2020 · 02 · 26

Kairós Palestina: 'Estamos experimentando el continuo despojo de nuestra tierra'

Declaración final del encuentro del 10° aniversario

Integrantes de Kairós Palestina en el cierre del encuentro del 10° Aniversario, en el centro Dar Annadwa de Belén, el 29/11/19 Kairós Palestina

Un evento realizado el 29 de noviembre (Día Internacional de Solidaridad con Palestina) reunió a importantes panelistas de Palestina e internacionales en el centro cultural y de conferencias Dar Annadwa, y fue seguido por una reunión internacional de la red de apoyo Kairós Global por la Justicia

"Lamentamos que todavía haya muchos que utilizan la Biblia para justificar la ocupación", expresa la declaración

"Desafíen los relatos e itinerarios exclusivamente israelíes, promovidos a través del turismo monopolizado como instrumento de la ocupación"

En noviembre pasado participé en Belén en el encuentro internacional donde el movimiento cristiano ecuménico Kairós Palestina (integrante de la sociedad civil palestina y del movimiento BDS) celebró el 10° aniversario de su fundación y del lanzamiento de su histórico documento: Un momento de Verdad, más conocido como el documento Kairós Palestina.

El evento realizado el 29 de noviembre (Día Internacional de Solidaridad con Palestina) reunió a importantes panelistas de Palestina e internacionales en el centro cultural y de conferencias Dar Annadwa, y fue seguido por una reunión internacional de la red de apoyo Kairós Global por la Justicia, realizada en la Universidad de Artes y Cultura Dar Al-Kalima. Comparto a continuación la Declaración final del encuentro del 10° aniversario.

Por otro lado, el 28 de enero de este año se dio a conocer el vergonzoso y provocador plan de la Administración Trump e Israel conocido como “Acuerdo del Siglo para la paz en Medio Oriente”. Inmediatamente Kairós Palestina emitió una declaración de rechazo.

El plan de Trump da la espalda a Palestina y será conflictivo

Declaración de la Conferencia del 10º Aniversario de Kairos Palestina y Llamado a la Iglesia, 29 de noviembre de 2019

Reunidas en Belén, el lugar de nacimiento de Jesús, somos más de 350 personas −mujeres y hombres, jóvenes y mayores, laicas y clero, palestinas y amigos de todo el mundo− que tendemos la mano hacia la Iglesia en el décimo aniversario de Kairós Palestina: Un momento de la verdad.

Desde el lanzamiento de Un Momento de Verdad hace diez años, la vida en Palestina se ha deteriorado aceleradamente bajo la ocupación ilegal por parte del Estado de Israel. La opresión es más agresiva y brutal. Nuestras hermanas y hermanos encarcelados y asediados en Gaza, nucleados de manera no violenta en la Gran Marcha del Retorno, han sido blanco de una respuesta sangrienta y mortal. Las colonias israelíes continúan expandiéndose. Las amenazas de anexión del Valle del Jordán y las propias colonias crecen sin que las principales potencias condenen nada. Estamos experimentando el continuo despojo de nuestra tierra, nuestra libertad y nuestros derechos humanos.

"Levántense y hablen en su propio entorno para insistir en una paz justa"

A esto hay que añadir otros tres hechos terribles: el reconocimiento por parte de Estados Unidos de Jerusalén como capital de Israel; el anuncio del Secretario de Estado estadounidense de que su gobierno ya no considera a las colonias israelíes en Cisjordania como “inconsistentes con el Derecho Internacional”; y la reciente adopción por parte del Estado de Israel de la Ley del Estado Nación, que revela claramente que el apartheid de facto se ha convertido en apartheid de jure.  El fracaso del proceso de paz es una prueba más de que el actual statu quo es insostenible.

Aunque ha habido respuestas fuertes y proféticas de la Iglesia mundial durante los últimos diez años, y damos gracias a Dios por las crecientes alianzas con coaliciones religiosas y seculares aquí en la región y en todo el mundo, lamentamos que todavía haya muchos que utilizan la Biblia para justificar la ocupación de nuestra tierra y que apoyan incuestionablemente al Estado de Israel. En su mayor parte, la Iglesia mundial nos está fallando.

Estamos parados como al borde de un precipicio, mirando hacia el abismo. Frente a estos desafíos, nuestros compromisos, tal como se describen en Un Momento de Verdad, no han cambiado, haciéndose eco de la visión de los Jefes de las Iglesias de Jerusalén, reiterada dos veces durante los procesos de paz en 1994 y 2006: “Diferentes soluciones son posibles. La ciudad de Jerusalén puede permanecer unida, pero la soberanía en este caso debe ser compartida, ejercida de acuerdo con un principio de igualdad tanto para israelíes como para palestinos/as”.

Refugiados palestinos en Gaza

En respuesta a ideologías y teologías excluyentes, unimos nuestra voz a la de muchas otras personas −judías y musulmanas− que reclaman un mundo en el que todos los seres humanos sean tratados como iguales, con la convicción de que ésta es la única garantía de una paz justa y duradera.

Por eso, como los que vigilan en la torre, repetimos nuestro llamamiento y pedimos una vez más vuestra solidaridad, vuestras sinceras oraciones y vuestro compromiso de actuar. Levántense y hablen en su propio entorno para insistir en una paz justa:

Defiendan vigorosamente los derechos del pueblo palestino y de quienes se solidarizan con nosotros/as para resistir la ocupación, apoyando todas las formas de resistencia creativa y no violenta, incluyendo el BDS (boicot, desinversión y sanciones) como forma de presionar a Israel para poner fin a la ocupación, y el rechazo activo a los intentos de etiquetar esta resistencia como antisemita.

Condenen claramente las posiciones teológicas que justifican el privilegio de un pueblo sobre otro. Reconozcan a Israel como un Estado de apartheid según el Derecho Internacional, especialmente tras la aprobación de la Ley del Estado Nación, insistiendo en que nadie tiene derechos exclusivos sobre ninguna tierra debido a su religión, raza y/o etnia, y que todos los seres humanos son creados a imagen de Dios, y tienen derecho a la igualdad de derechos y trato.

"Para resistir la ocupación, apoyando todas las formas de resistencia creativa y no violenta, incluyendo el BDS (boicot, desinversión y sanciones)"

Hablen en contra de cualquier forma de extremismo religioso, incluyendo los intentos de crear cualquier tipo de Estado religioso en nuestra región. Desafíen con audacia a los grupos religiosos para que incluyan la ocupación y las injusticias en Palestina e Israel como parte de cualquier diálogo interreligioso.

Inviertan recursos y desarrollen campañas para que las iglesias y los grupos de peregrinos visiten Belén y otras comunidades palestinas en colaboración con el sector turístico palestino, para aumentar así el número de testigos de las consecuencias de la ocupación; desafíen los relatos e itinerarios exclusivamente israelíes, promovidos a través del turismo monopolizado como instrumento de la ocupación.

Dediquen recursos para incluir y abrir un espacio a las y los jóvenes, a fin de empoderar a una nueva generación cristiana palestina comprometida proféticamente con la verdad tal como se articula en el mensaje de Kairós Palestina.

Que vuestra resistencia a la injusticia en todas partes −especialmente ahora en Palestina e Israel− sea valiente y esté informada por la lógica del amor. Sepan que diez años después del primer llamado de Kairós Palestina, nos resistimos a decaer, a cansarnos y a bajar los brazos. Fortalecidos por el amor igualitario de Dios, y unidas con otros en la comunidad de la gracia de Dios −en la tierra como en el cielo− nos elevamos con alas como las águilas (Isaías 40:31). Corremos y no nos cansamos. Caminamos y no desfallecemos. El designio de Dios de justicia, paz y providencia universales puede ser retrasado, pero no será detenido.

Muro de Israel

Fuente: María Landi, Religión Digital