2020 · 07 · 26

Ex embajador de Israel en Sudáfrica habla del Apartheid israelí en Palestina

Ex embajador de Israel en Sudáfrica: "Con el apoyo activo de Trump, Israel está tratando de introducir y desarrollar la versión del nuevo milenio de la deplorable política de la vieja Sudáfrica". Israel apoyó a desarrollar los Bantustanes y fue el mayor socio comercial y militar del régimen del Apartheid de la antigua Sudáfrica.

Por Michael Añasco

Opinar desde lejos el conflicto palestino-israeli no me parece justo. El siguiente artículo se basa en entrevistas a Alon Liel quien se desempeñó como embajador de Israel en Sudáfrica de 1992 a 1994 y fue director general del Ministerio de Relaciones Exteriores Israelí.

En el apogeo del régimen de apartheid sudafricano, el gobierno de la minoría blanca del país planeaba crear 10 llamados países de origen, o Homelands se establecieron diez reservas de esta clase, destinadas a alojar y concentrar en su interior poblaciones étnicamente homogéneas.

La palabra «bantustán» comenzó a utilizarse en 1940; tiene su origen en bantú (que significa «gente») y en el sufijo- Stan («tierra de», en lenguaje persa, en forma similar a la terminación -land de origen germánico). Era un término usado por los de los gobiernos del apartheid, en oposición a la expresión homelands («patrias»), que era la promovida por el discurso oficial para designar el mismo fenómeno.

Allí donde los sudafricanos negros podían vivir lejos de las ciudades que esperaban mantenerse blancas. Fue la culminación de lo que el régimen llamó "desarrollo separado": un esfuerzo por desviar la atención de la opresión racial al afirmar que a los negros se les había otorgado la independencia en sus propios estados y que no eran ciudadanos de segunda clase en Sudáfrica.

El gobierno del apartheid finalmente creó solo cuatro bantustanes ostensiblemente independientes. Bophuthatswana(etnia twana), Venda(etnia vahvenda), Ciskei (Xhosa del sur) y Transkei (Xhosa) para las etnias bantúes y seis territorios supuestamente autónomos.

En la práctica los habitantes eran mujeres, niños y ancianos. Los hombres iban a trabajar a las minas del Transval. Su presupuesto continúo siendo provisto por Sudáfrica y la moneda el rand.

Los gobiernos extranjeros en su mayor parte desestimaron a los estados títeres por lo que eran; Sudáfrica fue casi el único país del mundo que reconoció oficialmente a los bantustanes, y las principales decisiones con respecto a sus asuntos se tomaron exclusivamente en Pretoria.

El único otro país, que no estaba muy informado, reconoció durante unas semanas de 1974, al nuevo país de Transkei, fue la pequeña república sudamericana de Uruguay.

La palabra "bantustán" ha reaparecido. En la actualidad, el término «bantustán» se emplea a menudo con intención peyorativa, cuando se pretende aludir a un país o región carente de legitimidad. El término ha vuelto a alcanzar gran difusión, apareciendo sobre todo en forma extrapolada; por ejemplo, en discursos críticos a las políticas israelíes para con los Territorios Palestinos de la Franja de Gaza y de Cisjordania y, particularmente, en relación a la barrera israelí de Cisjordania, llamada por sus detractores «muro del apartheid» o «muro de la vergüenza».

 

Alon Liel ex embajador de Israel en Sudáfrica: 

"He dedicado décadas de mi vida al servicio exterior de Israel, incluido el de servir como oficial de escritorio de Sudáfrica en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel durante la era del apartheid y como embajador israelí en Sudáfrica de 1992 a 1994, durante la transición a la democracia del país " .

"Durante estos años, aprendí, para mi consternación, que ningún país del mundo (con excepción de Sudáfrica) contribuyó más a la economía de los bantustanes que Israel. Los israelíes construyeron fábricas, vecindarios, un hospital e incluso un estadio de fútbol y una granja de piscícola y otra de cocodrilos.

Israel fue tan lejos como para permitir que uno de ellos, Bophuthatswana, mantuviera una misión diplomática en Tel Aviv, y su líder, Lucas Mangope, rechazado por todo el mundo por avanzar y legitimar el apartheid cooperando con el régimen sudafricano, era frecuente Invitado en Israel.

"Mientras el mundo entero boicoteaba la farsa de Bantustán, Israel, motivado por el deseo de cooperación en seguridad y un mercado de exportación para su industria de armas, se movilizó para apoyar el régimen del apartheid. La cooperación de seguridad de Israel con Sudáfrica comenzó en 1974 y terminó solo con la elección de Nelson Mandela en 1994".

La relación de 20 años fue de amplio alcance e incluyó el desarrollo conjunto de armas entre los dos países y el suministro israelí de entrenamiento militar y armas a Sudáfrica. De hecho, Sudáfrica fue a veces el mayor comprador de armas israelíes.

"Esta cooperación había estado ocurriendo durante casi dos décadas cuando me convertí en embajador y era tan intrincado que incluso yo, como embajador, no estaba al tanto de sus detalles, que fue coordinado en gran parte por el Ministerio de Defensa en lugar del Ministerio de Defensa. Relaciones Exteriores".

A través de esta cooperación, Israel se convirtió en uno de los aliados más cercanos de Sudáfrica -económica, militar y diplomáticamente- y atendió su solicitud de ayudar a desarrollar a los bantustanes.

"Los intentos de blanquear un régimen discriminatorio y opresivo mediante la creación de estados autónomos ficticios habitados por sujetos que no tienen derechos políticos reales no funcionaron en Sudáfrica y no funcionarán en otros lugares".

Finalmente, por supuesto, estos bantustanes cayeron, junto con el régimen del apartheid, gracias en parte a la organización internacional y el no reconocimiento, incluida la presión y los boicots, a pesar de los grupos de supremacía blanca afrikaner que defendieron a los bantustanes hasta los últimos días del apartheid.

"Ahora, por supuesto, está claro que los intentos de blanquear un régimen discriminatorio y opresivo mediante la creación de estados autónomos ficticios habitados por sujetos que no tienen derechos políticos reales no funcionaron en Sudáfrica y no funcionarán en otros lugares.

"Esta lección, sin embargo, ahora se está probando. Con el apoyo activo de los Estados Unidos en la forma del llamado "acuerdo del siglo" del presidente Donald Trump, Israel está tratando de introducir y desarrollar la versión del nuevo milenio de la deplorable política de la vieja Sudáfrica".

Recientemente en la Casa Blanca, Trump otorgó otro regalo más a su amigo cercano el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu en Israel, presentando un plan que su yerno (judío casado con Ivanka Trump) y sus emisarios idearon sin la presencia de ningún palestino.

"Los detalles de la propuesta, y la retórica utilizada tanto por Trump como por Netanyahu, dejaron en claro que esto no era un acuerdo, sino más bien la implementación del plan a largo plazo de Netanyahu para afianzar aún más el control de Israel sobre Cisjordania al dar a sus residentes enclaves desconectados de territorio sin otorgarles libertad real o derechos políticos básicos. Ese era precisamente el objetivo de la política bantustana del antiguo gobierno sudafricano también".

"Trump no solo trató de darle a su amigo casi un tercio de Cisjordania, sino que también, y quizás principalmente, trató de proporcionarle a Netanyahu una ruta hacia la aceptación internacional. Al igual que el reconocimiento estadounidense de la soberanía israelí sobre los Altos del Golán y el traslado de la Embajada de los Estados Unidos a Jerusalén, Trump continúa señalando que puede y borrará las políticas tradicionales de la comunidad internacional con sus propios dictados".

Estas son malas noticias para millones de palestinos, pero no solo para ellos. Con los años, las Naciones Unidas han establecido que la división de la tierra entre el río Jordán y el mar Mediterráneo en dos estados independientes es la única solución justa y sostenible.

"Esta solución se basa en la creencia de que los 14 millones de personas que viven actualmente en esa tierra tienen derecho a la independencia, la igualdad y la dignidad, y que la mejor manera de garantizar este resultado es el fin de la ocupación israelí, ahora en vigencia por más de medio siglo, y partición basada en las fronteras anteriores a 1967".

Instituciones prominentes como la Unión Europea y la Liga Árabe han expresado en repetidas ocasiones su apoyo y compromiso con este modelo, al igual que las administraciones estadounidenses anteriores, dirigidas por republicanos y demócratas.

"Desafortunadamente, el compromiso declarado de la comunidad internacional con la solución de dos estados aún no se ha manifestado de manera sustantiva, lo que parece haber llevado a Netanyahu y Trump a la conclusión de que la costa es clara para su visión anexionista".

El mapa adjunto al plan Trump es una imitación del modelo de Bantustan, con fragmentos palestinos rodeados de territorio totalmente bajo control israelí, lo que hace permanente el dominio de un grupo étnico o religioso sobre otro.

El mapa adjunto al plan Trump es una imitación del modelo de Bantustan, con fragmentos palestinos rodeados de territorio totalmente bajo control israelí, lo que hace permanente el dominio de un grupo étnico o religioso sobre otro. Por lo tanto, viola los principios del orden internacional basado en reglas, lo que indica que Trump cree que puede ignorar el derecho internacional y legitimar un nuevo modelo de apartheid del siglo XXI. Esta arrogante muestra de fuerza debe encontrarse con una respuesta clara.

Hace solo tres años, el Consejo de Seguridad de la ONU adoptó la Resolución 2334, afirmando que los asentamientos en los territorios palestinos ocupados son ilegales y que no se reconocerían cambios unilaterales en las fronteras anteriores a 1967. Para responder a Trump y Netanyahu, y dado el anuncio de este último de planes de anexar territorio dentro de unos meses, los líderes regionales y occidentales y las principales instituciones internacionales deben hablar una vez más en voz alta y clara.

Nadie debe dar siquiera una aprobación tácita a esta nueva forma de apartheid y la ideología que lo sustenta. Hacerlo traicionaría no solo el legado y la eficacia de la resistencia internacional al apartheid sudafricano, sino también el destino de millones de personas que viven en Israel y lo que debería ser una Palestina verdaderamente independiente.

El ex asesor de seguridad nacional John Bolton manifestó que la comunidad internacional no apoyaría lo de anexionarse territorios Palestina especialmente el valle del Jordán principal fuente de agua de la región. El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, prometió en su campaña la electoral anexión de los territorios palestinos.

La anexión de asentamientos judíos en territorios palestinos que han estado bajo la ocupación militar de Israel desde 1967 se propone en el plan de paz de Trump para Oriente Medio. El motivo es que no se cumple el plan de 2 países-Israel y Palestina, si no también no respeta las fronteras de 1967, que incluyen la totalidad de Cisjordania y la Franja de Gaza.

Alon Liel se desempeñó como embajador de Israel en Sudáfrica de 1992 a 1994 y fue director general del Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel de 2000 a 2001.

 

Fuente: uypress.net