2020 · 01 · 22

La visita a Jerusalén del presidente argentino con otros líderes es un incentivo al Holocausto palestino

Causa estupor e indignación. En medio de la arrasadora limpieza étnica del semita pueblo palestino, el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello, le confirmó a la embajadora israelí en Argentina, Galit Ronen, que “el presidente de la Nación Dr. Alberto Fernández, asistirá el próximo 23 de enero en Jerusalén (ocupada) al ‘Foro Internacional de Líderes en Conmemoración del Día Internacional de Recordación del Holocausto y la Lucha contra el Antisemitismo’, en coincidencia con el 75 aniversario de la liberación judía de los campos de Auschwitz-Birkenau

El recientemente asumido con el voto popular del pueblo argentino, el presidente Fernández, decidido su primera gira internacional en el territorio de Palestina ocupada en 1948, hoy llamado Israel. Lo acompañarán en la cruzada el canciller Felipe Solá, el secretario de Asuntos Estratégicos Gustavo Beliz y el recientemente electo gobernador bonaerense a fin a la izquierda, Axel Kicillof, como parte de la comitiva.

Luego de las reuniones con la decorativa figura presidencial israelí de Reuven Rivlin, el presidente tiene previsto un encuentro con el responsable de crímenes de guerra, Benjamin Netanyahu. En ese marco que golpea la ética, nada le impedirá al presidente y su séquito violar la resolución 478/1980 de la ONU que prohíbe visitar Jerusalén ocupada en 1967. Fernández, acudirá al Yad Vashem (Museo del Holocausto) cercano a la mártir aldea palestina de Deir Yassin, distrito de Jerusalén, donde se realizará parte del evento.

Este punto es esencial. La presencia del presidente en Jerusalén sobrelleva a un fatídico reconocimiento de la ciudad robada como capital del régimen sionista y un juego peligroso en el ajedrez internacional de arrancar los derechos nacionales del pueblo palestino a su capital ocupada militarmente entre 1948 y 1967, para brindar un espurio guiño a Estados Unidos y al supremacista presidente Donald Trump, a Israel y a los poderosos lobbies judíos a costa de la sangre palestina.

Soslayando impúdicamente la realidad del no visibilizado Holocausto palestino bajo las garras de la potencia ocupante israelí de casi 72 años y estimulado por la vicepresidente Cristina Fernández de Kirchner, el Dr. Fernández, es el único presidente latinoamericano que aceptó la invitación y participará de la ceremonia junto a otros jefes y monarcas de estados, entre ellos, los presidentes Vladimir Putin de Rusia, Emmanuel Macron de Francia, Frank-Walter Steinmeier de Alemania, el vicepresidente Michael Pence de EEUU, el rey Felipe VI de España, el rey Willem-Alexander de Holanda junto a su esposa Máxima y el príncipe Carlos de Inglaterra.

Exultante, el director del Departamento de América Latina en la cancillería sionista, Modi Ephraim, dijo: “estoy muy contento que el presidente Fernández decidiera participar. Será recibido con los brazos abiertos y con una cálida bienvenida...Es parte del compromiso del gobierno argentino en la lucha contra el antisemitismo...”. Con moral estropeada, Ephrain, habla con soltura del antisemitismo cuando él, representa los intereses antisemitas del régimen ocupante contra los legítimos semitas palestinos.

También la doble moral fue aplicada por el Congreso Judío Latinoamericano, quien alabó la presencia de la comitiva argentina y expresó: “el compromiso con la memoria es fundamental para proteger el futuro...”. Algo que Israel les impide diariamente a los palestinos, proteger su futuro y mantener su memoria.

A pesar de todo, la historia seguirá siendo un peso sobre la vapuleada conciencia de la humanidad. Hace 75 años, Israel no existía. El Holocausto europeo incineró a 55 millones de seres humanos, entre ellos, 25 millones de cristianos, 4 millones de musulmanes (que nadie los recuerda) y 6 millones de judíos. En ese entonces, Palestina estaba bajo la ocupación británica y era devastada por el terrorismo europeo-judío-sionista que demolió a 489 aldeas y ciudades palestinas, asesinó a miles de civiles y echó al mar a 750 mil ciudadanos para crear en 1948 el actual Israel sobre la tierra robada al solar palestino con la complicidad internacional y la antijurídica partición de Palestina por la ONU.

No se puede deslindar la tragedia palestina con el Museo del Holocausto (en hebreo Yad Vashem), lugar donde colocó su ofrenda el Papa Francisco y centenares de líderes internacionales. El mismo fue erigido por los israelíes sobre los escombros de los hogares destruidos y los huesos de 298 palestinos masacrados el 11/abril de 1948, en la jerosolimitana aldea de Deir Yassin por las organizaciones terroristas judías del Irgun y el Leji como parte de la estratégica caída de la capital Jerusalén y gran parte de Palestina para su proyecto colonial.

El indebido accionar del Dr. Fernández y sus colegas jefes de estados es un desagradable antecedente que estalla el honor y la dignidad palestina. Es la punta de lanza de la hipocresía de los poderosos corruptos ensalzando al lobby judío económico-político para mantener sus espurias finanzas y el poder político sin importarles el dolor de la ‘catástrofe palestina’

Acerca del autor: Suhail Hani Daher Akel fue el Primer Embajador del Estado de Palestina en la Argentina. Fue el Primer Representante de la OLP en la Argentina. Es analista internacional sobre la situación palestina

Fuente: Suhail Hani Daher Akel, Rebelión