2020 · 08 · 04

Los falsos cargos de antisemitismo son la vanguardia de la 'cultura de cancelación'

La derecha está expresando alarma por las opiniones de los progresistas acerca de la restricción de la libertad de expresión, pero no dice nada sobre cómo se arma el antisemitismo para asfixiar el discurso sobre Israel.

Por Mairav Zonszein

En las últimas semanas los principales medios de comunicación estadounidenses se han visto envueltos en un debate alrededor de una carta abierta publicada en la revista Harper’s que advierte de que el cálculo actual sobre la justicia racial y social está conduciendo a un clima de intolerancia que pone en peligro la libertad de expresión y ha introducido lo que algunos están denominando como cancel culture o cultura de cancelación (1). El debate está profundamente ausente de las dinámicas de poder en juego sobre quién decide los límites del discurso aceptable, así como también cómo esos límites están armados para «cancelar» a los demás.

Este descuido quizás esté más evidente cuando se trata de acusaciones de antisemitismo. Por ejemplo, después de que Peter Beinart escribiera este mes artículos en Jewish Currents y el New York Times defendiendo un estado binacional para israelíes y palestinos, el profesor emérito de la Facultad de Derecho de Harvard, Alan Dershowitz, respondió con un artículo en Newsweek titulado «La solución final de Beinart: poner fin a Israel como Estado-nación del pueblo judío». La comparación de Dershowitz de la igualdad judío-palestina con el genocidio nazi no solo es ridícula sino que es un intento de silenciar a un compañero judío utilizando la acusación sin fundamento de antisemitismo.

Es poco probable que alguien crea seriamente que Beinart odia a los judíos o trata de ponerlos en peligro; sin embargo, varios críticos le han acusado de cosas similares. En una carta al editor publicada en el New York Times, el subdirector nacional de la Liga Antidifamación, Ken Jacobson, casi llegó a llamar antisemita a Beinart afirmando que Beinart al menos «hace el juego a los antisemitas».

Otra acusación similar se produjo recientemente cuando Caitlin Flanagan, una escritora de The Atlanticsugirió que Imani Gandy, editora senior de Rewire.News, había hecho un comentario antisemita cuando tuiteó que algunos de los medios de comunicación estaban «sentados como  en shiva por Bari Weiss» («Shiva sentada» se refiere al ritual judío de llorar la muerte de una persona durante siete días). El tweet de Gandy fue una respuesta a Flanagan afirmando que la renuncia del editor de opinión del New York Times fue la «mayor historia de los medios en años». Flanagan finalmente eliminó el tweet después de que la gente señalara que Gandy es negra y judía.

La invocación instintiva del antisemitismo tiene un propósito, silenciar a las personas, ya sea haciendo que las despidan o etiquetándolas y mostrar que sus ideas son ilegítimas, en otras palabras, cancelarlas. La acusación se usa con tanta frecuencia y eficacia debido al casi consenso de que el antisemitismo es una línea roja que no se debe cruzar.

Sin embargo, en un examen más detenido, queda claro que estas acusaciones a menudo se despliegan contra personas de color después de que critican a Israel. Incluyen a las congresistas Rashida Tlaib (D-Mich.) e Ilhan Omar (D-Minn.), las dos primeras mujeres musulmanas en servir en la Cámara, y Marc Lamont Hill, a quien CNN despidió en 2018 después de abogar por «una Palestina libre del río al mar». Esta tendencia llegó incluso a Angela Davis, quien en 2019 recibió un premio de derechos humanos, rescindido (y luego restablecido) del Instituto de Derechos Civiles de Birmingham, presumiblemente debido a su fuerte apoyo a los derechos de los palestinos.

Usar judíos para cancelar a otros

Estas acusaciones de antisemitismo se producen incluso para quienes están dentro y conectados con el Gobierno de los Estados Unidos que han invocado repetidamente tropos y símbolos antisemitas. Van desde la campaña de reelección de Trump que publica imágenes con la iconografía nazi en Facebook, hasta republicanos como el representante Matt Gaetz (R-Florida) y el abogado de Trump Rudy Giuliani arrojando teorías de conspiración antisemitas sobre George Soros, hasta el sitio web oficial del Partido Republicano. Joe Biden un «títere» del senador Bernie Sanders (I-Vt.) Y la «izquierda radical». 

El representante republicano Matt Gaetz habla con los asistentes a la Cumbre de Acción Estudiantil para Adolescentes 2019 organizada por el grupo de extrema derecha del campus Turning Point USA, Washington, DC, 22 de julio de 2019. (GageSkidmore / CC BY-SA 2.0)

 

La acusación de antisemitismo permite convenientemente al acusador evitar involucrarse en el contenido real del debate al tiempo que parece tomar el terreno moral. Bari Weiss se hizo famoso por hacer esto, desde liderar una campaña como estudiante en la Universidad de Columbia para dañar las carreras de los profesores árabes debido a sus puntos de vista sobre el sionismo, hasta amplificar más recientemente una falsa acusación de odio a los judíos dirigida al dibujante judío Eli Valley.

Del mismo modo el otoño pasado un grupo de estudiantes del Bard College protestó pacíficamente por un panel con Ruth Wisse, una profesora retirada de Harvard con un historial de hacer fanáticos comentarios antiárabes. El panel fue moderado por la editora de opinión de The Forward, Batya Ungar-Sargon, quien después del evento publicó una columna acusando a los estudiantes, muchos de los cuales eran judíos, de antisemitismo, e impuso el mismo cargo a su compañero panelista, un judío negro educador, quien abogó por la libertad de expresión de los estudiantes. Estas acusaciones fueron directamente contradichas por las cuentas de numerosas personas presentes en el evento, pero sin embargo causaron un gran daño a la legitimidad de los acusados.

Este tipo de cultura de cancelación es precisamente la táctica que los republicanos, envalentonados por el presidente Trump, han estado utilizando contra los demócratas en los últimos años. El 14 de julio el representante Scott Perry (R-Pa.) y otros once republicanos dirigieron una carta al secretario de Estado Mike Pompeo que llamaba a los demócratas antisemitas porque se oponían al plan de Israel de anexar partes de la Cisjordania ocupada.

«Pronto recibirá una carta criticando cualquier posible anexión de Judea y Samaria [sic]», dijo Perry, utilizando la terminología de Cisjordania ocupada preferida por la derecha nacionalista, religiosa en Israel y la derecha sionista en los Estados Unidos, incluidos los sionistas cristianos. «Le instamos a rechazar el antisemitismo flagrante que impregna la carta». Según esa lógica, una parte importante de la población israelí, incluidos algunos de sus principales expertos en seguridad, son antisemitas.

La carta, que pedía al Gobierno de los Estados Unidos que condicionara la ayuda a Israel si sigue su plan de anexión, fue iniciada por la representante Alexandria Ocasio-Cortez (D-Ny.) y firmada por el senador Bernie Sanders, quien es judío. Del mismo modo los principales demócratas judíos como el senador Chuck Schumer y el representante Jerrold Nadler han expresado su oposición a la anexión en su propia carta. Sin embargo, ni un solo republicano que firmó la carta de Perry es judío.

 

La representante Alexandria Ocasio-Cortez hablando con los asistentes a un mitin por Bernie Sanders en Council Bluffs, Iowa, 8 de noviembre de 2019. (Matt AJ / CC BY 2.0)

 

La Administración de Trump ha utilizado repetidamente el apoyo político del presidente a Israel para acusar al Partido Demócrata y otros críticos de antisemitismo. A principios de este mes Elan Carr, el Enviado Especial del Departamento de Estado para Monitorear y Combatir el Antisemitismo, acusó al grupo de presión proisraelí J Street de utilizar antisemitas y «teorías de conspiración» antisemitas para ilustrar su campaña «Alto anexión» con una fotografía de Trump, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, Jared Kushner, el embajador de Estados Unidos en Israel, David Friedman, y Jason D. Greenblatt, quien anteriormente era la persona clave de Trump para Israel y los palestinos.

La fotografía mostraba a los jefes de los dos estados que promocionaron el llamado «Acuerdo del siglo» junto con el equipo de anexión de Trump. La afirmación de Carr de que el uso de J Street de la imagen es antisemita muestra cuán lejos ha llegado la militarización del antisemitismo, las figuras de derecha en posiciones de poder, judías o no, se sienten envalentonadas para acusar de racismo antijudío a cualquiera que deseen debido a su política progresista

Carr no perderá su trabajo. Pero a principios de este año un maestro judío de secundaria de la escuela de élite Fieldston en el Bronx fue aparentemente despedido por considerar puntos de vista antisionistas y expresar su apoyo a los boicots a Israel. A Omar Barghouti, cofundador del llamado palestino para boicotear la desinversión y las sanciones de Israel, se le negó la entrada a Estados Unidos el año pasado desde el aeropuerto israelí Ben Gurion. A Steven Salaita, un profesor palestino-estadounidense, se le negó la permanecia en la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign por sus tuits críticos con la ofensiva de Israel en 2014 en Gaza. La organización -con sede en Estados Unidos- de defensa legal Palestina Legal registró 1.494 incidentes de censura entre 2014 y 2019 de la defensa palestina. 

El cofundador del Movimiento BDS Omar Barghouti en Bruselas, 30 de abril de 2015. (Foto de intal.be / CC 2.0)

 

Más allá de estos ejemplos individuales, también existe en los Estados Unidos un marco legal floreciente destinado a anular el discurso. Ahora hay 32 estados de EE.UU. con leyes anti-BDS publicadas que prohíben que los estados hagan negocios con contratistas que boicotean a Israel, en parte porque hacerlo se considera inherentemente antisemita.

Esto, de hecho, es la vanguardia de los ataques contra la libertad de expresión en los Estados Unidos. Después de todo, ¿qué es cancelar cultura si no es la capacidad de ocasionar a alguien la pérdida de su empleo o la libertad de movimiento?

El antisemitismo sigue siendo una amenaza potente. Los antiguos tropos antisemitas que retratan a los judíos como controladores sombríos y malévolos de los medios, las finanzas o un supuesto «orden mundial» todavía están con nosotros. Sin embargo, cada vez más, esas pandillas coexisten con factores de derecha, sobre todo aquellos en el poder, que cada vez más etiquetan a los judíos como víctimas perpetuas que deben ser protegidas, incluso cuando estos mismos actores invocan tropos antisemitas muy usados para otros casos. En general estos cargos de antisemitismo, especialmente en lo que se refiere a Israel, se hacen con el fin de ganar ventajas políticas, incluso si la controversia en cuestión no tiene relación con las amenazas reales a los judíos.

Usar la etiqueta de antisemitismo de manera tan vaga y libre no solo obstaculiza la libertad de expresión, sino que también hace que las amenazas reales al pueblo judío sean más difíciles de identificar y combatir. Este uso del antisemitismo no solo está «cancelando» a los defensores de los derechos de los palestinos y tampoco logra que los judíos estén más seguros; también está usando judíos para cancelar a otros.

 

Mairav Zonszein es periodista y editora y escribe sobre Israel-Palestina y su papel en la política estadounidense. Sus publicaciones incluyen The Guardian, The New York Times, The Washington Post, The New York Review of Books, The Intercept, VICE News, Foreign Policy y muchas más.

Nota de la editora:

 (1) La cancel culture o “cultura de la cancelación” designa el extendido fenómeno de retirar el apoyo moral, financiero, digital y social a personas o entidades mediáticas consideradas inaceptables, generalmente como consecuencia de determinados comentarios o acciones o por transgredir ciertas expectativas. Se define como «una llamada a boicotear a alguien- generalmente una celebridad- que comparte una opinión cuestionable o impopular en las redes sociales. El término cancel culture o cancelling comenzó a utilizarse en 2015 y ganó popularidad en 2018. En el universo mediático de internet es la cancelación por asfixia, acoso y derribo de cualquier persona, idea, acto, pensamiento u obra de arte, literaria o filosófica en nombre de una corriente hegemónica que defiende ideas o colectivos que se consideran injustamente atacados en el momento actual y en el pasado, del más remoto al más cercano.

Fuente: https://www.972mag.com/weaponization-antisemitism-cancel-culture/

Traducido del inglés para Rebelión por J. M.

Fuente en español: Rebelion.org