2020 · 06 · 15

Las masacres como arma de limpieza étnica durante la Nakba

Del 1 de abril al 14 de mayo de 1948, antes de declarar el estado de Israel, antes de que Gran Bretaña se retirara de Palestina, y antes de que cualquier soldado árabe entrara en Palestina para salvarla, las milicias sionistas ya habían conquistado Palestina, mediante el terror y las masacres. Los propios historiadores israelíes expusieron el engaño y la distorsión de la narrativa sionista.

Ruinas en la aldea de Deir Yassin cerca de Jerusalén, cuya población fue masacrada en abril de 1948. (FOTO: DEIRYASSINREMEMBERED.ORG)

 

Por: SALMAN ABU SITTA

En mayo de cada año, los palestinos de todo el mundo conmemoran La Nakba de 1948, en la que Israel les despojó de sus tierras, propiedades e identidad. Este año fue diferente. Gracias al coronavirus, el uso de la tecnología de videoconferencias les permitió cruzar las fronteras donde antes se les negaba el acceso, hablar libremente sobre su historia silenciada, sin censura, bloqueo o difamación, visitar y comunicarse virtualmente con sus familiares o amigos, incluso aquellos que fueron privados de pasaportes o ciudadanía.

Los principales beneficiarios de esta “revolución” son los jóvenes. A mediados de mayo tuve un inmenso placer de hablar, en un evento, con 600 jóvenes en los Estados Unidos, estudiantes, activistas y ciudadanos preocupados sobre la historia aún viva de La Nakba.

Esto da ánimo. Durante décadas, la narrativa sionista dominó la mente occidental. La despoblación sin precedentes de dos tercios del pueblo palestino por las milicias sionistas (La Haganah, rebautizada posteriormente como IDF) en 1948 fue explicada como "la invasión árabe" de Palestina, por órdenes árabes o un acto de autodefensa israelí.

Los historiadores palestinos como Aref al Aref, Mustafa al Dabbagh o Walid Khalidi no eran ampliamente conocidos en Occidente. En la década de 1980, los "nuevos historiadores" y escritores israelíes como Simha Flapan, Benny Morris, Baruch Kimmerling e Ilan Pappe, entre otros, rompieron el muro de silencio y expusieron el engaño y la distorsión de la narrativa sionista. Benny Morris conservó su lealtad sionista al describir el largo camino de masacres cometido por Israel y alegar que no estaba planeado. Ilan Pappe, casi solo entre los historiadores israelíes, continuó describiendo en detalle "la limpieza étnica de Palestina", que fue deliberada, consistente y continua en su objetivo de despoblar Palestina.

Esos jóvenes ahora están descubriendo la verdad sobre La Nakba, que todavía está sucediendo, que son sus víctimas y lo seguirán siendo hasta que se den cuenta de su Derecho de Retorno. También aprenden, a medida que se revelan más hechos, que ellos (y sus padres) fueron víctimas de la invasión sionista de Palestina en la que las masacres de civiles comunes en las aldeas ocupadas fueron el arma principal de la limpieza étnica.

Aquí tenemos que regresar un poco antes de 1948.

La revuelta árabe (1936-1939) contra la inundación de colonos judíos europeos en Palestina fue sofocada por el ejército británico con la mayor brutalidad. Miles fueron asesinados, decenas de miles resultaron heridos o encarcelados, las aldeas fueron bombardeadas por aire, se aplicaron castigos colectivos, los líderes fueron encarcelados o deportados. En resumen, la sociedad palestina fue diezmada y quedó indefensa. Es justo llamar al año 1939 el año de la Nakba infligida por los británicos.

Ben-Gurion aprovechó el momento. En mayo de 1942, en la conferencia de Biltmore a la que asistieron 600 líderes sionistas, declaró que Palestina era "la Comunidad Judía". Ordenó a la Haganah que elaborara planes militares para conquistar Palestina y creó los Archivos de las Aldeas, en los que se reunió información completa sobre cada aldea palestina. Había un obstáculo restante, los británicos, sus antiguos benefactores, que todavía estaban en Palestina.

De 1945 a 1948, la milicia sionista emprendió una implacable campaña de terror contra los británicos para la cual tuvieron que traer a la sexta División Aerotransportada. Después de crear estragos y desgracias en Palestina desde la infame declaración de Balfour de 1917, los británicos decidieron arrojar a Palestina herida al regazo de la ONU.

Nació el Plan de Partición (Resolución ONU 181 del 29 de noviembre de 1947). El plan sugería dividir Palestina en dos partes, la mayor parte se asignó para que gobernaran los colonos judíos y la menor parte para que gobernara la mayoría palestina, con la condición de que la minoría en cualquiera de las partes no fuera desplazada. Era simplemente una sugerencia que no tenía ningún valor legalmente vinculante. Pero fue la hoja de ruta para que actuara Ben-Gurion.

A mediados de marzo de 1948, los EEUU y la ONU se dieron cuenta de que el plan no podía implementarse sin derramamiento de sangre. Lo dejaron caer, y Estados Unidos propuso una administración fiduciaria de la ONU sobre Palestina, en reemplazo de Gran Bretaña.

Ese fue un gran golpe para el esquema de Ben-Gurion. Actualizó el plan para conquistar Palestina a lo que se convirtió en el Plan Dalet (Plan D, después de las tres versiones anteriores) para conquistar Palestina, expulsar a su población, destruir sus aldeas y atacar las capitales árabes si es necesario.

Era un vasto plan, cuidadosamente madurado a lo largo de los años, alentado por el conocimiento detallado de los planes de retirada británicos y por la débil defensa de los aldeanos palestinos.

Del 1 de abril al 14 de mayo de 1948, antes de que se declarara el estado de los colonos y antes de la retirada británica y antes de que cualquier soldado árabe entrara en Palestina para salvarlo, la invasión sionista prácticamente ya había conquistado Palestina. Su declaración el 14 de mayo fue la culminación de esta invasión.

Este período crítico que condujo a La Nakba rara vez se ha considerado desde esta perspectiva. Hicimos un estudio detallado de este período.

Trazamos la tierra palestina ocupada por la Haganah desde principios de 1948 en intervalos semanales, marcamos el nombre de la operación militar involucrada (de un total de 39), la brigada ubicada en un área particular (de nueve brigadas, un total de 60,000 soldados o paramilitares, aumentó a 120,000 para fin de año), la región ocupada, las masacres y atrocidades cometidas, y las aldeas o ciudades despobladas en esta región.

Dividimos las áreas atacadas en nueve regiones según la distribución de las actividades militares de Haganah. También dividimos la escala de tiempo en tres fases:

Fase 1, estudiada aquí en detalle, del 29 de noviembre de 1947 al 14 de mayo de 1948, fecha en que se declaró Israel.

Fase 2, hasta el 18 de julio de 1948, que incluye el primer encuentro con diversas fuerzas árabes que ingresan a Palestina el 15 de mayo de 1948, sin preparación, sin objetivo común o comunicación entre ellas.

Fase 3, hasta julio de 1949, la firma del último acuerdo de armisticio con Siria. El evento principal en esta fase fue la conquista del distrito sur y el distrito norte de la Galilea Árabe, bastante temprano en esta fase, a fines de octubre y principios de noviembre de 1948.

En total, enumeramos 155 crímenes de guerra de masacres y atrocidades (asesinatos indiscriminados de civiles) que llevaron a la despoblación de 530 ciudades y pueblos.

Este ensayo cubre solo la Fase 1, que condujo a la Declaración de Israel.

El objetivo de este estudio fue examinar la correlación temporal y espacial entre las masacres cometidas y las aldeas despobladas en lo que llamamos el Área de Influencia, es decir si las masacres cometidas en una región en este momento causaron la despoblación de las aldeas cercanas a través de muerte real o asesinatos, amenaza de muerte o miedo real a la muerte, que a veces se fomentaba mediante la entrega de amenazas directas a los aldeanos.

 

Los cuatro mapas aquí indican los resultados de este examen.

 

MAPA 1.- La ubicación de los crímenes de guerra en Palestina central resaltada en puntos azules.

 

 

MAPA 2.- Las aldeas y ciudades despobladas en Palestina central resaltadas en puntos azules.

 

 

MAPA 3.- La ubicación de los crímenes de guerra en Palestina del Norte resaltada en puntos azules.

 

 

MAPA 4.- Los pueblos y ciudades despoblados en el norte de Palestina resaltados en puntos azules.

Leyenda del mapa:

  • Color Gris: tierras judías durante el mandato
  • Rojo y Rosado: áreas ocupadas por la Haganá en este período. Se muestran los nombres de las brigadas.
  • La línea negra delinea los límites del Plan de partición.
  • Los círculos negros indican las áreas de influencia en las que las aldeas fueron despobladas por la influencia directa o indirecta de masacres y atrocidades.
  • Los números designan las diferentes regiones de Palestina

Fuente de datos: Salman Abu Sitta, Atlas de Palestina 1917-1966. Londres, Palestine Land Society, 2010. Tabla 3.1 Lista de operaciones militares. Tabla 3.2 Lista de crímenes de guerra. Tabla 3.9 Registro de pueblos y ciudades despobladas.

 

Jerusalén Oeste y Latrun (Región 1) fueron testigos de la infame masacre de Deir Yassin. [1] También fue escenario de otras 11 masacres y atrocidades en Lifta, Sarris y otros siete casos en Jerusalén. Estas masacres tuvieron lugar a la vista de la policía y el ejército británicos; no se hizo nada para detenerlos. Doce aldeas fueron despobladas en esta región. Pocas quedan. El área conquistada por Haganah se encuentra en el "Estado árabe" y la Zona Internacional asignados por la ONU.

Aunque la parte norte del distrito de Gaza aún no estaba ocupada (Región 2), el Haganah cometió una horrenda masacre en Burier (y Simsim) e incendió la aldea, solo unas horas antes de que Ben-Gurion pronunciara su discurso de "independencia". Seis pueblos afectados fueron despoblados.

En el distrito de Ramle (Región 3), la masacre de Abu Shusha continuó durante dos días donde las mujeres y los niños fueron asesinados por hachas. La masacre fue una de las ocho en la región que llevado a cabo la despoblación de 20 aldeas.

En el área de Jaffa o Yafa (Región 4), hubo una gran concentración de atrocidades y masacres en la ciudad de Jaffa (8) y alrededores de Jaffa y en Beit Dajan y otros (6). El suburbio de Al Manshiya fue destruido y la ciudad de Jaffa fue bombardeada implacablemente por morteros, lo que obligó a sus aterrorizados 70,000 habitantes a buscar seguridad huyendo en botes desde el puerto donde muchos fueron ahogados. La ciudad de Jaffa, que fue designada para estar en el "Estado árabe", fue despoblada además de veintidós aldeas en el distrito.

En la zona costera al sur de Haifa (Región 5), se cometieron 16 atrocidades, incluidas masacres en Abu Zureik, Umm Eshauf y Qisariya, lo que obligó a 42 aldeas a despoblarse. Toda la región quedó vacía, excepto un pequeño triángulo de 3 aldeas (Ayn Ghazal, Ijzim y Jaba) que se defendieron obstinadamente durante algunos meses.

En la ciudad de Haifa (Región 6), como en las otras grandes ciudades como Jaffa y Jerusalén, más de una docena de casos de asesinatos, bombardeos y actos de terror extendieron un reino de muerte inminente a sus habitantes palestinos. Llegaron al puerto, asistidos pero no defendidos por el ejército británico, para buscar seguridad en Acre o Beirut. Setenta mil personas se convirtieron en refugiados bajo la atenta mirada del ejército británico. Treinta pueblos de la región también fueron despoblados.

En una tercera violación del Plan de Partición, que los sionistas aceptaron, la Haganá atacó el oeste de Galilea (Región 7), al norte de la ciudad de Acre, hasta la frontera libanesa, que era parte del "Estado árabe". Cometieron masacres en Al Manshiya y Al Ghabisiya causando la despoblación de cinco aldeas en la región. Tres días después de la declaración del estado de los colonos, Acre indefenso (población 14,000) cayó en manos de la Haganah después del asedio y contaminando su agua potable con tifoidea.

En el este de Galilea, al norte y al sur del lago Tiberíades (Regiones 8 y 9), el patrón de masacres, expulsión y despoblación es la demostración más evidente de la política de hacer que Palestina vacíe a su pueblo a través de las masacres. Se cometieron diecisiete masacres en Ayn Azzeitoun, Biriya, Husseiniya, Nasir Ad Din, Mansurat Al Kheit, Mughr Al Kheit, Farwana, Al Shajara, Samakh, Tiberíades, Baysan y otros. A veces, si una masacre no lograba impulsar a las personas a irse, se llevaba a cabo otra masacre más brutal. En esta región, los palestinos perdieron tres ciudades importantes, Safad, Tiberíades y Baysan (población 23,000). No menos de 75 aldeas fueron despobladas. Galilea oriental se convirtió en ocupación judía plena.

En la tarde del 14 de mayo, Ben-Gurion se puso de pie para dirigirse al consejo de colonos judíos europeos en Palestina y declarar la independencia de Israel. Sin una pizca de ironía, declaró: "Hacemos un llamamiento, en medio de la embestida lanzada contra nosotros ahora durante meses, a los habitantes árabes del Estado de Israel para preservar la paz".

Ben-Gurion sabía que se necesitaron 90 masacres para permitirle hacer su declaración. La sangre de las víctimas en Bureir, Simsim y Abu Shusha, horas antes, aún no se había secado. Sabía que las tierras y los hogares de 200 ciudades y pueblos costeros y del interior (216 según el conteo del Ejercito israelí), conquistados por la Haganah, ahora llamada Israel, son propiedad de los palestinos que nunca dejarán de exigir regresar y ocupar sus tierras. No se dio cuenta de que el mantra sionista común generalmente atribuido a Ben-Gurion, que los viejos morirán, es lo que sucedió, y los jóvenes olvidarán, es lo que no se materializó.

No previó que la mentira, que la supuesta "invasión árabe" y las "órdenes árabes" fueron la causa y la razón para desposeer a dos tercios del pueblo palestino, serán expuestas. No imaginó que el verdadero rostro de la invasión sionista y el rastro de sangre de docenas de masacres vendrán a perseguir a sus sucesores y beneficiarios.

No imaginó en sus sueños más locos que millones de jóvenes palestinos de todo el mundo, armados con conocimiento y determinación, cruzarán fronteras virtuales, hablarán en tantos idiomas, encontrarán amigos y apoyo en muchas ciudades, para conmemorar La Nakba de 72 años. y exigir el derecho a regresar a las casas y tierras que les fue robada por la invasión sionista durante siete décadas, con un vigor nuevo como si fuera ayer.

 

Notas

Para obtener información sobre los eventos descritos en este ensayo, consulte la tabla de  Masacres y atrocidades durante La Nakba que se ha adaptado de la Tabla 3.2 en el Atlas de Palestina 1917-1966.

 

Fuente: Mondoweiss.net

Traducción y edición: PalestinaLibre.org

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original en inglés y a la traducción de Palestinalibre.org 


Sobre el autor: Dr. Salman Abu Sitta, es un investigador palestino más conocido por su innovador proyecto de mapeo histórico de Palestina y el desarrollo de un plan práctico para implementar el derecho al retorno de los refugiados palestinos.