2020 · 07 · 21

Cómo los lobistas israelíes invadieron el legado de Mandela

Los intentos de los defensores de Israel de presentar a mi abuelo como un pacifista liberal es una distorsión de su legado. La causa de Mandela no era la paz y la reconciliación; era la justicia y la liberación. La reconciliación y el perdón sólo llegaron después de que se lograra la liberación.

Por: Nkosi Zwelivelile Mandela,  diputado sudafricano y nieto de Nelson Mandela 

“¿Dónde está el Mandela palestino?” es una pregunta que he escuchado a menudo de los defensores de Israel. Lo que realmente preguntan es dónde está el equivalente palestino de Nelson Mandela – un hombre que, según creen, sólo ofreció ramas de olivo y diálogo. ¿Dónde está la versión palestina de Mandela, quien – en su imaginación – adoraba tanto a su opresor que estaba dispuesto a perdonar y reconciliarse con ellos incondicionalmente?

Los grupos de presión de Israel -tanto en Sudáfrica como en todo el mundo- han resucitado a mi abuelo como un pacifista liberal que hizo la paz con sus enemigos de forma benevolente. Reducir la vida de Rolihlahla (segundo nombre de Nelson Mandela, que significa “el desarraigador”) a pacificadora y reconciliadora es una distorsión deliberada de su legado.

El Presidente Mandela estuvo a la altura de su segundo nombre. Fue un revolucionario, intelectual y luchador por la libertad. Su vida estuvo dedicada a resistir la opresión y a restaurar la dignidad. La forma de resistencia que él defendía estaba determinada por el opresor. “Es inútil e inútil que sigamos hablando de paz y no violencia contra un gobierno cuya respuesta es sólo de ataques salvajes”, advirtió Mandela en mayo de 1961, siete meses antes de que se convirtiera en el primer comandante del recién formado brazo armado del Congreso Nacional Africano llamado uMkhonto we Sizwe (Lanza de la Nación).

Sin embargo, cuando los partidarios de Israel hablan de Nelson Mandela, se centran exclusivamente en su mensaje de diálogo y reconciliación. En consecuencia, la historia de la transición de Madiba y Sudáfrica a la democracia se ha reducido a un cuento de hadas de perdón, en lugar de una larga y dura -a menudo enojada- crónica de justicia y libertad. El diálogo, el perdón y la reconciliación deben volver a situarse en el contexto y el lugar que les corresponde en la historia de Mandela y de Sudáfrica.

La causa de Mandela no era la paz y la reconciliación; era la justicia y la liberación. La reconciliación y el perdón sólo llegaron después de que se lograra la liberación. Antes de eso, Nelson Mandela consideraba cualquier tipo de “reconciliación” con el opresor como una sumisión y un arma de cooptación para embotar el movimiento de liberación.

Los aliados de Sudáfrica en el movimiento mundial contra el apartheid tampoco nos pidieron nunca que hiciéramos la paz con nuestros opresores antes de que se lograra la liberación. Pedir a los sudafricanos que dialogaran con el gobierno del apartheid en el contexto de un brutal estado policial caracterizado por el despojo implacable, las restricciones a la libertad de movimiento, la represión violenta de las protestas y la detención sin juicio, era pedirnos que colaboráramos con nuestros opresores. El mundo nunca pidió – o esperó – esto de los sudafricanos, pero se lo exige a los palestinos que viven en las mismas – si no peores – condiciones.

Mandela el perdonador es especialmente adorado por los grupos de presión de Israel. Les encanta contar cómo se ganó la confianza de sus enemigos, o tomar el té con Betsie Verwoerd, la viuda del arquitecto del apartheid, Hendrik Verwoerd. Los apologistas de Israel quieren que el mundo crea que tan pronto como Nelson Rolihlahla Mandela fue liberado, abandonó la lucha armada y entró tranquilamente en negociaciones con el gobierno del apartheid, sin exigencias ni condiciones previas. “Incluso después de 27 años de prisión, cuando fue liberado, Mandela ofreció diálogo, no violencia”, dice el escritor sudafricano Benjamin Pogrund. Esta no es la realidad.

El día que fue liberado de la prisión, Nelson Mandela dijo: “Los factores que hicieron necesaria la lucha armada aún existen hoy en día. No tenemos otra opción que continuar. Expresamos la esperanza de que pronto se cree un clima propicio para un acuerdo negociado, de modo que ya no sea necesaria la lucha armada”.

Mandela no entró en negociaciones mientras los negros sudafricanos eran desposeídos y perseguidos violentamente, o mientras nuestros líderes de la liberación eran encarcelados, torturados y asesinados. “La continuación de las negociaciones y la retórica sobre la paz mientras que al mismo tiempo el gobierno está llevando a cabo una guerra contra nosotros es una posición que no podemos aceptar”, declaró Madiba en la entonces Organización de la Unidad Africana (OUA) en septiembre de 1990.

Había condiciones básicas que debían cumplirse antes de que Mandela comenzara las negociaciones. Estas incluían el fin del despojo y la violencia patrocinada por el Estado contra los negros sudafricanos, la liberación de los prisioneros políticos y el regreso de los exiliados. Cuando los palestinos piden las mismas condiciones antes de venir a la mesa de negociaciones, se les llama irrazonables y tercos.

Los defensores de Israel se han convencido de que los palestinos son lo contrario de lo que Mandela representaba. Cuando los palestinos se resisten a la cooptación israelí, se les dice que Madiba nunca se habría comportado así.

En su mente, Mandela – a diferencia de Yasser Arafat – habría aceptado los puestos de control, la construcción de asentamientos ilegales, y siete años de negociaciones infructuosas durante los acuerdos de Oslo y Camp David.

En su imaginación, Nelson Mandela – a diferencia de Mahmoud Abbas – habría aceptado el trato secreto del Bantustán palestino de 2008 de Ehud Olmert que fue garabateado apresuradamente en una servilleta. Los Madiba que han creado nunca habrían rechazado el “trato de toda una vida” de Israel de un Estado palestino desmilitarizado con sus principales centros separados entre sí e Israel controlando el movimiento entre la Franja de Gaza y Cisjordania, el espacio aéreo palestino, la política económica y exterior, los recursos hídricos y las fronteras.

El Mandela que existe en la cabeza de los defensores de Israel siempre estuvo dispuesto a comprometer la justicia y la dignidad. El verdadero Mandela, sin embargo, rechazó varias “ofertas generosas” del gobierno del apartheid, incluida la de una pronta liberación si renunciaba a la lucha armada, renunciaba a los derechos de su pueblo y se limitaba al Bantustán Transkei.

Los defensores de Mandela el Perdonador olvidan que Madiba nunca cedió en ningún tema que comprometiera su objetivo final: la liberación de los sudafricanos. Durante las negociaciones, él y sus camaradas, como los palestinos, a menudo preferían no llegar a ningún acuerdo que no cumpliera con su mínimo en términos de dignidad y derechos humanos.

En los últimos dos decenios, Israel nunca ha entablado conversaciones de paz para negociar realmente con los palestinos. Ha utilizado el proceso de paz como un juguete para mantener a los palestinos ocupados (literal y figuradamente) mientras afianza violentamente la ocupación de la Ribera Occidental e intensifica el asedio a Gaza. Pero, mientras el “proceso de paz” continúe, Israel podría silenciar los llamados al boicot. Eso será más difícil de hacer ahora que los líderes israelíes discuten abiertamente sobre la anexión, admitiendo que nunca habrá un Estado palestino.

Necesitamos el legado de Nelson Mandela más que nunca en Palestina-Israel – no para predicar sobre el perdón y la reconciliación – sino para elaborar soluciones políticas arraigadas en la justicia y la dignidad. La mayor lección que Israel y sus partidarios pueden aprender de la vida de Nelson Mandela es que la paz, el perdón y la reconciliación sólo llegarán cuando todas las personas disfruten de justicia, libertad y dignidad.

Este artículo apareció por primera vez en Al Jazeera el 20 de julio de 2020

 

Fuente: www.monitordeoriente.com