos, debemos darle más autonomía a las personas para que puedan participar de manera autónoma en la política y decisiones de sus territorios. Para que así, prevengamos los caudillismos y el regreso del fascismo a nuestras vidas.
 
Hacemos un llamado a toda la comunidad, en especial la palestina y su diáspora, a solidarizar con el pueblo latinoamericano, no podemos seguir mirando hacia un lado ignorando lo que pasa, ni poner la causa palestina por encima de las violaciones a los derechos humanos en otros territorios. También a fomentar la solidaridad de los pueblos y sus luchas por la autodeterminación, para que se deje de reprimir, perseguir y criminalizar a los movimientos sociales que se alzan en exigir justicia y dignidad en diversos rincones del mundo.
 
Los pueblos originarios han resistido más de 500 años ante el colonialismo y lo seguiremos haciendo, al igual que lo ha hecho el pueblo palestino contra el sionismo que ha instalado un sistema de ocupación, colonialismo y apartheid. Seguiremos luchando por la dignidad, libertad, justicia e igualdad.
 
 
Juventud Chileno Árabe por Palestina de Valdivia
Unión General de Estudiantes Palestinos
BDS Temuco
BDS Chile
Colectividad Árabe-Palestina de la Serena
BDS Desde el SUR
BDS Talca
 
 
Temas relacionados: