2019 · 11 · 25

Autobuses en shabbat en Tel Aviv

Por primera vez desde que se fundó Tel Aviv hace 110 años, el ayuntamiento ha puesto autobuses para uso de los vecinos durante el shabbat, el día de descanso judío.

Con excepción de Haifa, todas las ciudades israelíes suspenden el transporte público en shabbat.

En los últimos años ha habido conatos de algunos ayuntamientos rebeldes en esa dirección, pero no han cristalizado. Incluso en Jerusalén, ha habido pequeños autobuses, gestionados por asociaciones privadas, que han comunicado Jerusalén con alguno de los asentamientos judíos vecinos situados en los territorios ocupados, pero apenas se trató de intentos particulares que no han contado con el respaldo del ayuntamiento.

De ahí que el intento de Tel Aviv, respaldado por la municipalidad, sea un paso de gigante a tener en cuenta, aunque todavía se trate de un número muy reducido de autobuses.

¿Quiénes utilizan este servicio en shabbat? Generalmente son jóvenes que se desplazan al centro de la ciudad para visitar bares, restaurantes o discotecas. Puede decirse que en un 99 por ciento esta es la categoría de los usuarios, gente de 20 o 30 años a lo sumo que no disponen de coche particular y a quienes les resulta muy caro desplazarse en taxi.

Uno de los usuarios, vecino de Ramat Hasharon, explicó a Haaretz que, hasta ahora, para asistir a la función de un teatro en Yafa el viernes por la noche, tenía que coger el autobús antes que se iniciara en shabbat y esperar en casa algún amigo, o paseando por la ciudad, hasta que llegaba el momento de ir a la función de teatro.

De momento los usuarios no pagan el trayecto ya que para que los autobuses puedan cobrar es preciso que cuenten con la aprobación del ministerio de Transportes, y esa aprobación no existe, de manera que los gastos del servicio corren a cargo del ayuntamiento.

El presupuesto que el ayuntamiento de Tel Aviv ha aprobado para ofrecer el servicio durante un año es de algo más de 3 millones de euros. Por ahora hay solo seis rutas, aunque es posible que otras localidades imiten a Tel Aviv.

Fuente: Eugenio García Gascón, Blog Público - España