2020 · 02 · 24

¿Por qué se escabulle el partido Azul y Blanco de formar Gobierno con los palestinos? Xenofobia israelí-judía

Azul y Blanco, el mayor partido judío de Israel, anunció la semana pasada que renuncia a la idea de crear un Gobierno estable, declaró que no hay escenario para aceptar a la Lista Conjunta

Avigdor Lieberman se reúne con Benny Gantz el 23 de septiembre de 2019. Del Twitter de Gantz.

Azul y Blanco, el mayor partido judío de Israel, anunció la semana pasada que renuncia a la idea de crear un Gobierno estable, declaró que no hay escenario para aceptar a la Lista Conjunta, que representa a los palestinos israelíes. El líder de Azul y Blanco, Benny Gantz, dejó claro (Haaretz en hebreo) que la Lista Conjunta no será parte de su coalición. Los portavoces de Azul y Blanco dijeron que confiarán en el partido de Avigdor Liberman (votación de siete u ocho escaños de 120) para crear un Gobierno.

Los números, por desgracia, no cierran. Incluso suponiendo -generosamente- que Azul y Blanco obtenga 35 escaños, que el laborismo (que se unió a Meretz) obtenga ocho escaños (de nuevo estoy siendo generoso) y que Liberman mantenga sus ocho escaños, estos solo suman 51 (35 + 8 + 8). El número mágico es 61. Eso es, diez escaños más. Entonces, Azul y Blanco cree que puede romper el bloque de la derecha obteniendo diez escaños de esas partes, y eso para cuando los cerdos vuelen. O necesitará del apoyo de la Lista Conjunta.

Liberman no es un pináculo firme en el cual confiar. Es una de las principales razones por las que Israel se dirige a una tercera ronda de elecciones en un año. Nadie sabe lo que quiere. Es un gánster de renombre que escapó apenas de la acusación después de que varios testigos desaparecieran misteriosamente. Es el promotor moderno del plan para trasladar partes de Israel con una mayoría de palestinos a la Autoridad Palestina, como una forma de privar a esos ciudadanos de sus derechos de nacimiento. A diferencia de con la Lista Conjunta, Gantz no dijo que tenía «divisiones profundas e insalvables» con Liberman.

Azul y Blanco hizo todo lo posible para dificultar que los líderes de la Lista Conjunta se unieran en el futuro. El partido guardó silencio sobre el plan Jared-Kushner-Netanyahu durante mucho tiempo y Gantz necesitó casi dos semanas para decir que rechaza la transferencia de ciudades palestinas israelíes a la Autoridad Palestina.

Vale la pena señalar que los votantes de Gantz son significativamente más liberales que él, en noviembre pasado el 52 % de ellos dijeron que apoyarían aceptar la Lista Conjunta como apoyo externo para un Gobierno minoritario (hebreo). Un líder con alguna medida de ingenio y visión desarrollaría este sentimiento y ofrecería al público palestino-israelí un acuerdo histórico.

Parece que Gantz no es un líder.

¿Por qué? La razón superficial es la campaña del Likud, dirigida por Benjamin Netanyahu, que martillea una y otra vez el mensaje de que Gantz aceptará a la Lista Conjunta como socios. Gantz aparentemente tenía miedo de este mensaje, por lo que entró en el juego del Likud y dijo que renuncia a esa asociación.

Esto significa que cuando no tenga más remedio que crear un Gobierno minoritario con el apoyo externo de la Lista Conjunta (que fue lo suficientemente generosa como para decir que no apoyará a un Gobierno donde esté Liberman, pero tampoco se opondrá a él), Likud estallará porque Gantz rompe su promesa a los votantes.  Y por una vez estarían diciendo la verdad.

Todo esto sucedió antes, una de las principales causas del asesinato de Rabin en 1995 fue la reiterada afirmación del Likud de que Rabin «carecía de una mayoría judía». El asesino, Yigal Amir, afirmó que en la concentración en apoyo de la paz donde asesinó a Rabin la mitad de los discursos fueron en árabe. Una completa tontería, por supuesto, si tantos izquierdistas pudieran entender árabe. Pero esta era una basura que la mitad del público judío consumía con placer.

Gantz no quiere terminar como Rabin, por lo que dice a la derecha judía lo que esta quiere escuchar. Tendrá que pagar el precio de la hipocresía más tarde. Pero es un poco injusto meterse con Gantz, es un novato en política. Veamos a su veterano compañero Yair Lapid, quien una vez escribió (en hebreo) que «después de [que tratemos] con los palestinos, tendremos que tratar con los árabes israelíes». Y que escribió (en hebreo) una especie de oración suplicando a quien habló e hizo el mundo que «hay una roca llamada los palestinos y si bien es verdad, Padre celestial, que no puedes levantarla, pero ¿no podrías por favor, ponerla a un lado? Lapid quiere que los palestinos desaparezcan y ellos, malditos sean, se niegan.

Cuando todo está dicho y hecho, el deseo de que los palestinos desaparezcan es el deseo del sionismo. Esta es la única forma de hacer la fantasía de «una tierra sin pueblo para un pueblo sin tierra». Pero si bien los palestinos que viven en los territorios ocupados son un problema, son el problema menor. Por definición son enemigos.

Un problema mucho más complejo son los palestinos en Israel. Son ciudadanos israelíes, ¿qué hacemos? La respuesta sionista básica, posterior a 1948, es fingir que no están aquí. De ahí ese término burocrático clásico y casi intraducible, nifkadim nochachim (personas que están ausentes pero presentes), que se refiere a los palestinos de 1948 que el Gobierno no desea reconocer. Nos ocuparemos de ellos más tarde, en algún momento después, cuando tengamos el tiempo libre. ¿Cómo debemos tratar con ellos? No mencionas 1948 en una conversación civil, pero gran parte del discurso israelí es cualquier cosa menos civil.

Pero están aquí y son la mayor amenaza para los buenos sionistas como Gantz y Lapid. Los palestinos israelíes, por su parte, han estado tratando de integrarse en la sociedad israelí durante 40 años. Y cuanto más intentan mezclarse más duras son las bofetadas que reciben. El mejor momento fue el segundo Gobierno de Rabin, pero luego vino Netanyahu, al margen del eslogan electoral de que «Bibi es bueno para los judíos», no había necesidad de decir para quién era malo. Después de Netanyahu llegó Ehud Barak con la masacre de octubre de 2000 y gritó en la radio a la policía para que «despeje las carreteras» de los manifestantes palestinos israelíes.

A partir de allí tuvimos casi 20 años de gobiernos hostiles de derecha. Luego, hace tres meses, un momento de oro que se desvanece, la reunión de Gantz con los líderes de la Lista Conjunta y el anuncio de la Lista Conjunta de que desea formar parte del Gobierno.

Tal anuncio no es obvio. Si bien los palestinos de Israel quieren, como muestran todas las encuestas, ser aceptados como parte del público israelí, todavía se oponen a la política israelí contra los palestinos en Cisjordania y la Franja de Gaza. Aceptar la legitimidad de un Gobierno sionista no es un paso fácil para la Lista Conjunta y muchas personas siguen diciéndoles que los utilizarán y los descartarán. Ahora Gantz está dejando claro que aquellos que quieren mezclarse serán ignorados tan pronto como los tambores raciales comiencen a sonar.

Al final del día el público judío, como lo expresaron sus líderes Gantz y Lapid, tiene dos problemas con los palestinos en Israel, su exigencia de igualdad y lo que implica.

La idea de igualdad cambiará la forma en que un Gobierno israelí tendrá que actuar. Tendrá que gastar en un ciudadano palestino precisamente lo que gasta en un judío, incluso -¡Dios no lo quiera!- lo que gasta en un colono judío. Habrá que eliminar toda una serie de privilegios tácitos. Para una parte que se niega a cancelar la Ley de Nacionalidad de 2018 (que otorgó a los judíos el derecho exclusivo de «autodeterminación» en la «tierra de Israel»), es un sapo bastante grande para tragar. Y al final es por eso que Gantz y Lapid siempre tendrán más en común con Liberman que con Ayman Odeh, no pueden aceptar que un israelí palestino sea igual.

¿Por qué? Racionalmente Lapid y Gantz entienden que necesitan palestinos en Israel y no solo por razones políticas. Los palestinos son el motor adormecido de la economía israelí. Si se pone en marcha todos seríamos más ricos. Pero hay fuerzas más fuertes que la política y la economía.

Porque igualdad también significa igualdad sexual. Y este es el mayor tabú del judaísmo rabínico, casarse con un no judío. El judaísmo rabínico tiene un miedo bastante fuerte a fusionarse con otras poblaciones. La historia le enseña que tiene muy poco que ofrecer. Donde y cuando los judíos tenían una opción, dejaban atrás el judaísmo rabínico. A lo largo de los siglos la mayoría de los judíos abandonaron el judaísmo, principalmente por su propia voluntad. Para evitar tal fusión necesita cercas. Los gentiles fueron lo suficientemente buenos como para crear tales cercas a lo largo de los años y una vez que fueron removidas la mayoría de los judíos escaparon.

Por lo tanto debemos crear nuestras propias cercas. Se debe enseñar a los judíos de Israel que el extranjero es, ante todo, amenazante y peligroso. La mayoría de los anuncios contra la fusión en Israel, una industria artesanal sorprendentemente floreciente, se basan en esos temas. Luego debes decirles a los buenos judíos que el extranjero es despreciado y humillado a diario y que la asociación sexual con él conducirá a una reducción drástica del estatus.

Sin embargo si el extranjero fuera igual, sería muy difícil describirlo como peligroso y menos aún como despreciado, sería un ciudadano como todos los demás. Naturalmente la sociedad judía israelí tardará décadas tras el cambio legal, las sociedades no cambian rápidamente. Pero la sociedad judía será golpeada por la idea más asombrosa y poderosa de la sociedad occidental que erosiona todos los obstáculos y derriba todos los muros: el amor vincit omnia, el amor lo conquista todo. No es probable que veamos algo similar en la judería estadounidense, pero si bien las tasas de matrimonios mixtos entre judíos y palestinos fueron de aproximadamente 0,004 a fines de la década de 1990, es factible que en unas pocas décadas veamos el cinco por ciento o más de matrimonios mixtos entre miembros de la sociedad mayoritaria y la sociedad minoritaria.

Y este es el gran miedo. Porque, cuando se trata el asunto, cada sionista tiene un rabino judío interior. Los judíos rabínicos tienen 2.500 años de oponerse a  los matrimonios mixtos.

Es por eso que Gantz correrá a los brazos de Netanyahu antes de que se atreva a pensar en Ayman Odeh como asociado de coalición. Es por eso que nuestros buenos centristas elegirán la autocracia de Netanyahu o la corrupción hastiada de Liberman sobre los palestinos israelíes que solo quieren unirse a las clases medias. Eso es lo que sucede cuando su principal valor («tendremos que tratar con los árabes israelíes») es la xenofobia.

La xenofobia se compone de dos palabras griegas, xenos y fobia. Generalmente consideramos que xenos significa «extranjero», pero el griego antiguo es más ambivalente, xenos significa tanto «extranjero» como «invitado». Del mismo modo, fobia significa «miedo», pero también «odio». Podemos convertir al extranjero en un invitado relativamente fácil, podemos convertirlo en ciudadano con algo de esfuerzo. Esto requeriría una voluntad profunda y fuerte para deshacerse de los viejos odios y miedos. Dudo si alguien en Azul y Blanco puede entender esta carga, mucho menos levantarla.

Acerca del autor:  Yossi Gurvitz es periodista y bloguero y ha cubierto la ocupación ampliamente.

Fuente Original: Why does Blue-White run away from Palestinians in government? Israeli-Jewish xenophobia

Fuente: Yossi Gurvitz, Mondoweiss/ Rebelión (Traducido del inglés para Rebelión por J. M.)